Tres Tizas

28 mayo , 2013

De lo que fizo el Marqués de Montoro con su fazienda.

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , — Aster Navas @ 8:00 am

En este cuento todo es mentira salvo algunas cosas: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia o fruto de la imaginación de los lectores.

Ya saben ustedes cómo son los lectores…

Otra vez hablaba el Conde Lucanor con Patronio de aquesta manera.

– Es el caso, amado consejero, que ha sido aqueste un año de vacas flacas y a punto estoy de tirar de tijera de donde fuera menester pues justas andan las arcas y hasta vuestros honorarios, querido ayo, corren peligro.

– ¡Glup…! Señor Conde -dijo Patronio temiéndose un ere- antes de tomar decisión tan delicada quizá debiérais saber lo que le ocurrió al Marques de Montoro.

Mr-burns-1-

Crédito de la imagen

El Conde preguntó qué le había sucedido mientras improvisaba mentalmente desafortunadas rimas (un poco de decoro, tesoro…) con tan sonoro (al loro…) apellido, preocupado ya por la moraleja con que debería finalizar el cuento.

– Correspondióle a aqueste señor un feudo en una situación que juzgó difícil y de la que resolvió salir recortando en prebendas, ferias y fiestas patronales amén de ahogando con impuestos, gabelas y aranceles a sus súbditos. Él mismo, para dar ejemplo, redujo de ciento veintidós a ciento veintinueve el número de cortesanos, prescindió de tres de los cinco bufones, de tres de los tres bibliotecarios, de uno de los nueve sumilleres, dejó sin centinela siete de las cinco almenas, convirtió la caballería en infantería ligera,  y se comprometió a  salir de picos pardos única y exclusivamente los cuatro últimos sábados de cada mes, salvo si aquestos cayeran en Cuaresma, en cuyo caso los recuperaría en diferido.

La quiebra del curtidor provocó la del alfarero; la de aqueste, la del molinero; la de aqueste echó al monte al panadero; acá y acullá se extendió la ruina. Aquesta forma de proceder sumió a sus siervos en la pobreza y soliviantólos; empujólos a probar fortuna en otros reinos; hizo huir hacia destinos más rentables a las caravanas de comerciantes (coméos antes los guisantes, tunantes…);  sumió al castillo en la tristeza y el desgobierno y lo dejó inerme.

Aprovechó aqueste despropósito el duque de Madina (le vinieron entonces al Conde a la cabeza pamplina, medicina, sobrina, gorrina y -aquí sonrojóse- empina) que apenas encontró resistencia cuando tomó con sus huestes la fortaleza y colgó  su pendón en la torre del Homenaje (guaje… cuida ese lenguaje, malaje…)

Vos, señor Conde, abrid y adecentad caminos, construid puentes, molinos, hospitales; comprad -y leed- libros; aligerad la muralla de aduanas; aseguraos de que nunca falten en la plaza juglares ni perroflautas; de que aquesta villa esté en la ruta de la farándula y del circo. Velad noche y día por la seguridad de los vuestros y no escatiméis en cuidarlos, educarlos y protegerlos porque así también se protegerá vuesa merced (corred, pardiez, corred…)

El Conde Lucanor siguió aqueste consejo, obró en consecuencia y como fuele bien mandó ponerlo en aquesta bitácora y resumiólo finalmente en aquestos prudentes versos (que no le hacen -ninguna- justicia):

Quien mucho la bolsa cuida,

su riqueza dilapida.

Nuevos cuentos del Conde Lucanor

Aster Navas

8 comentarios »

  1. ¡Gran ejercicio estilístico y de crítica social! Para que luego digan que los clásicos no sirven para nada. ¡Increible!

    Comentario por Maru — 28 mayo , 2013 @ 9:37 am

  2. Excelente, Aster. Actual -periodísticamente muy atractivo-, literario, dignísima imitatio y qué más quieres que te diga: ¡me encanta! Gracias por compartirlo y gracias por la idea: quizá en alguna clase encuentre algún Don Juan Manuel dispuesto a colaborar en los Nuevos cuentos del Conde Lucanor. ¡Muchas gracias, compañero!

    Comentario por Marcos Cadenato (@mcadenato) — 28 mayo , 2013 @ 9:31 pm

  3. Es más que probable que ni Montoro ni sus secuaces no conozcan los sabios consejos de Patronio (estos y aquellos que escribiera Don Juan Manuel). Como quiera que el señor ministro, ni escucha ni atiende a razones, me lo imagino como al personaje de otro cuento, cruzando el río y ahogándose por no querer soltar su cartera.

    Comentario por lenguablog Lu — 30 mayo , 2013 @ 1:47 pm

  4. Maru, Marcos, Lu: muchísimas gracias.
    A ver si alguien escucha a este Don Juan Manuel indignado.
    Un abrazo

    Comentario por Aster Navas — 31 mayo , 2013 @ 8:01 pm

  5. ¿Por qué será que me resulta conocido? Muy divertido y conseguido.

    Comentario por Blogge@ndo Seminario — 5 junio , 2013 @ 10:18 pm

  6. Pura coincidencia, chicas.
    Un abrazo.

    Comentario por Aster Navas — 6 junio , 2013 @ 9:44 am

  7. Enhorabuena por el clásico redivivo. Todo parecido con la realidad es pura ilusión, sin duda. Dicen que Don Juan Manuel se proclamaba lego en sus obras, para compartir la ignorancia de su público por cortesía pedagógica, aunque en realidad era un sabio de conocimientos enciclopédicos. Siglos más tardes, se volvieron las tornas y nos gobiernan ignorantes que se dan ínfulas de sabios… o, tempora, o mores!

    Comentario por Toni Solano (@tonisolano) — 7 junio , 2013 @ 6:02 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: