Tres Tizas

21 marzo , 2012

Jorge Wagensberg… ¿de ciencias o letras?

Filed under: Blog — Etiquetas: , — Carlos Diez @ 8:00 am

Crédito de la imagen

Hace unos cuantos post mi compañero Aster mostraba en La belleza de lo simple un ejemplo de curiosa interdisciplinariedad entre magia y literatura. Tan grata como ver en los institutos a mis compañeros de ciencias con novelas bajo el brazo. Y tan rara como ver a profes de humanidades -¡dichosas fronteras!- leyendo libros científicos; tal vez no sean la lectura apropiada para los recreos…

Cuando en clase uso textos expositivos y argumentativos, procuro con cierta frecuencia que traten temas científicos atractivos que sirvan para despertar su curiosidad y fomentar su interés por la ciencia, para integrar la competencia científica desde la asignatura de lengua y para colaborar en su alfabetización científica (fundamental para comprender el mundo y poder mejorarlo).

Voy a desvelar y recomendar uno de mis peldaños en la adquisición de cierta competencia científica, el único autor científico del que tengo más de tres libros en mi biblioteca y del que he leído más de dos veces un mismo libro:

Jorge Wagensberg (Barcelona, 1948) es doctor en Física y profesor de Teoría de los Procesos Irreversibles en la Universidad de Barcelona. Además de investigar y divulgar ciencia, es un dinámico estimulador del debate de ideas, lo que le ha valido, entre otros, el premio Nacional de Pensamiento y Cultura Científicos en Cataluña. Es director de la colección Metatemas, y responsable del área de Ciencia y Medio Ambiente de la Obra Social de “la Caixa”, después de haber sido el director de Cosmocaixa, el museo de la ciencia de la misma institución. Es autor de una decena de libros y múltiples trabajos de investigación sobre termodinámica, matemáticas, biofísica, microbiología, paleontología, entomología, museología científica y filosofía de la ciencia. (De la solapa de sus libros)

Creo que es mejor presentación decir de él que, cuando dirigía CosmoCaixa, el museo de la ciencia de Barcelona, creó el lema “Prohibido no tocar”. Experto en fabricar pensamientos de una frase, frases que encierran un pensamiento. De dos de sus obras (tituladas Si la naturaleza es la respuesta, ¿cuál era la pregunta? y A más cómo, menos por qué) he seleccionado y agrupado algunos de sus comprimidos, concentrados, cápsulas, pequeñas perlas, aforismos, hiperbreves, golosinas… que hay que paladear y diluir lentamente. Los ofrezco sazonados con algunas reflexiones del mismo autor, entresacadas de una entrevista que concedió a Antonio Lozano para la revista Queleer en verano del 2007. Tratan sobre el conocimiento y la enseñanza, que estructura en dos fases: el estímulo y la conversación, o mejor, el estímulo para la conversación, o sea, aprendizaje dialógico:

1º Estimular. Lo primero es aguijonear la curiosidad (el más apreciado de los estímulos para el conocimiento), por eso las escuelas deberían sacar a los niños de la clase. Los mejores estímulos se hallan en la realidad y el aula es lo contradictorio de ella: está encajonada, hay que huir. (…)

  • El pulmón necesita aire, el corazón sangre, la boca saliva, el cerebro cambio.
  • El aburrimiento es por desnutrición de cambio.
  • Se puede nutrir la mente de cambio de dos modos: el modo «tipo cine» (inmóvil en un entorno móvil) o el modo «tipo viaje» (móvil por un entorno inmóvil).
  • Los organismos inmóviles o a la deriva no tienen cerebro… ni lo necesitan.
  • El gozo de la mente está en la predicción (un poco antes) y la sorpresa (un poco después) de alguna clase de cambio.
  • El aburrimiento es un estado mental comparable al fastidio que produce la música cerca de dos situaciones extremas: cuando la mente anticipa demasiado (una melodía de una sola nota) o cuando anticipa demasiado poco (una melodía aleatoria).
  • La pedagogía acaso sólo sea, y es mucho, una cuestión de estímulos.
  • Enseñar consiste en proveer estímulos a favor de alguna forma de conversación.

2º Conversar. Cuantas más experiencias comunes tengan los escolares, más base tendrán para el siguiente paso, que es la conversación. (…)  ¿Por qué no establecer la conversación como una asignatura? (…) Algún día admitiremos que lo único que vale la pena hacer en la escuela primaria es conversar en varios idiomas.

  • Todo lo que hace falta para ejercitarse con el conocimiento está en la conversación.
  • Conversación: hablar después de escuchar con alguien que escucha antes de hablar.
  • El conocimiento es una complejidad empaquetada para atravesar la realidad que media entre dos mentes.
  • El conocimiento es la forma que necesita adoptar una idea para pasar de una mente a otra.
  • Conversar es el mejor entrenamiento que puede tener un ser humano para navegar por la incertidumbre.
  • Conversar es el mejor entrenamiento que puede tener un ser humano para ser un ser humano.
  • Investigar es conversar, enseñar es conversar, aprender es conversar, experimentar es conversar, reflexionar es conversar.
  • A menos conversación más conservación.
  • Conversar es una buena idea porque, en general, no ignoramos lo mismo.
  • Intercambio de ideas: un individuo es para la reflexión, dos individuos son para la conversación, unos diez son para la tertulia y unos cien son para la conferencia.
  • La conferencia (unos cien) favorece la tertulia (unos diez).
  • La tertulia (unos diez) favorece la conversación (dos).
  • La conversación (dos) favorece la reflexión (uno).

Y si os habéis quedado con ganas, un extra sobre tecnologías y reuniones… ¿necesito decir más?

  • El mal uso de una nueva tecnología no es un argumento contra su buen uso.
  • El mal uso creativo de una nueva tecnología es inconfundible: se trabaja menos, pero se trabaja con las mismas o con menos ideas.
  • El buen uso creativo de una nueva tecnología es inconfundible: quizá no se trabaje menos, pero se trabaja con más ideas.
  • Si nada más empezar una reunión de más diez personas, todavía no ha sonreído nadie, toma nota mental de la salida más próxima. La crítica será difícil.
  • Si al poco rato de empezar una reunión descubres que las afirmaciones son inmunes a lo que pueda suceder en la realidad, sea cual sea la realidad, empieza a deslizarte hacia la puerta. La crítica será imposible.
  • Si en algún momento de una reunión alguien te susurra al oído «genios ancestrales ya han pensado por ti todo lo pensable», huye sin mirar atrás. No cuentan contigo.
Otras recomendaciones. Tres libros: “La historia más bella del mundo“, de Hubert REEVES, Jöel DE ROSNAY Yves COPPENS y Dominique SIMONNET; “El enigma cuántico“, de ROSENBLUM y KUTTNER; “Una breve historia de casi todo“, de Bill BRYSON. Uno para los más jóvenes: “La puerta de los tres cerrojos”, de Sonia Fernández-Vidal. Y un par de artículos: “Una docena de libros de divulgación científica imprescindibles” y “Cómo fomentar el interés por la ciencia en los escolares”, escrito por Marta VÁZQUEZ-REINA y publicado en la revista Eroski Consumer. En él se menciona a la plataforma ENCIENDE (Enseñanza de las Ciencias en la Didáctica Escolar)  lugar de encuentro de la comunidad educativa y la científica para trabajar de forma conjunta en la difusión de la ciencia en la sociedad. (¡Son buenos estos de ciencias poniendo nombres!).

PS. Una última perla que enlaza con el comienzo del artículo: En más de tres siglos de ciencia todo ha cambiado excepto tal vez una cosa: el amor por lo simple.

Carlos Díez

16 comentarios »

  1. Gracias, Carlos, por descubrirnos a Jorge Wagensberg -yo no lo conocía- y por compartir todas estas perlas del pensamiento porque, con cada una de ellas, puedes estar reflexionando un buen rato… Lástima que nuestro vecino Juan Manuel de Prada no lo conozca porque si no en su último artículo Escuela 2.0 no hubiese escrito esto: “la concentración que se requiere para las funciones intelectivas se distrae y desparrama en funciones colaterales de manejo de artilugios“. El ABC no me permite su enlace…. ¡Qué pena de hombre y qué pena de artículo! En fin, una viceconsejería rápida para el Sr. de Prada, Don Juan Manuel, y que se distraiga con otros devaneos…
    Pero volviendo a nuestro amigo Wagensberg, me quedo con estas ideas porque me parecen casi casi de libro de cabecera:
    Intercambio de ideas: un individuo es para la reflexión, dos individuos son para la conversación, unos diez son para la tertulia y unos cien son para la conferencia. La conferencia (unos cien) favorece la tertulia (unos diez). La tertulia (unos diez) favorece la conversación (dos). La conversación (dos) favorece la reflexión (uno)“.
    En este caso, no hay ninguna duda, me quedo con las Ciencias (Jorge Wagensberg) y a las Letras (Juan Manuel de Prada) que les den…

    Comentario por Marcos Cadenato — 21 marzo , 2012 @ 10:50 am

    • Pena de hombre, sí señor. Lástima que se malograra, ¡con lo que prometía su novela “Las máscaras del héroe”!, ¡con lo que disfruté leyéndola! (todos tenemos un pasado):

      Resultó que una de esas noches en que el bochorno y la inminencia de la pubertad no me dejaban conciliar el sueño, bajé a la capilla del seminario, por ver si el recogimiento de la oración me aquietaba los sofocos del espíritu; cuál no sería mi perplejidad al descubrir en la penumbra del altar a este padre Lorenzo de mis pecados, arrodillado ante una figura de la Virgen que allí se venera, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Victoria, figura que, según cuenta la leyenda, había sido modelada por los ángeles en los talleres del cielo (porque en el cielo también hay ángeles imagineros, y aun imaginarios) y donada milagrosamente a los Reyes Católicos, en una de sus visitas a la ciudad de Málaga. Ahora bien, no se crea usted que el noctámbulo jesuita se había arrodillado por venerar la imagen, no señor; lo que hacía el muy bellaco, según comprobé enseguida, tan pronto como mis ojos se acostumbraron a la exigua luz del sagrario, era despojada de sus vestiduras y sustituidas por otras más mundanas y propias de barragana que de Madre de Dios, puesto que incluían camisas y corsés y enaguas de batista, con encajes y lazos de la más refinada coquetería. Y parecía sentir, a juzgar por el embeleso y la trémula morosidad que empleaba al vestir el maniquí sagrado, que la Virgen no tuviese las piernas separadas, para haberla podido pertrechar con medias de seda. Delatada mi presencia por los crujidos de la madera, don Lorenzo se escabulló en la sacristía, dejando en la estacada a Nuestra Señora de la Victoria con tan sacrílego atuendo. Yo mismo me encargué de deshacer el desaguisado, antes de que tocaran a maitines, y acordé con el depravado jesuita una respetable cantidad de beneficios académicos y materiales a cambio de mi reserva. Si ahora traigo a colación este nefando episodio con tanta minuciosidad no es -créame- por regodearme en la descripción de las debilidades y pecados ajenos, sino por justificar esa aversión que profeso al clero (o, mejor dicho, a cierto clero, pues también me he tropezado con varones caritativos y temerosos de Dios entre los pertenecientes a este gremio…

      Comentario por Carlos Diez — 22 marzo , 2012 @ 11:10 am

  2. Yo tampoco conocía a Jorge Wagensberg y me parece fascinante todo lo que dice, vamos casi tan obvio que no sé porque no lo había descubierto antes. Puro pensamiento deductivo, pura lógica.
    Gracias por presentármelo.
    MARU

    Comentario por maru — 21 marzo , 2012 @ 5:23 pm

  3. Esta mañana a las 8:28 he escrito: “Cuantas buenas ideas en tan pocas líneas que provocan múltiples reflexiones en mi primera lectura del día. Volveré a leer tu entrada más avanzado el día y la pasaré a los de ciencias”.
    A esas horas de la mañana no me he dado cuenta que lo estaba escribiendo como contestación al correo que recibo cada vez que Tres Tizas publica algo y no en el espacio para los comentarios de este blog. Rectifico el despiste matinal y me ratifico en lo dicho hace más de doce horas.

    Comentario por Evaristo Romaguera (@evroes) — 21 marzo , 2012 @ 10:26 pm

    • Esa es una de sus claves: excelentes ideas que provocan reflexiones, concentradas en frases de pocas palabras.

      Comentario por Carlos Diez — 22 marzo , 2012 @ 11:09 am

  4. En Cataluña, Jorge Wagensberg es un personaje muy conocido y admirado por su trayectoria y por ser una de las personas que más ha apostado por acercar la ciencia a los ciudadanos (y no solo a los escolares). Estas perlas que tan bien ha sabido pulir son auténticos diamantes en bruto. Muchas de estas verdades son la semilla de una nueva concepción del saber y de la pedagogía. Para muestra: Investigar es conversar, enseñar es conversar, aprender es conversar, experimentar es conversar, reflexionar es conversar.

    Comentario por Lu — 22 marzo , 2012 @ 12:17 am

  5. Ayer escuchando una de las maravillosas charlas del maestro Felipe Zayas, basada en su decálogo sobre la competencia lectora, en su primer consejo “Haz de la lectura y la escritura el principal medio para el aprendizaje”, sintiéndome un Sócrates, intercalé a boli “y el diálogo-conversación”.

    Comentario por Carlos Diez — 22 marzo , 2012 @ 11:09 am

  6. Gracias, Carlos, porque no conocía a Wagensberg y a partir de ahora lo tengo fichado. Sabes que disfruto rompiendo esos límites entre ciencias y letras siempre que puedo. Aprovecharé para recomendar la lectura de ¿Está usted de broma, Sr. Feynman? (http://es.wikipedia.org/wiki/%C2%BFEst%C3%A1_usted_de_broma,_Sr._Feynman%3F ), un divertido ensayo biográfico con el que seguro te lo pasarás bien. También recomiendo a Martin Gardner y sus libros de divulgación, asequibles para todos.
    P.D: Curiosamente, ayer me enteré de que la Química puede ser sexy: http://deproapopa.blogspot.com.es/2012/03/quimica-sexi.html

    Comentario por Toni Solano (@tonisolano) — 23 marzo , 2012 @ 12:45 am

    • Sé de tu gusto y buen tino por las lecturas de ciencia, así que me apunto tu recomendación. Gracias, Toni.
      (También creo haberte leído en Tuiter que disfrutaste con Las máscaras del hrore. Me consuela. A mí me encantó).

      Comentario por Carlos Diez — 23 marzo , 2012 @ 10:11 am

  7. Antes de nada, Carlos, agradecerte el pingback con mi entrada sobre René Lavant.
    Que sepas que me he imprimido este post y lo estoy degustando con calma, como la buena literatura, porque, como bien dices, no es otra cosa.
    Un abrazo.

    Comentario por Aster Navas — 23 marzo , 2012 @ 1:11 pm

    • Intuía que te gustaría: a veces parecen micros enlazados.

      Comentario por Carlos Diez — 23 marzo , 2012 @ 9:48 pm

  8. Me gustó mucho. Hay otra muy parecida en el tono y el tema, de Antonio Orejudo: Fabulosas narraciones por historias. Gracias.

    Comentario por Toni — 23 marzo , 2012 @ 5:28 pm

    • De Orejudo disfruté sus “Ventajas de viajar en tren”, luego me defraudó un poco su “Reconstrucción”, pero el que mencionas no lo he leído. Me lo apunto, compañero. Un abrazo.

      Comentario por Carlos Diez — 23 marzo , 2012 @ 9:51 pm

  9. He recordado mi visita en el viaje de estudios de octavo al museo de la ciencia de Barcelona. Ahora descubro gracias a ti a su director. Me han gustado muchas de sus reflexiones hechas tuyas, sobre todo las de la conversación. Un texto que da que pensar

    Comentario por Gorka Fernández — 24 marzo , 2012 @ 8:42 pm

    • A ver si coincidimos -creo que vuelves al norte dentro de unos días- y CONVERSAMOS, compañero.

      Comentario por Carlos Diez — 25 marzo , 2012 @ 8:37 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: