Tres Tizas

1 junio , 2009

Las trampas de las letras (II)

Filed under: Blog — Etiquetas: , — Patxo Landa @ 8:58 am

conversar

La escuela le asigna erróneamente a la lectura el monopolio del conocimiento y el placer es la largamente salpimentada tesis que presentaba en un post anterior . En él aportaba sobre todo, intuiciones sobre este tema en edades anteriores a la ESO.

Las reflexiones que quiero hacer ahora sobre esta etapa obligatoria, al hilo de lo que la experiencia me muestra a diario, son las siguientes:

a)  La complicación de la lectura está infravalorada al identificarla con la mecanización lectora. Creo que solo se debe hacer enfrentar a un alumno a esta complicadísima destreza no natural después de que ha desarrollado suficientemente sus capacidades cognitivas y emotivas. Actualmente, se sigue el camino inverso al pretender que alcance ese máximo nivel mediante la lectura: lectura de libros de texto de nivel y estructura rígida; lectura del mismo libro de literatura juvenil para toda la clase ; lectura “tsunami” en la Red; lectura para el subrayado coral de los temas;  lectura de enunciados científicos y matemáticos abstractos alejados de sus centros de interés…

b) Todo lo anterior ha provocado una reacción lógica: los alumnos y alumnas de “notas normales” se han acostumbrado a aprobar los cursos memorizando textos y ejercicios que no entienden. Todo esto supone una inútil inversión en tiempo y esfuerzos. De aquí viene, además, que los alumnos y las alumnas no escuchen las explicaciones que les damos con muchas de las claves pues saben que al final les dejaremos por escrito lo que tienen que memorizar.

c) A causa de la obsesión porque lean, la interacción oral, que es casi la única destreza comunicativa que van a utilizar en la vida real, se desprestigia  en las aulas como fuente de conocimiento, expresión y disfrute. Sería fácil y conciliador decir que es compatible con la lectura pero nunca lo será si se sigue haciendo lo que he escrito más arriba.

Lo que hay que fomentar es la indagación dialógica en la sociedad de la información: Es una aplicación de la propuesta de Wells (2001) al defender un aprendizaje basado en el diálogo, para aprender a través de la indagación dialógica de forma que el conocimiento se construya entre todo el alumnado en actividades conjuntas y a través de interacciones dialógicas”

Por lo tanto se les debe mostrar situaciones reales para que las resuelvan con argumentos, razonamientos interdisciplinares, habilidades socio-pragmáticas y  ayuda del resto de la comunicdad educativa. No vale presentarles un tema o un género para que escriban 20 líneas en parejas. Hay que enfrentarles a  conversaciones y textos contextualizados, supuestos conflictos y simulaciones orales  para que les den respuestas adecuadas. En su nada académica resolución, escuchar y hablar para convencer, para rectificar, para explicar, para relacionar, para pedir disculpas o emocionarse provocará seguro un creciente interés por la lectura comprensiva (búsqueda de información, comprobación, identificación con nuevos conflictos…)

Patxo Landa

Anuncios

15 diciembre , 2008

Coloquio: aprendiendo a dialogar, aprendiendo a pensar.

dialogue1

Crédito de la imagen

En la televisión “moderna” apenas se emiten programas en los que los participantes reflexionen. Los coloquios y debates de otras épocas -¿quién no recuerda “La clave”?- se han convertido en discusiones crispadas en las que prima el espectáculo y el sensacionalismo (así los coloquios de “La noria” o “El debate -a cualquier cosa se le llama debate- de Gran Hermano”); o, en el mejor de los casos, en una exposición de sucesivos monólogos (como en “59 segundos”). Parece que la televisión no es un medio apropiado para la manifestación de ideas y pensamientos en profundidad.

A los alumnos, carentes de modelos de intercambio cortés de opiniones, les cuesta seguir con atención y participar en diálogos reflexivos de cierta duración. Tampoco los foros y redes sociales que frecuentan en Internet parecen los medios adecuados para fomentar la participación intelectual meditada.

En esto, por tanto, los centros educativos, entre otros agentes, han de ser de nuevo los dinamizadores y transformadores. Los educadores tenemos una tarea más. Habrá que buscar y ofrecer modelos a los alumnos, sembrar la inquietud, la necesidad, y proporcionar el ambiente adecuado para que germinen, florezcan y se desarrollen en ellos las habilidades comunicativas enfocadas a expresar opiniones, mostrar acuerdo y desacuerdo, manifestarse a favor o en contra aportando razones…

Y más cuando las tesis sociales y educativas abogan desde hace unos años por el diálogo (presencial o a través de la red) como el instrumento más eficaz para la construcción y organización del conocimiento. El aprendizaje dialógico, basado en las teorías entre otros de Freire y Habermas, engloba y supera el aprendizaje significativo de concepción constructivista.

Llevando a la práctica esta concepción comunicativa de la educación, las Comunidades de Aprendizaje proponen diversas actividades y procesos que facilitan las estructuras adecuadas: grupos interactivos, tertulias dialógicas (que fomentan la lectura reflexiva y de las que escribiré en un futuro artículo) y debates o diálogos. En estos últimos se valoran las diferentes aportaciones en función de la validez de los argumentos utilizados (incluido el argumento emotivo) y no la situación académica o de poder de quien las realiza.

Por todo esto y aprovechando que el curso pasado en tutoría seguimos el programa  “Ser persona y relacionarse” de Manuel Segura y que este trimestre estamos trabajando en clase los textos argumentativos, presento una actividad ni nueva ni original, pero sí sencilla de organizar, amena y eficaz para promover el diálogo en las aulas: el coloquio sobre dilemas morales. Este intercambio oral de opiniones es el remate de una secuencia de actividades ya planteadas por mi compañero Patxo Landa en El barracón, artículo de este blog. Y si es posible, se contextualizará partiendo de hechos concretos recientes. En el último hemos tratado la eutanasia y la noticia que lo motivó fue el caso de Hannah Jones, al que se ha unido recientemente la polémica por la emisión del video con escenas de la muerte de Craig Ewert. En fin, el coloquio: forjándo-nos opiniones.

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

Carlos Diez

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: