Tres Tizas

21 marzo , 2018

Más fuerte que el miedo

Filed under: Blog — Gorka Fernández @ 10:21 am

En docencia como en la vida, el miedo está presente. Miedo a no tener plaza el próximo curso, a no encajar en un equipo docente a priori destartalado, a perder la ilusión, a no conectar con el aula, a caer en la rutina, a la inspección…

En una de las frases que suelo colgar por Instagram destaqué una que aparece en la película Rocky V (quizá la peor de la saga). Balboa motiva a su pupilo diciéndole que el miedo es como el fuego. Si lo controlas, te calentará y te mantendrá vivo, pero si te controla a ti, te quemará y te destruirá“.

Mi personalidad se forjó en los ochenta y la historia de Rocky me acompañó en ese andamiaje, no solo la historia del personaje también la de su guionista y actor principal Sylvester Stallone. Sus inicios no fueron fáciles. Él tenía una visión -no un sueño-: sería un actor de primera. Empezaba desde cero, estaba sin un duro. Por aquel entonces su mujer, Sasha Czach, le recomendaba que dejase de hacer pruebas de cásting y se buscase un trabajo estable. Tenía tanta dificultad económica que no podía dar de comer a su buen amigo Butkus, un perro de la raza bullmastiff. Se deshizo de su mascota por 25 dólares. ¿Cómo te sentirías tú si estuvieses vendiendo a un buen amigo?

A los pocos días fue a ver el combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner. Wepner era un boxeador en las últimas, con 37 años, nunca había ganado nada pero resistió hasta el último asalto, el árbitro por KO técnico dio la victoria a Ali, pero sin duda el ganador moral fue Chuck. Aquel momento inspiró al guionista el personaje de Rocky. Se metió en su cuarto y después de un día sin apenas alimentarse ni dormir, la historia estaba lista. Se dispuso a venderla a productoras, hasta que dio con Irwin Winkler y Robert Chartoff, que vieron el potencial que tenía para una posible película. Le ofrecieron 125.000 dólares, el protagonista lo decidían ellos, ya pensaban en Robert Redford o Ryan O’Neill para el papel principal. El guionista se negó. En una segunda oferta le ofrecieron 350.000 dólares. Stallone siempre se negó, no tenía miedo, él sería quien protagonizaría la película. Ante el ímpetu del creador los productores cedieron y le dieron 35.000 dólares y el papel principal.

¿Qué fue lo primero que hizo cuando tuvo el dinero? Fue a recuperar a su perro, pero el comprador se negó hasta que Stallone le puso 15.000 dólares encima de la mesa. Buen negocio hizo el dueño de la licorería que había comprado a Butkus por 25$.

Sly* (así llaman también a Sylvester Stallone) triunfó con Rocky siendo galardonada con el Óscar a la mejor película en 1977. Se convirtió en un actor de primera.

Mi amigo Enrique Llimona, al que he robado el título de este post, también venció al miedo, lo hizo nadando, en bici y corriendo. Lo explica fantásticamente en esta charla TED que se celebró en Sevilla el pasado 1 de marzo de 2018 y que te recomiendo:

Puede que a estas alturas de la película del curso 2017/2018 el miedo te visite de vez en cuando, estamos en un periodo crítico, es el momento de repetirte una y otra vez que aunque el miedo sea necesario, tú eres más fuerte que él.

Gorka Fernández

*Sly: su traducción del inglés, astuto.

 

Anuncios

6 comentarios »

  1. Compañero, aunque debo confesar que Sylvester Stallone ni es uno de mis actores favoritos ni Rocky una de mis películas de cabecera, tengo que reconocer que me ha gustado mucho la anécdota sobre el actor y la película y, por supuesto, está perfectamente bien traída… ¡Ay, el miedo!: tenemos miedo a los alumnos, a los compañeros, a la jefatura, a la dirección, a la inspección, al gobierno, al ministerio… A la vida, a la muerte, a los de fuera, a los de dentro, a los que hablan, a los que callan, a los que… ¡Hasta Pastora Soler y mi Joaquín Sabina sufrieron un ataque de miedo escénico!
    Seguramente el miedo es necesario -como dices-, pero tenemos que vencerlo, tenemos que superarlo y tenemos que ser más fuertes que él. De aquí a junio me lo apunto en la agenda y lo pongo en práctica hoy, mañana, siempre…
    ¡Muchas gracias por recordárnoslo, amigo mío!

    Comentario por Marcos Cadenato — 21 marzo , 2018 @ 2:03 pm

    • De todas las películas, cuentos, libros que no nos atraen podemos sacar algo en claro. Estar abiertos a nueva perspectivas es necesario, sé que tú lo practicas. Un placer que te haya aportado el post.
      Buena semana santa, amigo.

      Comentario por Gorka Fernández — 27 marzo , 2018 @ 11:12 am

  2. Mieddoooo de volver a los infiernossss… me has recordado a la canción de MClan, ahora conocida por la concursante de OT Amaia. Sin miedo, sin mariposas en el estómago… no sé si seríamos capaces de tirarnos a la piscina.
    Un beso

    Comentario por maru — 21 marzo , 2018 @ 5:34 pm

    • Si utilizamos el miedo como motor, genial. Si nos paraliza malo. No es tiempo para inmovilismos.
      Un beso, Maru.

      Comentario por Gorka Fernández — 27 marzo , 2018 @ 11:14 am

  3. El miedo es un motor también para los cambios, porque, cuando te atreves a superarlo, te haces grande y valiente. Ahí estamos 🙂

    Comentario por @tonisolano — 25 marzo , 2018 @ 8:10 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: