Tres Tizas

1 marzo , 2020

Hay otros textos

Filed under: Como la vida misma — Etiquetas: , — Aster Navas @ 6:35 pm

Nahi baduzu, euskeraz irakurri dezakezu.

Desde que estoy en Dirección echo mucho de menos el aula y especialmente ciertos momentos, los más heterodoxos; aquellos en que nos olvidábamos por unos minutos de la programación y de la PAU, de las servidumbres de un comentario convencional de texto.

Solía proyectarles algún mensaje del estilo del de la fotografía. En la mayor parte de las ocasiones eran avisos, demandas de trabajo, declaraciones de amor o desamor; alguna descalificación también se coló. En todos aquellos casos me asombró lo que entre todos éramos capaces de ver. Por eso, cuando me he tropezado con este pequeño grafiti en una calle de Trapagaran (en un espacio, quiero decir, que reconocerán nuestros alumnos) he tirado de móvil y la he guardado en la recámara.

Siempre partía de una plantilla -adaptada a cada nivel- que nos servía para mantener un poco de orden y de sensatez en todas las aportaciones que iban surgiendo. En este caso se centra en los elementos del proceso de la comunicación.

  • Quién es el emisor del mensaje. ¿Podríamos aventurar algún detalle de su perfil? ¿En qué te basarías? ¿Puede que el emisor y el enamorado no sean la misma persona? 
  • ¿Y el receptor? ¿Qué nos dice al respecto el nombre emborronado? ¿Quién lo habrá hecho? ¿El receptor? ¿Alguien ajeno a esa relación? ¿Por qué? ¿Por qué ha mantenido el enunciado principal? ¿Se podría tratar de la firma del emisor? Vaya lío…
  • ¿Podríamos hablar de un receptor múltiple
  • ¿Por qué habrá escogido el marco de ese portal en concreto? ¿Te parece un acierto el soporte? ¿Se habrá servido de otros canales? 
  • ¿Qué ventajas (fortalezas) y qué inconvenientes (debilidades) le ves a declararse de esta manera?

En muchas ocasiones no era necesario este inventario sino un poco de mano izquierda para ir abriendo puertas.

Sí, desde que estoy en Dirección echo en falta, y mucho, la tiza; especialmente estos minutos de interacción que te -nos- ponían las pilas para minutos más tarde continuar con el Complemento Predicativo. ¿Imagináis un mundo -buah chaval…- sin análisis sintáctico…?

En fin.

 

 

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: