Tres Tizas

22 septiembre , 2011

Pura vida, bajo los cielos de Asia

Filed under: Blog, Como la vida misma, Homenaje — Etiquetas: , , , , — Gorka Fernández @ 9:00 am

Crédito de la imagen

“Esta es una historia que quiero creer simple y brutalmente honesta, como un trenzado mitad seda y mitad esparto en el que se mezclan sin ambages la naturaleza salvaje, el amor y la pura vida

escrito por Iñaki Ochoa de Olza en “Bajo los cielos de Asia” (Saga Editorial, 2010)

En el festival de cine de San Sebastián que a lo largo de esta semana se celebra, se presenta la película-documental “Pura vida”. (Aquí puedes verlo, post actualizado en 2013)

Narra la historia de un rescate en alta montaña. Concretamente el de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna en 2008. Pena que los cines de hoy en día sean grandes superficies con múltiples salas en las que dan siempre las mismas películas, aunque disten 500 metros (doy fe que eso pasa en mi pueblo de origen). Será difícil encontrarla en la cartelera.

Qué pinta esto de un rescate en el Annapurna aquí, te preguntarás. Mucho. En la escuela debemos transmitir valores como el compañerismo, la amistad, el amor a la naturaleza e incluso el ser consecuentes con las acciones que cada uno toma en la vida, además de preparar al alumnado para conseguir un óptimo grado de madurez vocacional.  Pues bien, esta historia tiene todos esos ingredientes. La historia de una persona íntegra que hizo que un grupo de gente quisiese convertir, como hace cualquier persona que trabaja en Educación, lo imposible en difícil: salvar una vida a 7.400 metros de altitud.

Como recurso para trabajar la madurez vocacional puede ser interesante el libroBajo los cielos de Asia de Iñaki Ochoa de Olza, en él este himalayista nos cuenta su evolución dentro del deporte de alta montaña y todas las vicisitudes que le llevaron a ser un alpinista profesional.  Con una soltura y una escritura ágil, en ocasiones profunda, Iñaki se nos presenta como un idealista, con convicciones éticas y estilísticas acerca de cómo se debe ascender (y descender) las cumbres más altas del mundo: sin oxígeno de apoyo, sin utilizar cuerdas fijas que no hayan sido fijadas por él mismo y sobre todo con un respeto radical a la montaña y sus gentes.

Iñaki se muestra como una persona que amaba el Himalaya, habla de igual forma de sherpas que de expedicionarios y entabla relaciones que le permiten llegar a expresarse en nepalí.

Si más arriba presentaba la película ahora recomiendo el libro. “Los catorce de Iñaki” (Saga Editorial, 2011) de Jorge Nagore que hace referencia a ese rescate que tuvo lugar en el Annapurna en el 2008, cuando Iñaki Ochoa de Olza  quedó enfermo a 7.400 metros en el descenso de una de las montañas más peligrosas del planeta. Se puede considerar la segunda parte del anterior.

Este libro muestra la generosidad de alpinistas que pusieron su vida en peligro por conseguir lo imposible. La lectura es emocionante, aun sabiendo el final del libro cada vez que uno cierra sus páginas un pensamiento recorré la lectura recién pausada “y si en realidad no murió y si al final le salvaron…

Como los Argonautas en busca del Vellocino de Oro estos catorce amantes de la montaña lucharon por rescatar a su amigo jugándose el pellejo. Creo que es digno de ser transmitido a una juventud, a veces olvidadiza con las necesidades de las personas con las que conviven la mayor parte del tiempo, sus compañeros.

De cara a plantear alguna actividad con el alumnado quizás este reportaje del espacio Informe Robinson (20 minutos) pueda servir. (Nota: recomiendo saltar hasta 1 min. 26 seg. para ahorrar simplonas comparaciones entre un futbolista que no tiene reparos en tatuarse el número del diablo en un hombro y un montañero que llevaba tatuado en la mirada la palabra Ángel.)

Durante los dos libros citados se hacen continuas referencias a un poeta al que Iñaki adoraba, Bob Dylan, y del que tiene influencias en su escritura. “Pero aún y así no me importan las cuspides de las montañas, esas cimas estériles que solo son la medida de nuestro propio ego. Quisiera desprenderme de ellas para siempre, quisiera no necesitarlas más”.

Por cierto, con la compra de estos dos libros se colabora con la fundación que lleva su nombre (Fundación Iñaki Ochoa de Olza – SOS Himalaya) y que pretende paliar las dificultades de las personas que viven en Nepal, Tibet y Pakistán, los tres países en los que se encuentran las catorce cumbres más altas del planeta.

Otra razón más por la que transmitir su historia a nuestros jóvenes ¿No crees?

Por cierto (otro), anímate a contar tu libro en Kuentalibros. Yo lo hice con “Bajo los cielos de Asia”

Gorka Fernández

Anuncios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: