Tres Tizas

19 marzo , 2013

Buscando el equilibrio

Filed under: Blog, Te cedo la palabra — Etiquetas: — Carlos Diez @ 4:39 pm

Itziar López, profesora de lengua del instituto Uribe-Kosta -compañera de Mari Cruz Colmenero y Ricardo Ibarra, entre otros-, me ha pedido que hable bien de ella en esta presentación, más que nada para que los comentaristas se corten un poco a la hora de despellejarla. Lo siento, pero no acepto chantajes. Por lo tanto, hoy me atrevo a presentar a una profesora que reconoce que todavía le quedan muchas cosas por aprender, una profesora que no se deja deslumbrar por las últimas novedades y que, con la excusa de la búsqueda de un supuesto equilibrio, persiste en supeditar dichas novedades a no sé qué objetivos y contenidos. Hasta es posible que use la tiza y su propia voz. Es toda vuestra. Un placer, Itziar.

Crédito de la imagen

Evitaré aquí incurrir en tópicos, por lo que no comenzaré este post dándole las gracias a Carlos por haberme brindado la oportunidad de dirigirme a un público al que, sinceramente, no merezco. En realidad, todavía no sé muy bien qué puedo aportar yo a este blog por el que han desfilado personas tan interesantes, avaladas por una larga trayectoria profesional dentro del mundo de las TIC. Por este motivo, quiero pedir perdón de antemano a todos aquellos que se encuentren leyendo estas líneas y estén pensando –quizás– que Carlos se ha equivocado al cederme este espacio. En su defensa diré que me conoce desde hace tan solo unas semanas, y en mi defensa alegaré que me he resistido hasta el final. No sé si con esto será suficiente.

A lo largo de la vida nuestros caminos se cruzan con personas que pasan de largo, con prisa, sin ni siquiera rozarnos, sin dedicarnos una sola mirada… Pero, afortunadamente, nuestra vida también está salpicada de encuentros que dejan su huella y que contribuyen a que no nos sintamos tan invisibles ni tan solos. A veces esos encuentros sirven incluso para que nos detengamos a reflexionar, para que exploremos nuevas vías y busquemos otros caminos distintos a aquellos por los que hemos transitado hasta ese momento. Y eso es precisamente lo que me ocurrió a mí con un compañero de trabajo, con la persona que me introdujo con mucha paciencia en el mundo de las TIC e hizo que me cuestionara seriamente por primera vez en la vida mi enfoque a la hora de impartir clases. Y eso es algo por lo que siempre le estaré agradecida.

Este encuentro inesperado del que estoy hablando se produjo en septiembre de 2009, cuando aterricé por primera vez en el IES Uribe-Kosta BHI de Plentzia (Bizkaia), justo en el preciso instante en que el centro ya había  iniciado el despegue con Google Apps. Y yo me propuse coger al vuelo aquel avión antes de que se fundiera con las nubes y lo perdiera para siempre. Pero, a veces, a pesar de nuestros deseos o nuestras buenas intenciones, si no contamos con la ayuda de alguien, no hay brújula ni GPS que consiga llevarnos a buen puerto. Y, en este caso, yo sí tuve a alguien que me ayudó. Porque allí estaba Ricardo Ibarra, profesor del instituto de Plentzia y “Googleadicto” –como él mismo se autodefine–. Él me enseñó a manejar Google Drive, a moverme dentro de las tripas de un site, a navegar con Google Maps… E incluso me reveló cómo gestionar una cuenta de correo de Google porque, lo confieso públicamente, antes empleaba otra plataforma distinta a Google para mi correo personal.  “¿Qué estás haciendo todavía con el enemigo?” – me preguntaba Ricardo cada vez que pasaba por la sala de profesores y me sorprendía consultando los e-mails en mi antigua cuenta de correo–. Que era, en definitiva, una manera muy sutil de decirme: “Ya-es-hora-de-que-abandones-eso-de-una-vez”. Bueno, a decir verdad, quien conoce a Ricardo sabe de sobra que, cuando se enfada, no es difícil que entre “una” y “vez” introduzca otra palabra que no reproduciré aquí porque no me parece el lugar apropiado para ello.

Desde aquel día he ido avanzando poco a poco, tropezándome en ocasiones, enfadándome conmigo misma muchas veces porque no me salían las cosas como yo quería…  Pero esos contratiempos hay que aceptarlos como parte del propio proceso de aprendizaje. Y seguir adelante. A pesar de todo, y por encima de todo.

No obstante, reconozco que todavía me queda mucho por aprender. Que todavía me aferro bastante más de lo que debiera a la manera tradicional de dar clases, quizás llevada por un miedo inconsciente a perderme en todo ese laberinto de las TIC y olvidar con ello la verdadera esencia de la enseñanza: compartir conocimientos y educar. Porque tampoco puedo olvidar que las personas de mi generación recibimos otra educación distinta: nuestros profesores no tenían ordenador en el aula ni disponían de todos los medios que ahora están a nuestro alcance, pero, a pesar de eso, a pesar de no contar con más recursos que una tiza y su propia voz, supieron transmitirnos sus conocimientos, despertaron nuestra vocación y nos convirtieron en lo que ahora somos: profesores. Es cierto que eran otros tiempos y que ahora las TIC están ahí y no podemos darles la espalda, pero yo invitaría a todo el mundo a buscar un equilibrio. Porque, evidentemente, no podemos permitir que nuestra labor docente se limite a impartir –al igual que ocurría en el pasado– unas sesiones magistrales en las que únicamente habla el profesor y los alumnos se limitan a escuchar (aunque mucho logro sería éste, teniendo en cuenta los tiempos que corren para la docencia); pero, de la misma manera, deberíamos evitar también que nuestras clases se conviertan en un mero despliegue de recursos informáticos, deslumbrantes y llamativos en ocasiones, cuanto más novedosos mejor, que apenas logran disimular la ausencia de contenidos. En definitiva: mucho fuego de artificio y poca esencia. Busquemos el equilibrio. Es difícil, pero creo que merece la pena intentarlo.

12 marzo , 2013

What about you?

Filed under: Lo hemos probado — Etiquetas: , , — Aster Navas @ 8:00 am

JUANITO

Hace unos posts, nuestro compañero Carlos nos acercaba una secuencia didáctica en torno al videocurrículum. Resulta cada día más evidente que las nuevas tecnologías han alterado profundamente la forma de mostrarnos, de encontrarnos, de buscarnos, de perdernos y de imaginarnos. (more…)

5 marzo , 2013

El PLEincipito

Filed under: Blog — Gorka Fernández @ 2:26 pm

Los integrantes de Tres Tizas participamos en varias acciones formativas, este año y por segunda vez hemos formado parte del profesorado del Máster en Educación Secundaria en la Universidad de Deusto. En mi caso este curso tuve el placer de ser el primer tresticero en exponer, fue en octubre. Presentaba el PLE (Entorno Personal de Aprendizaje) a un alumnado que en breve estará en el aula asumiendo el rol de profesor. Mi objetivo era presentar un modelo de aprendizaje a lo largo de la vida que sea complementario e incluso que contenga la formación universitaria y formal.

Diseñé una sesión con mucha práctica y esperaba que ellos tuviesen ordenadores y conexión con los que poder construir la base de su PLE. Salvo dos nadie tenía acceso a la red con lo que las cinco horas se intuían menos dinámicas. No fue así del todo, ya que la primera parte de la tarde sí fue magistral y  unidireccional pero la segunda estuvo llena de debate. Entonces se empezaron a desmontar mitos y salieron a la palestra actitudes generalizadas en ellos, propias de los mejores lurkers. Esos miedos y desconfianzas que bloquean a una persona a sumergirse en la red sin complejos, fueron expuestos.
Comenté con un compañero de la red la situación y me dijo que ese tipo de charlas deben ser eso: desmitificación y “evangelización”.
En una sesión de cinco horas en la que tienes que hablar mucho más de lo que habías pensado, a veces te comportas de una forma políticamente incorrecta y sueltas perlas que no estaban en el guion. Yo llegué a confesarles que, al igual que ellos, había realizado ese máster y que podía asegurar que mi inmersión en la red aprendiendo, me había aportado más conocimentos que el propio Máster. “Te creemos” apuntó Juan en la primera fila. Maticé.
.
Existe un movimiento llamado “off the gird” que sostiene la necesidad de desconectarse de la red eléctrica. En EE.UU. hoy por hoy un millón de personas (sobre una población de 300 millones) ha optado por este estilo de vida siguiendo los pasos de Thoreau. Respeto su opción. Últimamente muchas personas se están desenchufando de la red, respetable y comprensible en parte. Pero… Lo importante es que un día estuvieron dentro y tras saturación o desencanto decidieron dejarlo, para ello primero hay que dar el paso, eso es lo que intenté que entendieran estos alumnos, les animé a conectarse, a compartir, reflexionar y aprender en red… Ya habrá tiempo de desenchufarse si se da el caso.
.

.

.

.

Aquí dejo la presentación que utilicé, en ella quise combinar el concepto PLE, el aprendizaje a lo largo de la vida y los libros, citando uno en especial “El Principito“. Lo considero el libro más “metaforable” que existe. En su día asistí a un congreso de cuidados paliativos y un pediatra lo utilizó para hablar sobre el cáncer infantil. Cuando planifiqué la charla, hice una relectura (¿cuántas llevaré?). Capté en seguida el paralelismo entre el aprendizaje del personaje durante su viaje por su universo con el de una persona que construye su PLE.
Lo reconozco, últimamente estoy un poco off the gird.
Desconéctate si lo necesitas pero si durante un tiempo has estado conectado en corriente alterna…  Seguro que algún día volverás.
Eso sí, olvídate de la corriente continua.
Gorka Fernández

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: