Tres Tizas

15 diciembre , 2011

Gracias

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:00 am

Nuestra aportación al homenaje a la Generación del 27 propuesto por Antonio Solano es el siguiente poema de Jorge Guillén:

Muchas gracias, adios

He sufrido. No importa.
Ni amargura ni queja.
Entre salud y amor
Gire y zumbe el planeta.

Desemboqué en lo alto.
Vida regala vida,
Ímpetu de ascensión
Ventura es siempre cima.

Quien dice la verdad
Es el día sereno
El aire trasparenta
Lo qué mejor entiendo

Suenan aquí las calles
A esparcido tesoro,
A júbilo de un Mayo
Que nos abraza a todos.

La luz, que nunca sufre,
Me guía bien. Dependo,
Humilde, fiel, desnudo,
De la tierra y del cielo.

Crédito de la imagen

1. EL ORIGEN

La idea bebe de dos fuentes: el cariñograma, “juego” o dinámica que suele emplearse en infantil y primaria, y el relato de Helen P. Mrosla “Todas las cosas buenas”, recogido en el libro Sopa de pollo para el alma, de Jack Canfield y Mark Victor Hansen.

Un viernes parecía que las cosas no iban muy bien. Habíamos pasado toda la semana insistiendo sobre un concepto nuevo y difícil, y yo sentía que los alumnos estaban cada vez más frustrados e impacientes. Tenía que modificar la situación antes de que se me escapara de las manos, de modo que les pedí que cada uno enumerase los nombres de sus compañeros presentes en dos hojas de papel, dejando un espacio entre cada nombre y el siguiente. Después les dije que pensaran qué era lo más agradable que podían decir de cada uno de sus compañeros y lo escribieran.

2. EL CONTEXTO

El primer año que hice esta actividad fue en la tutoría de un grupo de Diversificación Curricular de 3.ESO con alumnos desmesuradamente críticos, protestones, especialistas en ver los defectos de los demás, competitivos; a menudo se comparaban para destacar las cualidades propias y los defectos de los demás.

Los medios y la calle les confirmaban que hablar mal de alguien, ponerlo a parir, es más fácil y entretenido, e incluso económicamente más rentable (basta echar un vistazo a las audiencias de los programas de televisión).

3. EL PROCESO

Esas navidades les propuse que se regalaran la pastilla contra los malos rollos y los bajones de ánimo. La composición y las cantidades de la medicina corrían de su cuenta, mezclarlos y envasarlos de la mía. La tarea consistía en elaborar una lista con los nombres de TODOS sus compañeros de clase, en columna, y escribir a cada uno dos mensajes positivos en los que valoraran su actitud o su comportamiento, les dieran las gracias o felicitaran por un hecho concreto o por algún rasgo de su personalidad (por la ayuda recibida para solucionar un problema, por escuchar sus cuitas e intentar comprenderlos, por un detalle de amistad, por ceder, por prestar algo, por una simple sonrisa, una palabra amable, un gesto de cariño, por algo que les hizo sentir mejor…). Les insistí en que, por muy mal que nos caiga alguien, tenemos que ser capaces de encontrar algo que agradecerle.

El mensaje ha de cumplir unas pocas condiciones: una extensión mínima de un par de líneas; que no sea algo formal, por cumplir, sino de corazón (no se trata de hacer la pelota o quedar bien para que me quieran); e irán firmados, aunque se recibirán de manera anónima y privada, pues yo eliminaré los nombres.

Antes leímos y escuchamos ejemplos de agradecimiento, en cartas, entrevistas, oraciones, canciones como Gracias a la vida y Agradezco, de los raperos argentinos Clave de Barrio (letra), etc.

4. EL RESULTADO

Luego reuní los mensajes en un documento para cada alumno, pequeño como una tarjeta para que les cupiera en la cartera y plastificado para que les durara. Se iniciaba con un “GRACIAS por… ” y se remataba con un ” Tus compañeros del instituto…, año…”. Y les recomendé tenerlo siempre a mano, para leerlo en caso de necesidad.

Con los alumnos más pequeños los cariñogramas suelen hacerse sin el filtro del profesor, se dejan en cajas o sobres a modo de buzones y se leen en público. En secundaria creo que es mejor mi sistema. E incluso no permitir que se lean o comenten entre ellos.

5. LA FINALIDAD

Los objetivos fueron mejorar las relaciones en el grupo, reforzar las conductas positivas, aumentar la autoestima, elevar el ánimo, practicar el reconocimiento de cualidades en los demás, de sus hechos dignos de alabanza y ponerlos de manifiesto, esto es, fomentar la expresión de sentimientos de gratitud.

Para terminar, el relato de Helen P. Mrosla (si alguien lo desea, puede descargarse el libro completo en Esliteratura.com).

View this document on Scribd

Hasta pronto y gracias por estar ahí.

Carlos Díez

22 octubre , 2009

Velocidad y comprensión lectoras

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:00 am

relojeslibro

Crédito de la imagen

El curso 2007-08 decidí por primera vez que mis alumnos hicieran el PROLEC / SE (evaluación de los procesos lectores), de José Luis Ramos y Fernando Cuetos (cuadernillo, anotaciones, manual).

El PROLEC SE es un conjunto de pruebas parea evaluar los procesos y estrategias que intervienen en la lectura, esto es, sirve para determinar el nivel de velocidad y comprensión lectoras en alumnos de 10 a 16 años y, además, concretar las acciones que hay que realizar según los resultados obtenidos.

Los procesos cognitivos analizados por estas pruebas son: identificación de letras, reconocimiento de palabras, procesos sintácticos y  semánticos. Y los seis ejercicios de que consta son: emparejamiento dibujo-oración, comprensión de textos, estructura de un texto, lectura de palabras y pseudopalabras, y signos de puntuación. Los hay colectivos (que los pueden hacer todos a la vez) e individuales, para los que se agradece la colaboración de un compañero (en mi caso fue la orientadora) y no viene mal una grabadora.

(more…)

16 marzo , 2009

Viaje de estudios: la educación sale del aula

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: — Carlos Diez @ 8:00 am

Esto no es un artículo sobre didáctica, ni sobre prácticas pedagógicas, ni sobre temas lingüísticos, ni sobre el uso de las TIC en el aula. No trata de nada de eso… ¿o sí?

Dentro de un par de semanas me voy de viaje de estudios con los de 4º de la E.S.O.

A pesar de que me supone una inversión de tiempo y molestos quebraderos de cabeza: preparar reuniones con las familias, contactar con la agencia de viajes, visitas al banco.

A pesar de que no cobro nada. Es más, tengo que seguir aclarando a los alumnos que YO no me pago el viaje -“¡vaya chollo, profe!”- y pedirles que me miren detenidamente a la cara y respondan a la siguiente pregunta: ¿qué prefiere el profe: irse de viaje con nosotros cinco días a Salou -de nuevo a Salou- o quedarse aquí con su familia, sus amigos, sus vinos…? Me pregunto qué sueldo y dietas cobraría en cualquier otro empleo un licenciado superior trabajando cinco días con sus noches -disponibilidad las 24 horas, móvil en la mesilla por lo que pudiera pasar- haciendo de guía, organizador, sanitario, con responsabilidad total, fuera de casa y alejado de su familia.

A pesar de que no dan ningún punto por estos “cursillos” de cien horas seguidas, sin descanso, sobre arte, historia, medios de transporte, habilidades sociales, organización de la jornada y de grupos, gestiones administrativas, relaciones públicas,  etc.

A pesar de que legalmente estoy con el culo al aire y las responsabilidades, según los expertos en Prevención de Riesgos Laborales, son infinitas, superiores a las de cualquier madre, padre o tutor legal.

A pesar de que no están garantizados la valoración ni el agradecimiento de los alumnos y sus familias.

A pesar de que este año -y espero que no sea una evolución, sino una anécdota- los alumnos han sido en general:

  • Menos entusiastas, hasta el punto de que se podría haber suspendido el viaje por la escasa participación.
  • Con menos iniciativa e implicación. Apenas han realizado actividades para sacar dinero. Y no pertenecen a familias a las que les sobre. No importa tanto el poder adquisitivo, como la educación recibida en casa, el valor del dinero, del esfuerzo y sacrificio por conseguir una meta.
  • Más insolidarios y egoístas. Empezaron vendiendo cada uno por su cuenta, haciéndose competencia entre ellos, infringiendo sus propias normas consensuadas.
  • Más cómodos, exigentes y caprichosos. Algunos todavía esperan sentados a que el resto les organice el viaje, a que les den todo hecho. Su máxima preocupación es que puedan estar en la misma habitación con sus amiguetes, los demás les importan un comino. ¿Les llevarán sus padres las maletas, me pedirán que les corte el filete en la comida?

Y a pesar de tantos “apesares” este curso de nuevo -y ya van cuatro- me voy de viaje de estudios. ¿Será por aplicar competencias en contextos auténticamente reales? ¿Por poner en práctica valores como la colaboración y la solidaridad (tomando decisiones en común sin marginar a las minorías), la cortesía verbal (pidiendo en la recepción del hotel permiso para sacar fotos de noche en la piscina), el respeto a los demás (siendo puntuales), la solución de conflictos, la asertividad? ¿Será por conocerlos y relacionarme con ellos en otros ámbitos?

Al final va a ser verdad que esto de la educación es vocacional.

Carlos Díez

2 marzo , 2009

Tiempo de líneas

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:30 am

sin-titulo-1-copia1

En los últimos meses han aparecido varios artículos en los blogs que sigo que hacen referencia a las líneas del tiempo; entre otros, blogge@ndo o el de Víctor Cuevas. Recomiendo su lectura a todo aquel que desee un análisis de las posibilidades didácticas de esta aplicación.

Yo voy a contar algunos usos que le he dado a esta herramienta web 2.0 en el ámbito socio-lingüístico con mi grupo de Diversificación Curricular de 4.E.S.O. y los logros conseguidos; esto es, mi experiencia.

Cuando entré en el aula de D.C. por primera vez todavía se mantenían elementos del decorado que habían realizado sus últimos alumnos hacía cinco años. Uno de ellos era una tira de cartulina que abarcaba una de las paredes y en la que estaban señalados con diferentes colores los periodos históricos en escala. Me pareció una estupenda idea para trabajar algo que los adultos creemos sencillo pero que desde niños nos cuesta tanto: ubicar y ordenar temporalmente acontecimientos. Lo he comprobado en mis propias carnes al ver las dificultades y confusiones de mi hija para situar cuando era muy niña el ayer, el mañana, el pasado mañana… luego fueron las horas y supongo que con los años le pasará como a mis alumnos: los siglos, las décadas…

Como nos habíamos embarcado en la elaboración de un blog sobre la historia de los siglos XX y XXI, busqué las posibilidades que me ofrecía la red, intentado trabajar también las competencias digitales. De los varios servicios que hay para elaborar líneas del tiempo, podéis encontrar un análisis comparativo en uno de los blogs mencionados, blogge@ndo, y un tutorial muy útil sobre uno de ellos, Dipity. Yo me incliné por Timetoast por su sencillez (aunque tiene la pega de que no admite acentos ni eñes). Los alumnos, después de probar varios, eligieron también este; antes de darse cuenta de que al no admitir tildes se descubren enseguida los “copia y pega”. ¡Ja!

A su innegable utilidad en el área de sociales, hay que sumar que en el proceso de su elaboración se ejercitan varias dimensiones de la competencia comunicativa: comprensión oral y comprensión y expresión de textos escritos. Desde la búsqueda contrastada de información en diferentes fuentes, hasta la cuidada elección de los títulos y la redacción personal del resumen en que se condense lo principal. He comprobado que aprenden más creando una birriosa línea del tiempo que viendo y leyendo una maravillosa. “Lo que se oye, se olvida. Lo que se ve, se recuerda. Lo que se hace, se aprende”. Pero parece que, si al hacerlo tenemos que ver, leer y escribir…, se estimulan y activan de forma simultánea distintas zonas cerebrales, y el aprendizaje es más significativo y permanente. Y con el uso de las TIC, más autónomo.

El último “experimento”, a sugerencia de mi compañero Marcos Cadenato (gracias, Marcos), es la creación de una línea del tiempo sobre el conflicto árabe-israelí. Aprovechando que acabamos de empaparnos de las consecuencias de la II Guerra Mundial, que hemos seguido por la prensa la última incursión de los judíos en territorio palestino y que hemos realizado una lectura dramatizada y una secuencia de actividades elaboradas por Lourdes Domenech sobre “Manzanas Rojas”, la obra de teratro de Luis Matilla, nos informamos con el material que nos ofrecía Lu y añadimos la Wikipedia, la Encarta y un par de páginas webs sobre el tema; y por parejas estamos seleccionando y ordenando secuencialmente textos e imágenes (de personajes y mapas, sobre todo).

Un par de días después de leer información sobre este conflicto y comentarla, pregunté a mis alumnos en qué época había empezado. Alguno se aproximó, pero otros hablaron de hace 500 años. ¡Casi lo sitúan antes del nacimiento de Mahoma! Estoy seguro de que nadie, después de acabar la línea del tiempo, marrará en sus coordenadas espacio-temporales. Amén; o, lo que es lo mismo, así sea.

5 febrero , 2009

Maravillas del mundo

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , — Carlos Diez @ 8:30 am

sin-titulo-2

Al iniciar el pasado curso mi nueva andadura por el ámbito socio socio-lingüístico en Diversificación Curricular, aproveché la reciente elección de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo para plantear una amena actividad que me permitiera conocer, entre otras cosas, los conocimientos geográficos de los alumnos y, sobre todo, cómo se relacionaban y colaboraban para conseguir un objetivo común.

Entre las candidaturas, la española más votada fue la Alhambra. pregunté quiénes la habían visitado. Nadie. Bueno, al menos la veríamos en fotos, haríamos una visita virtual. Les propuse preparar un viaje de estudios para enseñar algunas de las creaciones arquitectónicas más hermosas del ser humano a un grupo de extraterrestres. “Hagamos un plano -un mapamundi, en este caso- para el conductor del O.V.N.I.”. Meses después encontramos algo parecido en un documento de la revista “Muy interesante“: “Los 25 lugares que hay que ver antes de morir“.

La afición a las listas viene de antiguo. En tiempos del romano Plinio el viejo (29-39) ya circulaba una relación de lugares imprescindibles, las famosas Siete Maravillas de la Antigüedad: Las Pirámides de Giza, el faro de Alejandría, el Mausoleo de Halicarnaso, el templo de Artemisa de Éfeso, el Coloso de Rodas, la estatua de Zeus en Olimpia y los Jardines Colgantes de Babilonia. El 7 de julio de 2007, una polémica votación popular a nivel mundial organizada por el magnate suizo Bernard Weber eligió las Siete Nuevas Maravillas del Mundo: las Pirámides, las ruinas mayas de Chichén Itza (México), el Coliseo de Roma, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, la Gran Muralla China, Machu Picchu, Petra y el Taj Mahal. Los monumentos funerarios egipcios constituyen el único vestigio de la lista antigua que aún perdura, pues, según un proverbio árabe, “el tiempo lo destruye todo, y las pirámides destruyen el tiempo”.

Y como nos atraen tanto las listas, las clasificaciones -los 40 principales, los mejores blogs, las películas que más recaudan, los libros más vendidos, la lista de la compra…- les sugerí comenzar la actividad eligiendo cada uno de los 7 alumnos 3 maravillas sin repetirse y, para evitar la competitividad e infructuosas polémicas (como las que surgieron en la nueva votación), les pedí que lo hicieran sin establecer prioridades ni entrar en comparaciones valorativas, guiándose sólo por su gusto. Así comenzó todo.

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

15 diciembre , 2008

Coloquio: aprendiendo a dialogar, aprendiendo a pensar.

dialogue1

Crédito de la imagen

En la televisión “moderna” apenas se emiten programas en los que los participantes reflexionen. Los coloquios y debates de otras épocas -¿quién no recuerda “La clave”?- se han convertido en discusiones crispadas en las que prima el espectáculo y el sensacionalismo (así los coloquios de “La noria” o “El debate -a cualquier cosa se le llama debate- de Gran Hermano”); o, en el mejor de los casos, en una exposición de sucesivos monólogos (como en “59 segundos”). Parece que la televisión no es un medio apropiado para la manifestación de ideas y pensamientos en profundidad.

A los alumnos, carentes de modelos de intercambio cortés de opiniones, les cuesta seguir con atención y participar en diálogos reflexivos de cierta duración. Tampoco los foros y redes sociales que frecuentan en Internet parecen los medios adecuados para fomentar la participación intelectual meditada.

En esto, por tanto, los centros educativos, entre otros agentes, han de ser de nuevo los dinamizadores y transformadores. Los educadores tenemos una tarea más. Habrá que buscar y ofrecer modelos a los alumnos, sembrar la inquietud, la necesidad, y proporcionar el ambiente adecuado para que germinen, florezcan y se desarrollen en ellos las habilidades comunicativas enfocadas a expresar opiniones, mostrar acuerdo y desacuerdo, manifestarse a favor o en contra aportando razones…

Y más cuando las tesis sociales y educativas abogan desde hace unos años por el diálogo (presencial o a través de la red) como el instrumento más eficaz para la construcción y organización del conocimiento. El aprendizaje dialógico, basado en las teorías entre otros de Freire y Habermas, engloba y supera el aprendizaje significativo de concepción constructivista.

Llevando a la práctica esta concepción comunicativa de la educación, las Comunidades de Aprendizaje proponen diversas actividades y procesos que facilitan las estructuras adecuadas: grupos interactivos, tertulias dialógicas (que fomentan la lectura reflexiva y de las que escribiré en un futuro artículo) y debates o diálogos. En estos últimos se valoran las diferentes aportaciones en función de la validez de los argumentos utilizados (incluido el argumento emotivo) y no la situación académica o de poder de quien las realiza.

Por todo esto y aprovechando que el curso pasado en tutoría seguimos el programa  “Ser persona y relacionarse” de Manuel Segura y que este trimestre estamos trabajando en clase los textos argumentativos, presento una actividad ni nueva ni original, pero sí sencilla de organizar, amena y eficaz para promover el diálogo en las aulas: el coloquio sobre dilemas morales. Este intercambio oral de opiniones es el remate de una secuencia de actividades ya planteadas por mi compañero Patxo Landa en El barracón, artículo de este blog. Y si es posible, se contextualizará partiendo de hechos concretos recientes. En el último hemos tratado la eutanasia y la noticia que lo motivó fue el caso de Hannah Jones, al que se ha unido recientemente la polémica por la emisión del video con escenas de la muerte de Craig Ewert. En fin, el coloquio: forjándo-nos opiniones.

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

Carlos Diez

27 noviembre , 2008

Anagramas, jagundo con los nembros

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , , — Carlos Diez @ 8:00 am

Anagrama, palabra obtenida mediante la trasposición de las letras de otra palabra (amor y Roma). Hace tiempo comenzaba mis primeras clases pidiendo a los alumnos que realizaran anagramas con sus nombres, que se convertirían en los seudónimos con los que firmar sus redacciones. Con esta sencilla actividad pretendía crear un ambiente distendido, que perdieran el miedo al folio (o pantalla) en blanco, fomentar la creatividad, la imaginación y el aspecto lúdico del lenguaje, y sobre todo -lo confieso- sobre todo la actividad me permitía aprender rápido sus nombres, algo fundamental cuando se realizan muchas sustituciones en diferentes centros durante un curso.

Hace unos días he vuelto a recordar esta actividad al ver el juego tan divertido que planteaba Leonor Quintana en su Suplemento ocasional, el “éxito” de los acrósticos de Marcos Cadenato en este blog (¡ya van 100 comentarios!), releía las actividades para las primeras clases de Lourdes Doménech y su maravilloso anagrama, “tristezas“, creado para titular sus maravillosos micros cuando le cedimos la palabra en “Trestizas”.

El punto de partida ni siquiera era original, pero he perdido la referencia y no he encontrado nada en Internet. Que me disculpe el autor de aquel anagrama que usaba como ejemplo para introducir el ejercicio: el capitán Garfio para huir de los niños perdidos se transformaba en Panfito García, revolucionario mexicano oculto en el poblado indio, o en Pía Gracia Font, escritora. Pero si la ocasión lo requería podía demostrar que esos seudónimos eran exclusivamente suyos, ya que estaban formados con todas las letras de su nombre. Para darle cierto lustre al ejercicio mencionaba algunos ilustres anagramistas como Lope de Vega y sus versos a Belisa (Isabel de Urbina) y H.A. Largelamb, autor de numerosos artículos para el National Geographic e inventor del teléfono. Hoy añadiría a Tom Marvolo Riddle y su anagrama “i am Lord Voldemort”.

Luego intentábamos adivinar qué compañero se escondía tras cada seudónimo (o seudónimos) anagramático. Y les pedía que describieran al personaje que habían creado con su nombre. Qué físico, oficio, vestimenta, lugar, aficiones, personalidad… les sugería (¿connotaciones se llaman?). Y, prestándome como modelo, fui Cólsar, pirata de los mares del sur, As Crol, detective privado, S(usan) Carol o Coral, escritora de novelas de amor…

Por último, el juego servía también para descubrir los matices de alias, sobrenombre, apodo, mote, apelativo, etc. Hoy aplicaría alguna ludotez -o ludotic- que recogiera, por ejemplo, el proceso de creación del anagrama, para hacer más atractiva la actividad y anadiría a la lista anterior “nombre de usuario”, “nickname” o nick a secas. Hace unos días he vuelto a recordar mi primer nick: Omedes.

Carlos “Nicomedes”, para servirles.

13 noviembre , 2008

Caliente, caliente… ¡que te quemas!

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , , — Carlos Diez @ 9:09 am

caliente2

Antes del uso de Internet en el aula, la búsqueda de información se desarrollaba casi de manera exclusiva en la biblioteca y en casa. Para esto bastaba con saber en qué armario o balda estaban las enciclopedias o los libros de la temática que precisábamos. Y si queríamos agilizar la búsqueda, saberse bien el abecedario para manejar los diccionarios, los diccionarios enciclopédicos y las fichas de autores y temas ordenadas alfabéticamente. Otra alternativa era practicar las habilidades sociales preguntándole al bibliotecario.

Con las TIC, la consulta en la red (con Google, Yahoo…) y en las enciclopedias en formato digital y on-line (Wikipedia, Encarta) ha sustituido al pasar las páginas del Larousse, el Espasa y tantas otras (que también ofrecen ya sus contenidos en DVD, por supuesto). Como el GPS al despliegue de mapas en el capó.

Buscar y seleccionar en la red, destrezas fundamentales relacionadas con la competencia de aprender a aprender y la competencia digital. Buscar en la maraña de información disponible y en el menor tiempo posible. Para esto hay que afinar, usando las búsquedas avanzadas y las diferentes opciones que nos ofrecen todos los buscadores (por ejemplo, búsqueda académica, de blogs, de libros, el directorio con sus búsquedas temáticas, búsqueda de noticias, de videos, etc. en Google). No olvidemos que luego hay que procesar esa información para convertirla en conocimiento, como dice Lourdes Domenech en “¡Copiad y pegad!“, el último artículo de su blog “A pie de aula“.

Y, por último, para hacer más fructífera y motivadora la búsqueda, se puede sacar del ámbito académico y situarla en un contexto real. Saquemos la búsqueda del aula y organicemos, por ejemplo, una excursión de un par de días. Actividad sencilla y útil con un enfoque TIC.  Ya lo decían Gabi, Fofó, Fofito y Miliki: “El viajar es un placer que nos suele suceder“. ¿Apetece una excursión? Suban, suban… “vamos de paseo“…

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

Material del profesor: tarea.

Trabajos de los alumnos: documento final de J. y S., recorrido turistico-cultural de D. y A.

Carlos Diez

6 octubre , 2008

Imágenes históricas: la Historia en imágenes

Filed under: Diversificación Curricular — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:00 am

El curso pasado me tocó por primera vez dar clase en Diversificación Curricular, en el ámbito socio-lingüístico. Después de trabajar aspectos geográficos, me planteé introducir algunos hechos y procesos históricos relevantes de los siglos XX y XXI y descubrir cuáles conocían (a modo de evaluación inicial). Pero el tipo de alumnado no era el apropiado para abordar la tarea mediante textos, complejos gráficos o mapas saturados de datos. Y pensé que buscar imágenes podía resultar un punto de partida más apropiado, un método más ameno y eficaz. Más aún en un mundo tan visual. Los sucesos importantes de nuestro tiempo se documentan cada vez más con imágenes; por eso es importante que el alumno adquiera la capacidad de interpretarlas, indagando sobre su contexto, su veracidad y su posible manipulación. Las imágenes, pues, como elemento para promover la investigación.

El resultado fue, después de una selección,  un conjunto de unas 20 imágenes históricas con las que hicieron una exposición en un pasillo del instituto, una presentación de diapositivas y encuadernaron ejemplares para todos. Y este curso he podido comprobar cómo, varios meses después, los alumnos identifican las fotos y recuerdan muchos datos de los momentos históricos que reflejan.

Cuando a una información añadimos una imagen (o, como en este caso, a la inversa), el proceso de aprendizaje es más atractivo, fácil, completo y sus resultados más duraderos. Del texto a la imagen que ilustra, de la ilustración al texto que aclara: Dos caminos para un mismo destino.

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

Material del profesor: eredua

Trabajos de los alumnos: bonba, gosea, guda-zibila.

Carlos Diez

 

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: