Tres Tizas

30 noviembre , 2016

¡Esos tornillos!

Filed under: Blog — Etiquetas: , — Carlos Diez @ 8:00 am

Crédito de la imagen

Hay tornillos que afianzan las patas (hablar, leer, escribir y escuchar) que sostienen la mesa de la competencia comunicativa. Entre otros, la ortografía, que dota de corrección a los textos escritos, y el vocabulario, que enriquece nuestras posibilidades comprensivas y expresivas.

Desde la llegada de los portátiles al primer ciclo de la secundaria, pido a mis alumnos que creen dos documentos en su GDrive: “Mi vocabulario” y “Mi ortografía“.  En el primero recogemos las palabras desconocidas que nos aparecen en lecturas y otras actividades. Las definimos, indicamos la lectura de la que proceden y añadimos a algunas una imagen ilustrativa y una oración en la que aparece usada (diccionario ilustrado y de uso). En el otro documento -el de ortografía-  recogen las faltas provenientes de sus escritos y otros ejercicios y las colocan en una tabla de tres columnas con los colores del semáforo. Se les proponen variadas tareas para mejorar: la simple copia, hacer frases, retos como construir un texto coherente con el mayor número de palabras en las que han cometido fallos, colorear las letras en las que se han equivocado, páginas de Internet con juegos para practicar, etc. De vez en cuando, se comprueba -el profesor, ellos mismos, algún familiar o compañero- si estas tareas han surtido efecto. Si se ha corregido el error, esa palabra se mueve una columna hacia la izquierda (del rojo al amarillo, del amarillo al verde y del verde a la reserva) y si se persiste en el error, la palabra se mueve una columna hacia la derecha. Y así crean una especie de historial en el que pueden constatar sus progresos y animarse.

Hace unos meses han descubierto –con resonancias cerebrales- que aprender nuevas palabras tiene el mismo efecto que el sexo, activa las mismas zonas cerebrales, el centro del placer. No sé, no sé…; yo no veo que mis alumnos disfruten tanto cuando trabajamos el vocabulario, ni veo en las escuelas de idiomas caras de satisfacción. Tampoco yo sentí nada al aprender el significado de “mariseia”, término que usan en Brasil para referirse al olor a agua marina y que ha adoptado una editorial especializada en publicar libros brasileños, con títulos tan preciosos como “Yo podría recibir las peores noticias de tus lindos labios”, de Marcal Aquino.

Carlos Díez

6 comentarios »

  1. Hola,
    Como siempre compartiendo grandes ideas para llevar al aula.
    Me has dejado con la intriga, ya que no me funciona el enlace a Marcal Aquino, pero sí señor, con títulos tan sugerentes, es más divertido aprender.

    Comentario por Maru — 30 noviembre , 2016 @ 7:33 pm

    • Es una pena que no te se abra, pero, bueno, son solo las 16 primeras páginas para abrir el apetito.

      Comentario por Carlos Diezc — 6 diciembre , 2016 @ 8:44 am

  2. Pues tampoco yo lo tengo claro, amigo Carlos, porque entre el sexo, el chocolate y aprender una palabra nueva, no tengo ninguna duda: yo también me quedo con el nuevo vocabulario, -¡ay, el léxico nuevo!- va usted a comparar… ¡Sí, claro, a mí también me falta un tornillo…!
    Me apunto lo de Mi vocabulario y Mi ortografía y, mientras disfruto como un niño, prometo insistir en lo del sexo y el chocolate…🙂

    Comentario por Marcos Cadenato — 30 noviembre , 2016 @ 10:02 pm

  3. Carlos, al leer el título, he hecho cábalas sobre lo que ibas a contar. No he acertado, lo cual significa o que yo no tengo los tornillos bien atornillados (comprensión, inferencia…) o que vuesamerced usa las palabras con el arte suficiente para extrañar al lector. Yo sí siento placer cuando me introduzco en el diccionario y descubro joyas que desconocía, pero de ahí a decir que es un placer semejante al sexo… pues no. Hay placeres lingüísticos y placeres linguales. La lengua los distingue perfectamente. Y yo también😉

    Comentario por lenguablog / Lu — 1 diciembre , 2016 @ 8:47 pm

    • Pero si el diccionario es etimológico, seguro que se surgen dudas. Y no me digas que tus actividades en torno a las legumbres no configuran una especie de kamasutra léxico.

      Comentario por Carlos Diezc — 6 diciembre , 2016 @ 8:49 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: