Tres Tizas

20 abril , 2009

Contertuli@s aprendiendo con tertulias

Filed under: La digestión de la boa — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:00 am

tertulia-de-gigantes-2

Crédito de la imagen

Compartiendo palabras“, Ramón Flecha

Por temor a la dispersión he intentado ser muy ordenado y conciso en la exposición del asunto de este artículo. Espero haberlo logrado.

Descripción de la actividad: Entre 10 y 15 personas nos reunimos durante hora y media cada 15 días más o menos en la biblioteca del instituto para celebrar unas tertulias en las que comentamos un libro o parte del mismo.

Punto de partida y antecedentes: En el 2005 hice un cursillo de formación sobre Comunidades de Aprendizaje organizado por Garatu que supuso el empujón definitivo para organizar unas tertulias dialógicas en el instituto en octubre del 2006, basadas en los fundamentos del aprendizaje dialógico.

Objetivo: Fomentar la lectura. Esta iniciativa se ha enriquecido con otras actividades organizadas por Abusu Sarean, plataforma que aglutina a varias asociaciones del barrio de La Peña en Bilbao, como la escuela, el instituto, la biblioteca Olatxu, grupos de mujeres, asociaciones de tiempo libre, montañismo, ajedrez, etc. Entre las actuaciones realizadas por esta plataforma voy a destacar “La Peña-Abusu, un barrio lector“.

Pasos, procedimientos y algunos consejos: Se invita mediante carta al comienzo del curso a las familias de los alumnos a participar en las tertulias. En la primera sesión se explica en qué consisten, se presentan unas diapositivas, se tantean sus expectativas, se quitan sus miedos y se reparten unos relatos para comentar en la siguiente sesión. En la segunda sesión se elige libro, después de oír todas las propuestas (novedades, clásicos, grosor, precio, posibles temas, ejemplares en las bibliotecas, etc.). Condiciones necesarias: ilusión, entusiasmo, paciencia, constancia. Y para crear un clima acogedor y distendido, ayudan detalles como un café o vino dulce con pastas y distribuirnos en círculo o cuadrado (no les vamos a dar clase: sólo somos moderadores, no profesores). Y no hay que desaprovechar cualquier oportunidad -entrega de notas, jornada de puertas abiertas para los alumnos de primaria, etc.- para publicitar las tertulias.

Dificultades:

  • Organizativas cuando hay un único responsable; por ejemplo, para suspender la tertulia a última hora.
  • Coincidencia en la biblioteca -lugar de las tertulias- con un claustro o una reunión del Consejo escolar.
  • Elección del libro.

Ventajas:

  • Satisfacciones afectivas: se estrechan los lazos, las relaciones personales con los participantes. Y satisfacciones materiales:  intercambio de obsequios como agendas, marcapáginas, fundas para trajes…
  • Recuerdo mejor los libros comentados. He leído muchos libros de los que apenas retengo nada y eso que en su día me marcaron; ¿pérdida de memoria, senilidad prematura que acompaña al colesterol y la presbicia? ¡Por dios, que tarden en llegar los problemas de próstata!
  • Enriquecimiento con sus comentarios: comportamientos de personajes que yo había interpretado de otra manera, intencionalidad del autor, detalles que me habían pasaado inadvertidos…
  • Intervención en el blog de las tertulias de la escritora Karmele Jaio, gracias a las gestiones de una contertulia.

Proyectos futuros:

  • Aplicación de las TIC: Con el tiempo espero que pasemos del correo electrónico, al blog, hasta llegar a los foros. Con la colaboración del bibliotecario José Luis, que les da un cursillo a las familias sobre Internet. Aunque puestos a escoger, como Serrat prefiero “un buen polvo a un rapapolvo“, una tertulia con café a un foro en la red.
  • Juntar familias, alumnos y hasta gente del barrio. ¿Utopía? Algún alumno ya está leyendo los mismos libros que su madre lee en las tertulias. Y uno de los libros lo leímos a la vez en las tertulias y en clase.
  • Grabar alguna tertulia.

Agradecimientos: Tal vez no sea este el lugar, perdonad el atrevimiento, pero voy a aprovechar la oportunidad para agradecer la participación en las tertulias de las verdaderas protagonistas, Katy, Maricruz, Itziar, p40200241Marianela, Juani, Marisa, Pilar, Mireya, Elo, Marisol, Gotzone, Conchi, Mamen, Gemma, Amaia y Dori.

Libros sobre los que hemos charlado: La hija de la luna de Toti Martínez de Lecea, La llave de Sarah de tatiana de Rosnay, Arlington Park de Rachel Cusk, El niño 44 de Tom Rob Smith, Mil soles espléndidos de Khaled Hosseini, Las manos de mi madre de Karmele Jaio y El cuento número trece de Diane Settefield; además de algunos relatos de Bernardo Atxaga, Julio Cortázar y otros.

Más enlaces y documentos interesantes:

P.D. Se admiten y agradecen sugerencias de lecturas.

Carlos Díez

Anuncios

12 comentarios »

  1. Gracias, compañero, por compartir esta estupenda experiencia con nosotros. Es fantástico leer cómo la describes, cómo la caracterizas, el mimo con el que la tratas… No me extraña, amigo mío.
    Si es difícil encontrar lectores dispuestos a compartir sus reflexiones, sus lecturas, sus sentimientos, lo es más cuando se hace gratis et amore, porque sí, porque se quiere. Felicita de mi parte a todas las madres que participan en la tertulia y cuidad la iniciativa para que os dure. Zorionak!

    Comentario por Marcos Cadenato — 20 abril , 2009 @ 11:41 am

  2. Me parece una iniciativa loable. Y lo digo con la certeza de que mediar con las familias y conseguir colaboración no es tarea fácil.
    Unas preguntas: ¿Y no vienen los padres? ¿Pueden asistir los chavales? ¿Cómo encajan los hijos de las participantes la presencia de sus madres en la tertulia dentro de la biblioteca del instituto?

    Comentario por lenguablog — 20 abril , 2009 @ 7:52 pm

  3. Compi, se te ha olvidado contar lo más importante: el carisma del coordinador para hacer de unas personas un grupo, para hacer confortables esos minutos, para engatusar a las perezosas…

    Queda para otro post contarnos cómo dividís esos 90 minutos, a qué hora os juntáis…

    Comentario por Patxo Landa — 20 abril , 2009 @ 11:23 pm

  4. Gracias, MARCOS. Y descuida, les haré llegar tus felicitaciones el próximo día 29.

    Comentario por Carlos — 21 abril , 2009 @ 11:30 am

  5. La participación de padres, LENGUABLOG, sigue siendo bastante escasa, no sólo en las tertulias (nula), sino también en el consejo escolar, en el observatorio de la convivencia… Es otro de mis proyectos de futuro: la participación de hombres. Creo que el más utópico.
    Los chavales pueden asistir, pero hasta ahora sólo ha venido uno y se quedó en la puerta. Tengo que conseguir que venga un grupo; de manera aislada es imposible. Otra tarea para que las tertulias crezcan. Bueno, miento. Con su madre viene un chiquitín que es un encanto.
    Tengo más trato con dos de los hijos de las participantes en las tertulias. A los otros no les doy ni les he dado clase. Y los tres están encantados. A veces han leído alguno de los libros propuestos.
    Creo que vosotros también tenéis unas tertulias. Si has conseguido dar alguno de estos pasos, te agradecería que me dijeras cómo lo has logrado. Gracias.

    Comentario por Carlos — 21 abril , 2009 @ 11:37 am

  6. PATXO, nos juntamos de 6 a 7:30. Para que luego digan que los funcionarios no trabajamos. Bueno, la verdad es que no lo considero trabajo. Y todo el mérito de que el ambiente sea estupendo es de las contertulias, te lo aseguro; son personas encantadoras. Mi tarea se limita a moderar su participación, intentando que se escuchen y que todas hablen; y que les quede muy claro que todas sus aportaciones, todas, son valiosísimas.
    Ah, y más que animar a las perezosas, tengo que frenar a las que leen más de lo estipulado. La mayoría tienen que tener otro libro entre manos para no superar el ritmo que hemos marcado. Si no lo aumentamos, es para no asustar a futuras incorporaciones a las tertulias.

    Comentario por Carlos — 21 abril , 2009 @ 11:45 am

  7. Lenguablog soy yo, Lu. Lo siento, entré con otro usuario.
    Poco puedo contarte más que las sesiones puntuales de tertulias con madres de las que hablé en el blog. Los padres no vienen. Este año, no han venido, pero se han leído el libro con sus hijos y lo han comentado juntos.
    Es una experiencia nueva para algunos alumnos ver cómo sus madres, insisto, se leen el libro y se convierten en contertulias.
    El curso que viene estrenamos instalaciones y nuestra biblioteca empezará a andar de nuevo. Para entonces tenemos proyectos, pero ninguno como el que tú explicas. Es loable, sí, loable.

    Comentario por Lu — 21 abril , 2009 @ 1:27 pm

  8. Un post, Carlos, muy adecuado, con el Día del libro a la vuelta de la esquina.
    ¿Fundas para trajes…?

    Comentario por Aster — 21 abril , 2009 @ 5:42 pm

  9. Como lo oyes, ASTER, fundas para trajes, vestidos… Sabía que a ti te iba a llamar la atención. Es que una de las contertulias trabaja en Pronovias.
    Y hoy mismo me acabo de enterar que de nuevo han puesto claustro y luego reunión del consejo escolar el mismo día que yo tenía previsto para las tertulias. Este es uno de los fastidios más habituales. Ahora me toca cambiar de sitio o de día (con las dificultades que supone avisar a unas quince personas), ya que el consejo escolar se reúne también en la biblioteca y además hay dos contertulias que pertenecen al consejo escolar. Y esto, como dice Aster, en vísperas del día del libro.

    Comentario por Carlos Diez — 21 abril , 2009 @ 5:51 pm

  10. LU, sabía que eras Lenguablog; conozco muchas de tus personalidades múltiples. Y hace tiempo que vi, no sé en cuál de ellas, fotos de una de vuestras tertulias con -¡cómo no!- mujeres, madres.Por eso me atreví a preguntarte si habías dado con la manera de que participaran también hombres, padres. Seguiremos intentándolo.

    Comentario por Carlos Diez — 21 abril , 2009 @ 5:58 pm

  11. Siempre busco cómo trasplantar esas actividades a mi centro. Aquí se ha organizado alguna vez alguna tertulia a cargo del Departamento de Orientación, pero levanta las suspicacias de todo el profesorado, poco dispuesto en general (me incluyo) a dedicar horas presenciales por las tardes. De todos modos, me la apunto para cuando tengamos el instituto nuevo.

    Comentario por Antonio — 21 abril , 2009 @ 6:48 pm

  12. Hasta hace un par de meses, ANTONIO, teníamos jornada continua y la tertulia solía ser los miércoles por la tarde, después de las horas de formación. Ahora que nos han obligado a volver a la jornada partida confieso que a veces llego cansado a las tertulias, pero a los pocos minutos el placer del diálogo me levanta el ánimo y hora y media después acabo con más energía. Son los efectos de un chute de tertulias. Ah, y hay un par de profesoras que se suman a menudo a las tertulias.

    Comentario por Carlos Diez — 21 abril , 2009 @ 10:42 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: