Tres Tizas

25 mayo , 2016

Te cedo la palabra: Las historias de Aitor Lázpita

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Hoy nos visita nuestro compañero Aitor Lázpita que, aunque por nombre y apellido podría ser bilbaino y otro tresticero más, sin embargo, es profesor de Lengua castellana y Literatura en el IES Nazarí, de Salobreña (Granada) y autor de numerosos trabajos y proyectos colaborativos en donde está presente su sello personal, tanto como en sus fantásticos blogs -el personal Gramática Parda y los de aula– que os recomendamos vivamente releer y consultar una y mil veces. Cuando uno mira y consulta sus variados y diferentes materiales elaborados en la red no puede por menos que sorprenderse por su capacidad de trabajo y por la inmensa calidad de todos ellos. No descubrimos nada nuevo hoy, pero sí queremos recordarlo y reconocerlo, nuevamente, desde aquí. ¡Muchísimas gracias, Aitor, por tu trabajo y por compartirlo con todos nuestros lectores! Eskerrik asko, Aitor!

Marcos Cadenato

url

Crédito de la imagen

Historias

Everything is what it is because it got that way
D´Arcy Thompson, On Growth and Form (1917)

“—¡Escriba!¡Escriba! Verá como llega a verse entero.”
Con esa frase, el médico que trata al protagonista de “La conciencia de Zeno” le anima a dar forma de historia a sus problemas, para poder así comprenderlos mejor.
Conocer a una persona supone, en buena medida, conocer su historia. No los datos biográficos, ni sus ideas, tampoco sus orígenes genéticos o culturales, sino —sobre todo— la historia que esa persona se cuenta a sí misma sobre sí misma. La historia en la que explica cómo y por qué ha llegado a ser como es o a ver las cosas como las ve.
Responder a la pregunta “¿quién soy?” supone contar una historia. Mi historia. Un mito, en el sentido etimológico, personal.
No sólo los psicoanalistas han llegado a esta conclusión, también los narradores —desde el origen de los tiempos—saben que la personalidad se forja al verse reflejada en historias, no en ideas o razonamientos.
En “On the Origin of Stories“, Brian Boyd explora el papel que las narraciones juegan en la adaptación de la especie humana al medio, la importancia que han tenido en la forma que ha ido adquiriendo el cerebro humano en la génesis de nuestra especie.
Contar es anterior a pensar y, además, las historias que nos contamos modelan inconscientemente nuestra manera de pensar.
El lingüista George Lakoff, en “The Political Mind“, explica a través de las historias —y de las metáforas que las pueblan— las diferencias irreconciliables entre progresistas y conservadores. ¿Por qué personas inteligentes y con capacidad de raciocinio difieren tanto en sus juicios y viven casi en universos inconmensurables? La razón, según Lakoff, radica en las historias, las narraciones, que modelan las visiones de esas personas.
Las instituciones, los grupos humanos estables, también se cuentan historias a sí mismas, se explican mediante narraciones. Lo que ocurre es que hay diferentes historias que conviven. Algunos miembros de esas instituciones o grupos interiorizan historias diferentes a las de otros miembros.
La Escuela, como institución, tiene distintas historias que la legitiman, que la explican. Muchas de esas narraciones son contradictorias entre sí, por eso no se llega a un acuerdo a la hora de solucionar los males que la aquejan.
Así, la respuesta a la pregunta por el sentido o el objetivo de la Escuela como institución sería una historia, un mito.
Los docentes tienen interiorizadas, de forma inconsciente, historias, mitos, que explican la esencia de la Escuela. Esos mitos están cuajados de metáforas, como la del docente como padre (o madre) estricto, frente al docente como padre (o madre) comprensivo. Esas metáforas llevan a “elegir” historias en las que la bondad tiene que ver con la obediencia y el esfuerzo o, por otro lado, con la creatividad y el espíritu crítico.
Es curioso ver cómo personas que ideológicamente no tienen nada en común, comparten los mismos mitos sin darse cuenta.
Si fuéramos capaces de ser conscientes de las historias que modelan nuestro pensamiento, de hacerlas explícitas y cuestionarlas, sería mucho más fácil llegar a acuerdos en la comunidad educativa.
El papel que juegan las narraciones en la visión del mundo (Weltanschauung) nos puede ayudar a ver la auténtica importancia de la lectura y la escritura en la formación emocional e intelectual.
Kafka lo resumió en una de sus misivas a su prometida:”…no soy, ni puedo, ni quiero ser otra cosa que literatura…
A la Escuela le vendría bien hacerse literatura, historias. Sería la mejor manera de “vernos enteros“.

Aitor Lázpita @alazpita

16 marzo , 2016

Idoia Rubio: Renovarse o morir…

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

La vida siempre te ofrece nuevas oportunidades, como reconoce en este artículo nuestra compañera Idoia Rubio. Siempre es más fácil fijarse en alguien entre cuarenta personas que entre cuatrocientas; también es muy diferente tener veinte o tener cincuenta años… Y este es el tiempo que media, precisamente, entre que cursamos la carrera universitaria y el último café que nos tomamos en EduCaféBilbao o en las JEDI: treinta espléndidos años… Y así de espléndida, de “renovada“, de activa y de entusiasta nos hemos encontrado a nuestra antigua compañera de Facultad -hoy feliz colega de aula y eventos educativos- a la vuelta de la esquina… No os perdáis todos y cada uno de los trabajos que referencia hoy y los que ya están despertando y conformarán sus futuros proyectos. ¡Gracias, Idoia, por reaparecer, por renovarte y por compartirlo con todos y todas! Mila esker!

Marcos Cadenato 

Renovarse o morir

Lo confieso: me divierte enseñar. Tanto es así que ese fue el motivo que me impulsó a querer ser profesora. Lo descubrí cuando estudiaba BUP, al darme cuenta de que yo tenía una facultad: sabía explicar. Lo pude comprobar con compañeras de clase del instituto cuando les hacía comprender algún concepto que no habían entendido bien al profesor o profesora de turno. Me gustaba, además, ver sus caras de alegría cuando por fin se les hacía la luz sobre aquello que les resultaba tan difícil. Ahí nació mi vocación. El que se uniera a las letras estaba escrito. Tan solo fue la fusión de dos placeres: la enseñanza y la literatura.

Durante años, ya inmersa en mi profesión, la enseñanza alimentaba mi satisfacción profesional. Disfrutaba viendo a los alumnos comprender y aprender lo que yo les iba enseñando. Mi relación con ellos era buena (no en vano recibí el título de Miss Simpatía en el instituto de Balmaseda en el año 2000 😉 ). Sin embargo, llegó el momento en que esto dejó de ser suficiente. Poco a poco iba perdiendo la ilusión. Los resultados, sobre todo en la ESO, eran cada vez más frustrantes. La instrucción directa dejó de divertirme. Los libros de texto me hastiaban. Mi vocación se trastabillaba.

¿Qué había cambiado? Todo ¿Y qué hacía yo? Yo seguía transmitiendo conocimientos, tal y como me habían enseñado a mí, pero eso ya no era válido. No, al menos, para mí que vivía en este nuevo mundo en el que los cambios son constantes, en el que lo nuevo ya es viejo desde el mismo instante en que se conoce.  Yo también había cambiado. Necesitaba hacer algo, pero no sabía qué. Comencé a buscar soluciones en distintos cursos de formación: talleres de literatura, talleres de teatro, talleres y más talleres… Aplicaba en el aula las didácticas que me iban enseñando. Poco a poco iba remontando, pero no era suficiente.

Entonces vino a mi rescate, y por ende al de mis alumnos, un aliado: la herramienta TIC. Año tras año, tímidamente, iba añadiendo nuevos ingredientes en el aula: una web para que tuvieran los contenidos de las materias organizados, la pizarra digital, pequeños proyectos con presentación de diapositivas, presentaciones flash multimedia, material interactivo con Educaplay, plataformas educativas como Edmodo, blog de aula del profesor… Así hasta llegar a hacer yincanas literarias con códigos QR, a hacer booktrailers, a hacer grabaciones a los alumnos rapeando versos de Espronceda, a hacer noticieros con Chroma Key y Touchcast para que ellos lo difundieran en su blog…  Proyectos, como La máquina del tiempo,  en los que el trabajo cooperativo es fundamental para su puesta en marcha y buen funcionamiento.

He ahí la gran diferencia: los alumnos pasaron a ser PROTAGONISTAS. Ellos eran los que aprendían haciendo, y yo con ellos. Comencé a dar más importancia al trabajo en clase que a los exámenes, al proceso que al resultado. Comencé de nuevo a disfrutar, a divertirme. Cada curso es un nuevo reto. Los alumnos vienen con ilusión a clase, el tiempo pasa volando, como me suele decir una alumna. La empatía entre nosotros aumenta. No es fácil. No todos los días son buenos, pero la ilusión ha vuelto, y confío en que ya no se marchará, ahora que sé que la solución siempre está en renovarse, en salir de lo que llaman “la zona de confort”, en no dejarse abatir por los errores y obstáculos que, inevitablemente, se cruzan en el camino. Lo confieso: me divierte enseñar, pero mucho más me divierte aprender*.

Idoia Rubio @idoiarutor

*Este artículo es mi pequeño homenaje a mis alumnos de 4ºF del IES Arrigorriaga BHI del curso 2014-2015: Bederatzien bloga ¡Hasta siempre!

19 marzo , 2013

Buscando el equilibrio

Filed under: Blog, Te cedo la palabra — Etiquetas: — Carlos Diez @ 4:39 pm

Itziar López, profesora de lengua del instituto Uribe-Kosta -compañera de Mari Cruz Colmenero y Ricardo Ibarra, entre otros-, me ha pedido que hable bien de ella en esta presentación, más que nada para que los comentaristas se corten un poco a la hora de despellejarla. Lo siento, pero no acepto chantajes. Por lo tanto, hoy me atrevo a presentar a una profesora que reconoce que todavía le quedan muchas cosas por aprender, una profesora que no se deja deslumbrar por las últimas novedades y que, con la excusa de la búsqueda de un supuesto equilibrio, persiste en supeditar dichas novedades a no sé qué objetivos y contenidos. Hasta es posible que use la tiza y su propia voz. Es toda vuestra. Un placer, Itziar.

Crédito de la imagen

Evitaré aquí incurrir en tópicos, por lo que no comenzaré este post dándole las gracias a Carlos por haberme brindado la oportunidad de dirigirme a un público al que, sinceramente, no merezco. En realidad, todavía no sé muy bien qué puedo aportar yo a este blog por el que han desfilado personas tan interesantes, avaladas por una larga trayectoria profesional dentro del mundo de las TIC. Por este motivo, quiero pedir perdón de antemano a todos aquellos que se encuentren leyendo estas líneas y estén pensando –quizás– que Carlos se ha equivocado al cederme este espacio. En su defensa diré que me conoce desde hace tan solo unas semanas, y en mi defensa alegaré que me he resistido hasta el final. No sé si con esto será suficiente.

A lo largo de la vida nuestros caminos se cruzan con personas que pasan de largo, con prisa, sin ni siquiera rozarnos, sin dedicarnos una sola mirada… Pero, afortunadamente, nuestra vida también está salpicada de encuentros que dejan su huella y que contribuyen a que no nos sintamos tan invisibles ni tan solos. A veces esos encuentros sirven incluso para que nos detengamos a reflexionar, para que exploremos nuevas vías y busquemos otros caminos distintos a aquellos por los que hemos transitado hasta ese momento. Y eso es precisamente lo que me ocurrió a mí con un compañero de trabajo, con la persona que me introdujo con mucha paciencia en el mundo de las TIC e hizo que me cuestionara seriamente por primera vez en la vida mi enfoque a la hora de impartir clases. Y eso es algo por lo que siempre le estaré agradecida.

Este encuentro inesperado del que estoy hablando se produjo en septiembre de 2009, cuando aterricé por primera vez en el IES Uribe-Kosta BHI de Plentzia (Bizkaia), justo en el preciso instante en que el centro ya había  iniciado el despegue con Google Apps. Y yo me propuse coger al vuelo aquel avión antes de que se fundiera con las nubes y lo perdiera para siempre. Pero, a veces, a pesar de nuestros deseos o nuestras buenas intenciones, si no contamos con la ayuda de alguien, no hay brújula ni GPS que consiga llevarnos a buen puerto. Y, en este caso, yo sí tuve a alguien que me ayudó. Porque allí estaba Ricardo Ibarra, profesor del instituto de Plentzia y “Googleadicto” –como él mismo se autodefine–. Él me enseñó a manejar Google Drive, a moverme dentro de las tripas de un site, a navegar con Google Maps… E incluso me reveló cómo gestionar una cuenta de correo de Google porque, lo confieso públicamente, antes empleaba otra plataforma distinta a Google para mi correo personal.  “¿Qué estás haciendo todavía con el enemigo?” – me preguntaba Ricardo cada vez que pasaba por la sala de profesores y me sorprendía consultando los e-mails en mi antigua cuenta de correo–. Que era, en definitiva, una manera muy sutil de decirme: “Ya-es-hora-de-que-abandones-eso-de-una-vez”. Bueno, a decir verdad, quien conoce a Ricardo sabe de sobra que, cuando se enfada, no es difícil que entre “una” y “vez” introduzca otra palabra que no reproduciré aquí porque no me parece el lugar apropiado para ello.

Desde aquel día he ido avanzando poco a poco, tropezándome en ocasiones, enfadándome conmigo misma muchas veces porque no me salían las cosas como yo quería…  Pero esos contratiempos hay que aceptarlos como parte del propio proceso de aprendizaje. Y seguir adelante. A pesar de todo, y por encima de todo.

No obstante, reconozco que todavía me queda mucho por aprender. Que todavía me aferro bastante más de lo que debiera a la manera tradicional de dar clases, quizás llevada por un miedo inconsciente a perderme en todo ese laberinto de las TIC y olvidar con ello la verdadera esencia de la enseñanza: compartir conocimientos y educar. Porque tampoco puedo olvidar que las personas de mi generación recibimos otra educación distinta: nuestros profesores no tenían ordenador en el aula ni disponían de todos los medios que ahora están a nuestro alcance, pero, a pesar de eso, a pesar de no contar con más recursos que una tiza y su propia voz, supieron transmitirnos sus conocimientos, despertaron nuestra vocación y nos convirtieron en lo que ahora somos: profesores. Es cierto que eran otros tiempos y que ahora las TIC están ahí y no podemos darles la espalda, pero yo invitaría a todo el mundo a buscar un equilibrio. Porque, evidentemente, no podemos permitir que nuestra labor docente se limite a impartir –al igual que ocurría en el pasado– unas sesiones magistrales en las que únicamente habla el profesor y los alumnos se limitan a escuchar (aunque mucho logro sería éste, teniendo en cuenta los tiempos que corren para la docencia); pero, de la misma manera, deberíamos evitar también que nuestras clases se conviertan en un mero despliegue de recursos informáticos, deslumbrantes y llamativos en ocasiones, cuanto más novedosos mejor, que apenas logran disimular la ausencia de contenidos. En definitiva: mucho fuego de artificio y poca esencia. Busquemos el equilibrio. Es difícil, pero creo que merece la pena intentarlo.

27 octubre , 2011

FantásTICas cartas pero ¿cómo las juego?

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Comenzamos esta nueva temporada de Te cedo la palabra con una colaboración de lujo. Inés Andrés, compañera de la blogosfera (Lengüetrazos), amiga de encuentros tuiteros y blogueros y verdadera entusiasta de las TIC. Aunque siempre declara ser “recién llegada a la red“, “una profe novata de Lengua” tiene ya una larga expericiencia en aplicar las nuevas tecnologías al aula, de compartir, de estar convencida de que la Educación Moderna no puede repetir los errores clásicos y, sobre todo, de que hay que tratar de innovar, de recrear, de disfrutar educando… Y en esto no hay veteranías que valgan: todos estamos en el mismo camino y todas las aportaciones son pocas… Sé perfectamente que tiempo es lo único de lo que no disponemos cuando empezamos a movernos por estos mundos de la www, pero todos y cada uno de los que estamos decimos lo mismo: “merece la pena…”

¡Gracias, Inés, por tu generosa colaboración y por tu sinceridad!


Crédito de la imagen

Los chicos de Tres Tizas me ceden la palabra en su blog y tras superar la sensación de ¿qué hace un “piojillo” como yo en un blog como este?, comienzo a plantearme qué es lo que puedo contar. Y francamente, lo que más me apetece es compartir con otros docentes las dudas, alegrías y desvelos que estoy viviendo en estos primeros días de curso.

Tras pasar la primera quincena de septiembre sumida en la incertidumbre del dónde y por cuánto tiempo tendré destino, comencé a trabajar en un centro de Burgos, con unas condiciones que ni en sueños habría imaginado. Tengo asignados dos grupos de 2º de ESO y en una de las aulas, dispongo de PDI. La dirección del centro ha apoyado desde el primer momento mis peticiones de forma que dispongo del aula de informática una hora a la semana con cada grupo. Además, cuento con la ayuda de la compañera de compensatoria dentro del aula dos horas a la semana, algo que nunca antes había experimentado y que, tras estas semanas en las que ya hemos conectado, estoy segura de que va a ser muy beneficioso para todos. Por estas y otras razones nunca me había sentido tan a gusto en tan poco tiempo en ningún trabajo. Mis cartas son excelentes, pero la partida no ha hecho más que empezar y lo cierto es que me está costando bastante aplicar las reglas del juego.

Tengo claro que las clases que yo recibí como alumna no tienen sentido en la sociedad en la que hoy vivimos y deseo fervientemente que mis alumnos sean los protagonistas de su aprendizaje. Pero los deseos no son órdenes para la realidad y sé que no estoy abandonando mi papel de protagonista. En ocasiones, el comportamiento de los alumnos me impide despojarme del disfraz de “Rottenmeier” y no encuentro opción de trabajar de forma distinta a la habitual por miedo a que la clase se desmadre por completo. Pero reconozco que otras veces soy yo, de manera inconsciente, la que acaparo el protagonismo, aunque no lo desee y en contra de lo que me gustaría hacer. Siento que estoy tan acostumbrada a recibir clases magistrales que, aunque sí intento siempre darles voz a los alumnos, muchas veces no es la suficiente.

A esto hay se añade la dependencia absoluta que algunos alumnos tienen al libro de texto. En mi corta andadura en la docencia únicamente los he utilizado como apoyo cuando consideraba que sus contenidos podían resultar interesantes en el aula, pero para mis alumnos son un pilar esencial y cada día preguntan cuándo vamos a empezar con el libro, en qué tema está esto o en qué página pone lo que estás diciendo, profe. Se sienten perdidos con mi forma de trabajar y aunque intento guiarles y que no se despisten, creo que algunos preferirían retomar el clásico “página 5, ejercicios 2, 3 y 4”.

Si conseguir un mayor protagonismo de los alumnos y una menor dependencia hacia el libro de texto me está resultando difícil, comenzar la andadura en el uso de las TIC me parece una labor titánica. Ya he dicho que por parte del centro todo están siendo facilidades, pero aún así, hay que pelearlo mucho. No sé cuántas charlas para lograr cuadrar las horas en el aula de informática, cartas explicando a los padres lo que es un blog o el porqué de la cuenta de correo, investigar cómo narices funciona esa PDI que nunca antes habías visto (gracias, Julita), pelearte con la conexión, aguantar determinadas miradas de algunos compañeros… Detalles que quedan en nada cuando una está convencida pero que, indudablemente, conllevan un trabajo extra y mentalmente agotador.
Me ha sorprendido descubrir que mis alumnos, etiquetados por algunos como “nativos digitales”, simplemente son usuarios compulsivos de Tuenti y Youtube. Desconocían la finalidad de una cuenta de correo electrónico, no sabían cómo usarla y por supuesto, casi ninguno había visto antes un blog. Proporcionarles una formación inicial en estos aspectos ha requerido invertir un tiempo que unos pocos han interpretado como “perder horas de clase yendo a pasar el rato a los ordenadores”, con lo que en ciertos momentos, mantener un comportamiento adecuado para trabajar ha sido una tarea muy difícil.

A estas inquietudes se añaden en mi caso dos aspectos que, desde que llegué al mundo 2.0 me preocupan bastante. Por un lado, el caudal de información que ofrece la red. Sitios, materiales y recursos excepcionales que primero, aún no sé cómo organizar y segundo, me hacen sentir en deuda con mucha gente y por tanto, incómoda, pues no sé cuándo ni cómo podré compensar de alguna forma todo lo que la red me ha regalado. A día de hoy, me siento totalmente incapaz de elaborar materiales que estén a la altura de lo que he encontrado.

La otra cuestión la comentábamos hace poco algunos en Twitter: la necesidad de conciliar nuestro trabajo con nuestra vida personal. Mi jornada parcial se ha convertido en jornada total, que no completa, y aunque la familia lo entienda, es necesario encontrar la medida que conjugue ambas facetas porque de lo contrario, tu vida y la de los tuyos se complica mucho.

Pero tal vez estos sean temas para tratar en otro post. Aquí creo que ya me he extendido demasiado, así que resumiendo: aunar mi corta trayectoria en la docencia y las TIC con la ruptura de unos hábitos demasiado instalados en mis alumnos, está siendo una tarea complicada en la que aparecen momentos de frustración, dudas, inseguridad y por qué no decirlo, miedo a no estar a la altura. Pero por otro lado, dentro de su poca predisposición al trabajo, veo a mis alumnos ilusionados y contentos por trabajar de otra manera, deseosos de lo que ellos llaman “unas clases más divertidas” y no pienso tirar la toalla. Aunque no esté segura de cómo jugar, aunque a ratos me sienta en la cuerda floja y no tenga claro si estoy jugando bien estas cartas tan buenas que me han tocado, voy a dejarme la piel en la partida, con la esperanza de que sepamos disfrutar del juego y a final de curso, tanto mis alumnos como yo, resultemos ganadores.

Inés Andrés (@lajaines)

29 noviembre , 2010

Iñaki Murua: “Botxotik ziberespaziora”

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: — Carlos Diez @ 8:00 am

Hoy un excelente nadador y buceador en estos tiempos líquidos, permeables, nos hace el honor de bañarse en nuestra pequeña piscina, alberca o pilón: Iñaki Murua, un largo y caudaloso río que nace en Bilbao y desemboca en el ciberespacio (Botxotik ziberespaziora, su blog), después de acoger innumerables afluentes (Twitter y Facebook, entre otros).

Bebed de sus aguas, tienen propiedades curativas.

 

¿Y qué sucede con nuestra formación como docentes?

A veces me pregunto cuál es la actitud que tenemos ante el aprendizaje a lo largo de toda la vida cuando ésta es la nuestra. Una de las últimas ocasiones que me ha dado pie a este tipo de reflexión ha sido el taller que sobre mobile-learning dirigió Mar Camacho en EDUTEC 2010 (en este vídeo de Josi Sierra la podéis ver explicando cómo lo entiende y haciendo el mapa conceptual).  Tal y como apunté en el mismo, oyendo a los y las participantes, creo que se dejaban algo en el tintero e incluso había algunos “balones fuera”.

Y es que cuando se referían a alumnado, a discentes, la mayoría parecía tener en la cabeza al alumno joven, nativo o residente digital (la discusión sobre este punto no es el objeto del post), el equipamiento que tienen a su disposición, qué se puede hacer, pero se olvidaban de otros aspectos, a mi juicio primordiales.

Por ejemplo, dado que curiosamente estábamos en las Aulas de la Experiencia de la Universidad, y según comentan además es una iniciativa de gran éxito en distintas universidades, me parece que habría que considerar también a este tipo de alumnado.

Por otra parte, aunque podamos y debamos fijarnos en el aprendizaje no formal e informal e incluso entenderlo como una especie de continuum, muchos y muchas son, somos, docentes en el ámbito de la enseñanza formal. Algo de ello apuntaba Linda Castañeda en su blog.

Y ligado con lo citado al comienzo de esta entrada, con el aprendizaje de personas adultas, con el aprendizaje a lo largo de toda la vida en definitiva: ¿acaso no tienen cabida el m-learning, el software social, los sitios de redes sociales, las cibercomunidades, los entornos personales de aprendizaje en la formación del profesorado, o sea, en nuestra formación? Tal y como escribí hace un tiempo, las salas de profesores serán entornos mucho más abiertos en el siglo XXI. Eso sí, sin que el claustro virtual nos ofusque y aleje de nuestra realidad cotidiana.

Iñaki Murua

25 octubre , 2010

HOY NOS VISITA…

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , — Patxo Landa @ 9:00 am

Silvia González no necesita presentación pues es una visita que muchos de vosotros ya conocéis hace tiempo. Desde que “eclosionó” en la Red no ha dejado de secundar con ahínco propuestas educativas y ha promovido otras de gran proyección por su acierto y creatividad. Esa constancia en el trabajo y esa incansable capacidad para imaginar actividades se recogen en su blog Lengüetazos literarios, que ha pasado de ser un blog de aula a un diario docente en el que muestra su personalidad inquieta y alegre. También la seguimos en Twitter.


Hoy nos trae a esta pantalla sus dos últimos retos: la aventura de las TIC frente a un tribunal de oposición y la herramienta PREZI, que usó para presentar su programación de Lengua y Literatura en esas oposiciones este verano pasado. Las dos solventadas con acierto y reconocimiento.

GRACIAS POR VENIR, Silvia, ya que estamos seguros de que te vas a quedar mucho tiempo…


La desavenencia entre las Oposiciones de Secundaria y las Nuevas Tecnologías sigue siendo, a día de hoy, bastante patente en nuestro país: en algunas Comunidades Autónomas como Castilla y León no se permite hacer la defensa oral de la Programación Didáctica utilizando ordenador y proyector. En la mía (Navarra) está permitido, pero con condiciones: por una parta es el propio opositor quien debe llevar su portátil, su cañón y su pantalla; por otra parte, a pesar de que el centro tenga conexión a Internet, no facilitan la clave wifi; y lo peor de todo es que no cuentas con un tiempo extra para conectar cables, encender el ordenador y enfocar el proyector. Teniendo en cuenta que el tiempo para la defensa oral es de 30 minutos, hay que llevar muy ensayado el montaje de toda la parafernalia para no desperdiciar ni un minuto más del necesario. No imagino yo a ningún ponente de un curso o congreso apareciendo en la sala, sacando el portátil de su maletín, esperando a que arranque, colocando el proyector a una altura estratégica (¿podría utilizar ese pupitre para apoyarlo?), conectando el portátil al cañón, el cañón a la alargadera, la alargadera al enchufe, y todo ello ante la impaciente mirada de su auditorio.

Quizá sean éstos algunas de las razones por las que en  Navarra sólo un 5% de los opositores de lengua ha realizado su defensa oral de la programación utilizando las Nuevas Tecnologías. Los otros motivos son más obvios: si el profesor no utiliza las TIC en su práctica docente ni las integra en su programación, no verá la necesidad de mostrarlas en una oposición. Y si quien las incorpora lo hace con calzador y sin ninguna aplicación real en el aula, tampoco.

En mi caso, tras sopesar los inconvenientes y dificultades y después de sufrir las continuas reticencias de mis compañeros opositores (¿y si se te estropea el ordenador en medio de la defensa? ¿y si se va la luz? ¿y si el tribunal es tecnófobo? Yo he oído que a uno lo suspendieron por ir de guay con eso de las TIC), decidí exponer mi programación didáctica utilizando Prezi, una nueva herramienta online para realizar presentaciones dinámicas y con zoom de manera diferente al convencional Power Point. La ventaja respecto a éste es evidente: visualmente es más atractivo y al no presentar los conceptos de manera lineal se pueden enfocar determinados elementos para destacar lo relevante y para mostrar sus conexiones a modo de mapa conceptual.  Padece también de algunos inconvenientes: es una herramienta relativamente reciente y online, por lo que a veces se bloquea mientras estás editando. Además no tiene mucha variedad de formatos y no permite una inserción directa de audio.  Como no quería arriesgarme a utilizar un módem USB para tener acceso a Internet, creé una cuenta eduprezi, la cual posibilita el descargar la presentación en un archivo flash. Éste fue el resultado. Aconsejo que lo veáis en pantalla completa para apreciar los detalles.

Para disfrutarla haz clic aquí: Programación didáctica

Tengo que confesar que finalmente tuve suerte. Los miembros de mi tribunal, además de amabilísimos, se mostraron muy interesados en las Nuevas Tecnologías y me realizaron muchas preguntas al respecto. Y, pese a lo paradójico que parezca, realmente disfruté siendo opositora durante aquellos 30 minutos.

Silvia González Goñi

14 enero , 2010

Marian Calvo: Hautatzen (eligiendo)

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , — Carlos Diez @ 8:08 am

Hoy nos visita en la categoría Te cedo la palabra Marian Calvo, quien compartió estudios con uno de nosotros, Patxo; compartió centro como profesora de Educación en Valores y Hecho Religioso con otros dos, Marcos y Carlos; y hoy queremos que comparta este espacio.

Además de Licenciada en Filología Hispánica es Diplomada en Teología y Máster en Ciencias Religiosas por la Universidad de Deusto y gran aficionada a la fotografía (algunas de sus fotos se pueden ver en su página de Flickr).

De su interés por el lenguaje de las palabras, de la imagen, de los símbolos, de la trascendencia… surge su blog Hautatzen (en euskera, eligiendo) en el que recoge experiencias y materiales didácticos propios y ajenos para su uso en el aula. Y hace unos meses puso en marcha el blog de su centro, el IES Ibaizabal.

Marian: es un placer contar hoy con tu colaboración en Tres Tizas y te agradecemos que compartas con nosotros ahora tu trabajo, tus fotos, tu tiempo… ¡Gracias!


Os agradezco la invitación que me hacéis a participar en vuestro blog. Y puesto que me cedéis la palabra, me gustaría usarla para contaros una experiencia que hago todos los años.

Soy una profesora de religión que intento trabajar dos aspectos: el lenguaje de la trascendencia y la educación en valores. Me sirvo del cine, de la música, de la fotografía, del video, de la palabra y de todo lo que haga falta, ya que es muy difícil explicar qué es el hecho religioso y los valores morales.

ACTIVIDAD: MÚSICA y VALORES

OBJETIVO

  • Analizar los valores de nuestra sociedad que se reflejan en la música que habitualmente escuchan los alumnos/as.
  • Elaborar una escala de valores personales.
  • Contrastar la escala de valores personales con los de la sociedad.
  • Debatir las conclusiones.
  • Conocer distintas escalas de valores.

DESTINATARIOS

  • Alumnado de 3º ESO.

HERRAMIENTAS

  • Blogger, Youtube, Mixpod, Slideshare e Issuu.
  • Aula de informática.

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD

  1. Antes de explicar lo que vamos a hacer con el material, pido que elijan una canción de su cantante o grupo favorito, con la única condición de que la canción cuente una historia. Puede ser en castellano, en euskera o en cualquier idioma, siempre y cuando tengamos su traducción y sepamos lo que dice.
  2. Cada alumno/a tiene su propio blog y cuelga en él la canción escogida y la letra.
  3. Cuando todos los alumnos lo han hecho, explicamos lo que queremos hacer con esas canciones. Es importante que no la cambien y que no sepan para qué están eligiendo la canción.
  4. Empezamos por explicar la teoría sobre los valores: qué son, qué es una escala de valores, clasificación, qué es una opción fundamental… la síntesis está en el  power point de abajo).
  5. Cada alumno comenta su canción siguiendo un esquema.
  6. El trabajo lo hacen en dos partes: en formato papel y en su blog.
  7. Puesta en común de los trabajos. Dependiendo del tiempo con el que contemos, escuchamos la canción y el comentario de no todas las canciones, aunque la conclusión final es de todas ellas. Las canciones elegidas del año pasado las he recopilado en Mixpod.
  8. A medida que van presentándose las canciones, vamos elaborando un listado de los valores que van apareciendo y después hacemos la clasificación final que podéis ver en el Power Point.
  9. Partiendo de esa “foto de la sociedad” comentamos si nos parece ajustada a la realidad y sobre si coincide con sus valores personales.
  10. Conocemos la escala de valores de personas que han hecho otras opciones fundamentales diferentes a la mayoría de esta sociedad (Gandhi, M.L.King, Teresa de Calcuta…).

ALGUNAS REFLEXIONES

  • Esta experiencia la realizo desde hace muchos años, pero he ido variando los recursos. Comencé llevando el radio casete a clase y el alumnado traía su material en cintas. La mayoría estaban grabadas de la radio, con lo que en alguna ocasión, en mitad de la canción sonaba la voz de J.A. Abellán en los 40 principales. Después pasamos al CD; solía tener que pelear en la sala de profes por el único casete que tenía lector de CD. La tecnología no para y hemos usado en clase canciones traídas en distintos formatos que hemos pinchado en el ordenador vía USB, MP3, MP4…
  • En el último trimestre del curso pasado, me animé a crear un blog de clase con los alumnos de 3º ESO. Nunca había hecho nada parecido. Lo presenté en los dos cursos de 3º ESO (28 alumnos en total), les planteé la idea y se animaron a hacer cada uno el suyo. Este curso, que están en 4º ESO, lo seguimos utilizando para alguna actividad (aunque menos, porque contamos sólo con una hora a la semana).
  • Esta experiencia siempre me ha funcionado en clase, porque es la música que ellos escuchan habitualmente y desde su experiencia personal me sirve para hablarles de valores.
  • La web 2.0 ha aportado un nivel de motivación mayor (lógico siempre que llevas algo nuevo a clase), pero sobre todo, lejos de lo que podían decir algunos, a mí me ha facilitado el trabajo: antes siempre había alumnos que se olvidaban la cinta, el CD, las fotocopias… en casa. Ahora tenemos el trabajo de todos a la vez, todos pueden oírlo o verlo cuantas veces quieran, todos comparten con los compañeros algo personal, todos opinan unos de otros y vamos más allá de una clase (el curso pasado lo hicimos entre 3º B y 3º D a la vez  y lo visitaron compañeros de instituto de otras clases).

Marian Calvo

17 diciembre , 2009

Manuel Guerrero: El blog del profesor de Lengua

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 10:00 pm

Manuel Guerrero, miembro de El Tinglado, es el autor de El blog del profesor de Lengua, un blog en el que recoge, como señala en su portada, los maravillosos materiales didácticos interactivos que va creando con LIM (Libros Interactivos Multimedia). Recomendamos que los vean y hagan con sus alumnos.

Es un placer contar hoy con su colaboración en Tres Tizas y le damos las gracias por compartir con todos nosotros los originales productos de su trabajo. ¡Muchas gracias, Manuel! Y como dicen tus alumnos: “Profe, a ver cuándo nos haces otro“.

Manuel Guerrero

VUELVE LIM

Tras casi un año entero sin tener noticias suyas, Fran Macías, el creador de la herramienta de autor LIM (Libro Interactivo Multimedia), ha vuelto con una nueva versión del programa cargada de novedades. Se trata de Edilim versión 3.2.

Con una interfaz cada vez más atractiva, el programa presenta nuevos tipos de páginas y mejora algunas de las ya existentes. Aquí os dejo una breve explicación de algunas de las que me han parecido más interesantes así como un libro interactivo con ejemplos de actividades de Lengua y Literatura:

  • Clasificar: Permite agrupar textos en cuatro categorías. Es un tipo de página muy interesante ya que permite el diseño de muchas actividades de Gramática. En el ejemplo os muestro una actividad de Morfología (relacionar palabra con su categoría gramatical).
  • Relacionar: Página que consiste en establecer relaciones entre dos columnas. Os dejo un ejemplo de una actividad de Literatura (relacionar obra con autor).
  • Pareja 2 con sonidos: Permite combinar seis parejas de sonidos y/o imágenes. He preparado una actividad de modalidades oracionales con sonidos (formar parejas de oración y modalidad oracional a la que pertenece).

Anímate a descargar el programa y crea tus propios libros multimedia con actividades diseñadas a tu gusto. Puedes aprender fácilmente el uso de esta poderosa herramienta a través de un tutorial realizado por Javier Escajedo en el Tinglado para la versión 3.1 (actualmente lo está actualizando para la nueva versión).

Saludos.

Manuel Guerrero (El blog del profesor de Lengua)

23 abril , 2009

Profesor en la Secundaria: Trabajo cooperativo en el aula.

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

José Luis González -más conocido en la blogosfera por Joselu- es el autor de Profesor en la Secundaria, uno de los blogs más visitados y comentados de la edublogosfera española y que, como señala en su portada: “tiene la estructura de un viaje abierto“. Aficionado a la fotografía, a los viajes, a la buena literatura, con un estilo muy personal, Joselu semanalmente desmenuza el quehacer de un profesor en la ESO y ofrece a todos sus lectores una realidad a veces dura, a veces tierna, otras poética, siempre atractiva, por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Es un placer contar hoy con su colaboración en Tres Tizas y le damos las gracias por compartir con todos nosotros su trabajo, su entusiasmo y sus reflexiones vitales. ¡Muchas gracias,  Joselu!

ps

Muchas veces los profesores nos planteamos cómo encarar el trabajo con nuestros alumnos. Se nos dice que tienen dificultades de comprensión lectora muy importantes. Y es cierto. Les cuesta comprender un texto. Están demasiado acostumbrados al lenguaje de imágenes en que no hay que pensar, sólo reaccionar y se muestran pasivos ante un texto que para ellos, muchas veces es papel mojado. El gran reto es la comprensión de un texto expositivo en grupo, su esquematización y la disertación posterior sobre el mismo. En este caso la cuestión es crear un clima adecuado en el aula, de atención y de disposición al trabajo. Sé que es difícil según en qué cursos, pero esta actividad es potencialmente interesante y útil tanto para primero de ESO como para segundo de Bachillerato. Sólo cambiará la complejidad de los textos empleados y su longitud.

Atención como actitud dominante y trabajo cooperativo: lectura, comprensión lectora, esquematización, nemotecnia y exposición oral. Cuatro o cinco fases de un proceso intelectual complejo. Todo depende de la seriedad que logremos imprimir al proceso. Yo lo he realizado y los resultados han sido altamente interesantes.

Me he planteado una actividad que aúna distintos procesos intelectuales: por un lado el trabajo cooperativo en grupos que habrán de elegir un portavoz de los  mismos; la lectura y comprensión lectora de un texto fácilmente esquematizable y del que puedan extraerse las ideas centrales; realización de un esquema o mapa conceptual del mismo mediante el trabajo colaborativo; exposición oral del mismo en un tiempo prefijado.

Crédito de la imagen

  • Se distribuye la clase en equipos de tres alumnos. Un grupo clase de veinticuatro alumnos dará lugar a ocho grupos.
  • Se reparten textos distintos a cada grupo de diversas materias: experimentales, sociales, ética, lengua, literatura, educación física…, textos de unas treinta, cuarenta o cincuenta líneas (según el nivel de la ESO o bachillerato en que se aplique), que serán fácilmente esquematizables por su estructura interna. Es importante que tengan apartados y fácil relación de ideas con criterios como la jerarquía y la subordinación, para ello habría que haberse realizado uno o varios ejercicios preparatorios sobre mapas conceptuales de textos con alguna unidad didáctica de la materia de lengua. Una preparación que sería excelente sería la utilización del programa CmapTools, pero no es imprescindible. Una hoja en blanco es suficiente.
  • Los alumnos contarán con cuarenta minutos para leer, subrayar y esquematizar el texto en grupo. El mapa conceptual habrá de ser sintético, con un núcleo central del que se abrirán dos o tres ramas que se ejemplificarán o se desarrollarán. El mapa conceptual será pasado a limpio tras los borradores previos. Quizás esto pueda necesitar de más tiempo.
  • El mapa conceptual tendrá que condensarse en una palabra nemotécnica que exprese la estructura interna del mismo.
  • Al día siguiente, un miembro del grupo, elegido al azar o por el grupo, habrá de exponer -con el esquema escrito- durante cuatro o cinco minutos el tema propuesto, haciendo una breve presentación del mismo y desarrollando la estructura del texto intentándolo hacer comprensible al resto de los compañeros.
  • El resto de los alumnos hará una valoración en base a cinco puntos sobre:
    • La claridad de la exposición (2 puntos).
    • La estructura: apertura o presentación de la exposición, desarrollo y cierre (2 puntos).
    • Valoración de elementos de la comunicación no verbal: gestos, expresividad, corrección de la presentación ante un auditorio, simpatía (1 punto).
  • Se elegirá la mejor exposición oral y el profesor valorará los esquemas (5 puntos).
  • El mejor grupo tendrá un día posterior la responsabilidad de exponer el tema para que el resto de sus compañeros tomen nota y apuntes del mismo.

Para finalizar:  No olvidar felicitar a los alumnos, sobre todo si el proceso ha sido constructivo y ha sido realizado en un clima de seriedad y atención.

José Luis González

26 marzo , 2009

Relatos góticos

Filed under: Mide tus palabras, Te cedo la palabra — Etiquetas: — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Hoy ocupa el lugar de Te cedo la palabra, la voz, la palabra y el misterio de nuestra amiga y compañera Niée Hadar. Como si de un auténtico relato se tratara y gracias a los mágicos hilos de la red, se han tejido unos lazos de amistad y admiración entre todos nosotros. Los microrrelatos han unido a Tres Tizas y a Stat Rosa Pristina y tenemos hoy la suerte de poder disfrutar tres relatos de esta profesora de Castellano y Filosofía, Doctora en Educación, docencia e investigación en la Universidad Católica del Norte de Chile. ¡Todo un lujo, todo un misterio…! Muchas gracias, profesora; muchas gracias, Niée!

stat-rosa-pristina

El corazón de Percy

Cuando niño, buscaba yo fantasmas
en calladas estancias, cuevas, ruinas
y  bosques estrellados…
(Percy Shelley)

A Mary Shelley la tristeza le sentaba bien, le volvía más pálidas las mejillas y los labios más rojos. Ergo, su sombra abatida por el viento era un intenso retrato de belleza oscura, elegíaca, recorriendo obsesivamente la playa.

Cuando tres días después el mar le devolvió el cuerpo lívido e hinchado de Percy, ella tomó su mano con devoción para besarla, pero ésta se deshizo entre las suyas como si fuera de arena.corazonQué implacable era la muerte con el joven baronet de Sussex; amigo inspirado de Lord Byron y escurridizo amor infiel de Mary; qué cruel con su belleza e inteligencia, y cómo hubiese deseado ella que en tributo a vivir con el alma exacerbada, al menos los poetas fueran inmunes a la miseria de la muerte.

Sin embargo, la podredumbre urgía una rápida cremación, y fue en una playa de la Toscana que antes de inflamar en la pira el cadáver de su marido, ella pidió a sus amigos bardos que extrajeran del cuerpo el corazón amado, para conservarlo en formalina y dejarlo sobre su escritorio.

Fue un impulso, un deseo superior.

Y tenía sentido… ella siempre ambicionó con locura ser la  única dueña del corazón de Percy.

Asunto de Estado

Juana, la heredera de los reinos de Castilla y Aragón, quizás no tenía los ojos verdes, pero sin duda los celos sí, y no toleraba la idea de que Don Felipe gozara la belleza de otra mujer; con todo, su marido era un hombre apañado, y sus devaneos sólo terminarían al morir.

De ahí en más, Juana dirigió personalmente el traslado del cuerpo desde Burgos a Granada en una larga procesión que avanzaba sólo de noche, alumbrada por miles de cirios y antorchas.

estado

Ajena a las veleidades de la política, que volaron como cuervos sobre ella durante esos ocho meses, no hizo otra cosa que seguir el féretro, deteniendo a diario el avance para pedir que lo abrieran y comprobar que el archiduque seguía allí.

En vista que el duelo duraba demasiado, y tomaba un sesgo extravagante, el Cardenal Cisneros aconsejó tomar medidas precautorias, y en enero de 1509 Juana fue encerrada para siempre en Tordesillas.

Era un asunto de estado: Ella no gobernaría, porque no gobernaba sus deseos.

Y la reina destronada siguió vigilando al más bello,
siempre con la rosa de los vientos orientada
hacia sus ojos muertos.

Stravaganza

Londres, enero 21 de 1824

¿Por qué repites a los cuatro vientos que estoy loco, que soy malo y peligroso de conocer?

mascaras

Ya que es preciso ser indulgente con la propia falta de virtud, yo te diría, mi pequeño cordero, que sólo soy extravagante, incluso agregaría que lo soy en la justa medida para no morir de tedio en un mundo vulgar, lleno de hombres y mujeres predecibles y en ningún caso heroicos.

¿Irías conmigo a Missolonghi, mi mariposa seca? Probablemente encuentres allí algo de lo que buscas, tal vez la muerte aguardando en la marisma y, quién sabe, hasta es posible que puedas salvar tu belleza a tiempo de la decadencia.

Piénsalo, mientras te esfuerzas en arruinar mi dudosa reputación y la deseada prepara, para gente mala, loca y peligrosa como nosotros, su estandarte negro.

(Carta imaginaria de Lord Byron a su amante Lady Caroline Lamb, tres meses antes de morir en Grecia)

Niée Hadar

Créditos de las imágenes: http://www.si-educa.net/basico/img/cr/10a.gif, http://www.bancoimagenes.com, http://www.arteasturias.com.
Older Posts »

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: