Tres Tizas

15 febrero , 2016

#movil_izados

Filed under: Original y copia — Etiquetas: — Aster Navas @ 11:46 am

2014-08-30_1409430405

@asternavas

Piensa en esto: cuando te regalan un móvil te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el móvil, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es -fíjate-  Samsung o Blackberry o Iphone te dicen; no te regalan solamente ese menudo trasto que llevarás siempre contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo. Te regalan la necesidad de recargar su batería todos los días, la obligación de enchufarlo para que siga siendo un móvil; te regalan la obsesión de atender a las llamadas, a los whattsaps, a los tuits, a los likes y dislikes, a followers y unfollowers, a los correos…

2014-08-13_1407950664

@asternavas

Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que un virus lo bloquee irremediablemente, de olvidar el patrón, el pin y el poc, de que se te caiga al suelo y haga crac, de que se precipite al agua y haga plof, de que se agoten los datos, la tarjeta SD… Te regalan la tendencia de comparar tu móvil con los demás móviles; tu contrato con otros contratos… tus gigas… Te regalan el doble check y el check azul… No te regalan un móvil, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del móvil.

elmovilyotrasprotesis

 #elmovilyotrasprotesis #bakoitzabereburbuiluan #movi_lizados #lamultitudsolitaria

 

Original: Historias de cronopios y de famas, Julio Cortázar.

Ediciones Minotauro. Argentina, 1979

 Aster Navas

Anuncios

11 marzo , 2015

Motivo de divorcio

Filed under: Mide tus palabras — Etiquetas: — Aster Navas @ 8:43 pm

ronquido

Crédito de la imagen

Llevabas, Teresa, tantas noches zarandeándome inútilmente que cuando esta madrugada me has acariciado –era tu mano reconquistando mis hombros, colonizando mi ombligo- se me ha erizado la piel y me he desvelado.
Ha sido –después de tanto tiempo sin hacerlo- un gesto culpable y torpe que me ha dejado al pairo, escuchando los primeros coches, contando una y mil veces las rendijas de la persiana.
He comprendido que el viaje te ha cambiado extrañamente. “Al menos –dijiste al marcharte- estaré unos días sin escuchar tus ronquidos; dormiré –suspiraste aliviada- como una niña”.
Sí, has vuelto de esa inesperada convención morena y distinta.
Le debemos, tesoro, tanto al hombre que te ha dicho que tú –no puede, créeme, quererte demasiado ese capullo- también roncas…

Aster Navas

28 mayo , 2014

Escuela de Traductores de… Burdinibarra

Filed under: Mide tus palabras, Trabajo colaborativo — Etiquetas: , — Aster Navas @ 8:00 am
Llueve. Fuera también.

Llueve. Fuera también.

Antes de nada, quiero agradecer a los compañeros del Departamento de Inglés (Maite, Iratxe y Juanan) y Euskera (Guruzne y Pilar) su paciencia; a nuestros chavales de 3. ESO-E su participación. Sin los modelos de los profes y sin los fallos y aciertos de los alumnos, esta actividad no podría haberse llevado a cabo.  

Lástima que los chicos de Pompas de papel cerraran el chiringuito el pasado año: los sucesivos certámenes que habían ido convocando se han convertido en excelentes antologías de microrrelatos del calibre del que da pie a esta entrada. Tuve el placer de participar en 2005 y ver el paño, comprobar la excelente calidad de la obras que se presentan a concurso. Pensemos que el último objetivo de esas palabras, de esas burbujas, es ilustrar camisetas; hay que ser ingenioso, breve, impactante. Bueno, en definitiva. Muy bueno.

Para nuestra tarea hemos seleccionado los relatos galardonados.

He necesitado al menos dos cursos escolares para dar el primer paso y empezar a venderles a los nuevos colegas de Lenguas la moto TIL. Lo que hoy traigo aquí, más que una propuesta didáctica, es un gesto que estoy convencido que podríais hacer en casi todos los centros. (more…)

13 octubre , 2008

Cuidado con las medusas

Filed under: Mide tus palabras — Etiquetas: , — Aster Navas @ 1:00 pm

Crédito de la imagen

Nunca pregunté nada. De niña me dejaba tomar de la mano hasta la playa y allí me apostaba como el resto. Algo, pensaba, crucial ocurrirá allá en el horizonte, Martita, para que nadie lo pierda de vista, para que, religiosamente y todos los días, este arenal se llene de gente con los ojos fijos en el mar.

Sólo los niños le dábamos de cuando en cuando la espalda para jugar con la arena; el resto, desde las terrazas, desde las toallas, incorporados en sus tumbonas, no perdían detalle; contemplaban expectantes las aguas, seguros de que ese martes, de que aquel jueves, de que ese mismo miércoles ocurriría, por fin, lo que esperaban. Curiosamente ese acontecimiento sólo tendría lugar –arbitrariedades del destino- un día soleado pues los días nublados y aún más los lluviosos bajaba curiosamente el número de asistentes.

Con la pubertad seguí acudiendo con mis amigas a las que –tal vez, pensaba, era algo demasiado evidente y se burlarían de mí- tampoco planteé nada. Continué, pues, frente al océano sin cuestionarme el motivo.

Más tarde fui con mi novio de toda la vida; no sabría decirles en qué punto la inercia desahució al amor.

¿A qué coño, cielo, estamos esperando? –le pregunté una mañana de Agosto con la vista fija en el Cantábrico.

Él se puso inesperadamente lívido, como sorprendido en una falta grave y, sin desviar la vista de las olas, me propuso matrimonio.

Mis niños nunca han preguntado nada; se dejan llevar de la mano hasta la playa.

En fin.

Aster Navas

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: