Tres Tizas

29 enero , 2013

Un decálogo como otro cualquiera

Filed under: Blog, Como la vida misma — Gorka Fernández @ 8:48 am

Este domingo pasado aprendí una lección más y no será la última “nunca des por supuesto nada, antes de que termine el partido“.

No suelo hacer apuestas deportivas, pero es que este domingo lo tenía tan claro… En Sevilla se jugó la primera fase del campeonato mundial de balonmano y entre los equipos del grupo que jugaban aquí estaba Dinamarca, los vi en directo en dos ocasiones. Qué lujo. Su potencia de juego y equilibrio entre los jugadores me maravilló. He jugado como portero veinte temporadas a este deporte y creo tener cierto criterio para evaluar el juego de un equipo. Tenía claro que España caería contra Dinamarca en la final jugada anteayer y por eso aposté por los vikingos. No iba a ganar mucho ya que la apuesta estaba a 1,85, por 2,25 la de los hispanos. Sin embargo, contra pronóstico España ganó y por mucho. Sus jugadores saltaron al campo sin pensar que el partido estaba perdido o que el hecho de haber llegado hasta la final era suficiente. Arrollaron a la actual campeona de Europa, que no había perdido un solo partido en todo el campeonato.

En muchas ocasiones muchos profesionales de la Educación nos enfrentamos a un aula con esa nefasta idea de “este partido esta perdido antes de empezar”. Nos equivocamos. Nuestro bagaje, nuestras vivencias y nuestros partidos o temporadas pasadas (aunque sean pocas) nos amparan. Da igual que nos hayan pasado unos informes en los que describen la clase como un infierno; da igual que incluso nos hayan dicho que varios de los alumnos están cumpliendo medidas judiciales; incluso da igual que sepamos que al profesor del año pasado le tiraron una silla; da igual. Debe dar igual. Hay que salir a jugar el partido y a ganarlo.

Los alumnos como los jugadores de balonmano huelen el miedo, anteayer los Entrerrios, Aginagalde o Rocas olieron el miedo que tenían los Hansen, Markusen o Eggert y se los comieron, a pesar de que nadie incluidas casas de apuestas, creía en ellos.

Un amigo hace poco ha vuelto al aula y lo está pasando mal. Me gustaría publicar aquí un post redactado hace mucho tiempo que nunca llegué a postear.

Espero que le sirva a él y las personas que pasáis por aquí.

“Piensa bien lo que haces Papá; porque cuando he roto el jarrón estaba borracho y, además, sé quién eres y dónde vives”

Crédito de la viñeta: Ricardo y Nacho

Cuando trabajaba con adolescentes en un CIP (actuales PCPIs) había un decálogo implícito en mi forma de actuar… Equivocado o no, me resultó útil. Aquí lo comparto:

Decálogo para trabajar con adolescentes CON o SIN flictivos

1. Mírale a los ojos, sin hacerlo por encima de su hombro.
.
2. No utilices la ironía. A veces no la entienden, con lo que estarás utilizando tu poder desmesuradamente.
.
3. El que más grita, más te necesita. No levantes la voz. Aunque ellos lo hagan. Anticipa las consecuencias de tus medidas correctoras. Nunca les levantes un castigo, incluso aunque creas estar equivocado. No hay vuelta atrás. Haz como ese arbitro que se ha dado cuenta de que ha errado al pitar un penalti y que luego lo compensa con otro al equipo contrario.
.
4. Utiliza el sentido del humor. Aplica la firmeza y cercanía. “Dale lo que necesita y le conviene, no lo que pide”.
.
5. Mejor que no sepa mucho sobre ti, por lo menos hasta Navidad. Seriedad hasta entonces.
.
6. No le llames por su mote, confianzas las mínimas (ver punto 5). Ni mucho menos, les insultes (hay quien lo hace).
.
7. Interioriza la máxima: “La verdadera autoridad ante el grupo, no es la que a uno le otorgan, ni ejerce; sino la que realmente merece.”
.
8. Recuerda que esto es un trayecto de largo recorrido, no busques efectos a corto plazo. Llegarán.
.
9. Están el proceso de crecimiento: “De la endeble parcela de la adolescencia y juventud no exijas frutos de adultez y madurez”.
.
10. Conoce a su padre, y sobre todo a su madre (seguro que sabe algo más del día a día de su hijo). Si no tienes el placer de conocerlos; contacta con ellos por teléfono. Conociendo a sus padres, entenderás muchas de las reacciones del hijo.
.
Y como dicen en teatro, antes de salir a escena “¡mucha mierda!”
.
Fuentes: experiencia personal y artículo Tutoría educativa.
.
Gorka Fernández

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: