Tres Tizas

15 febrero , 2016

#movil_izados

Filed under: Original y copia — Etiquetas: — Aster Navas @ 11:46 am

2014-08-30_1409430405

@asternavas

Piensa en esto: cuando te regalan un móvil te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el móvil, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es -fíjate-  Samsung o Blackberry o Iphone te dicen; no te regalan solamente ese menudo trasto que llevarás siempre contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo. Te regalan la necesidad de recargar su batería todos los días, la obligación de enchufarlo para que siga siendo un móvil; te regalan la obsesión de atender a las llamadas, a los whattsaps, a los tuits, a los likes y dislikes, a followers y unfollowers, a los correos…

2014-08-13_1407950664

@asternavas

Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que un virus lo bloquee irremediablemente, de olvidar el patrón, el pin y el poc, de que se te caiga al suelo y haga crac, de que se precipite al agua y haga plof, de que se agoten los datos, la tarjeta SD… Te regalan la tendencia de comparar tu móvil con los demás móviles; tu contrato con otros contratos… tus gigas… Te regalan el doble check y el check azul… No te regalan un móvil, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del móvil.

elmovilyotrasprotesis

 #elmovilyotrasprotesis #bakoitzabereburbuiluan #movi_lizados #lamultitudsolitaria

 

Original: Historias de cronopios y de famas, Julio Cortázar.

Ediciones Minotauro. Argentina, 1979

 Aster Navas

1 febrero , 2016

Neuroeducación: la reforma necesaria

Filed under: Blog — Carlos Diez @ 8:00 am

gif simpson

En las últimas décadas los avances en el conocimiento del cerebro -debidos, en parte, a la tecnología- han propiciado el surgimiento de disciplinas en las que es posible aplicar estos descubrimientos: neurobiología, neuroética, neuroeconomía, neuromoda, ¡hasta neuromarketing! (sí, las agencias de publicidad saben desde hace tiempo cómo influir en nuestros cerebros para que compremos más). Entre ellas, la neuroeducación (neurodidáctica o neuropedagogía), que comenzó estudiando en un principio cómo diagnosticar y tratar los trastornos del aprendizaje (dislexia, dislalia, autismo, defectos de atención, etc.) para pasar a estudiar cómo mejorar el aprendizaje y la enseñanza en general; en definitiva, la educación.

neuroeducación

Crédito de la imagen

Hace unos seis años en un post de este mismo blog, Lecturas para aprender a enseñar, desaconsejaba la lectura del libro Neurociencia y educación, de Tomás Ortiz, porque me había defraudado por las -tal vez, exageradas- expectativas que había depositado en él. Hoy, sin embargo, en esta entrada recomiendo dos libros de dos neurocientíficos: Incógnito, la vida secreta del cerebro, de David Eagleman, y Neuroeducación, de Francisco de Mora. El primero nos invita con interesantes ejemplos a reflexionar sobre la percepción, la consciencia, la voluntad, el libre albedrío, la responsabilidad… de una manera clara y amena, tal y como lo hace en sus intervenciones públicas. Del segundo ofrezco algunos párrafos de la introducción y del último capítulo con el fin de despertar vuestro interés por su lectura. Relacionado con este último libro, también recomiendo la lectura del artículo de Joselu @olahjl  “La llegada de la Neuroeducación“, escrito hace unos meses en su blog Profesor en la Secundaria.

Ya hay universidades que ofertan cursos de postgrado en ciencias neurocognitivas y educación. Creo, por tanto, que es hora de plantearse la preparación de profesores para incorporar la figura del neuroeducador en los centros educativos o en los centros de formación de profesores, con las tareas de informar, promover y ayudar a poner en práctica las metodologías y procesos más eficaces (siempre según investigaciones y fuentes fiables, pues uno de los riesgos de la neuroeducación es que bajo su paraguas se cobijan a veces afirmaciones, experiencias y agrupaciones acientíficas). O, mejor aún, que esos profesores formados abrieran sus aulas al resto de profesores para mostrar en vivo y en dirtecto esas mejoras (los debates, las presentaciones de diapositivas y las charlas explicativas podrían venir después). Ah, y que en la próxima reforma educativa -¡a ver cuántas me quedan por vivir!- se tengan en cuenta estos progresos.

La Wikipedia en su entrada sobre Neuroeducación acaba con las siguientes palabras: “La exploración de este campo apasionante apenas ha comenzado, pero ya promete resultados que transformarán muchas ideas y prácticas educativas“. Amén. Espabilemos, los publicistas nos sacan ventaja…

Pero, ¡cuidado!, estos avances tendrían que pasar también por un filtro ético antes de aplicarse en las aulas (“no todo lo que puede hacerse debe hacerse“), ya que no solo enseñamos conocimientos, sino que educamos en valores.

 


 

Algunos bocados para despertar el apetito:

Carlos Díez

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: