Tres Tizas

1 febrero , 2012

Un toque de humor

Filed under: Blog — Etiquetas: — Carlos Diez @ 8:00 am

El humor –Inés Andrés ya lo sabe, gracias a su padre, Sr. maestro- es uno de los ingredientes que facilita el aprendizaje. Por eso, cuando veo un video o texto de humor susceptible de aprovecharse en el aula, lo archivo. En este caso en un sketch del humorista José Mota, que trata de una enfermedad audiovisual: la necesidad imperiosa de ir relatando todo lo que acontece alrededor. Diálogo “narrativo” muy peculiar, en el que uno de los personajes (bueno, al final los dos) es también el narrador; como una especie de voz en off que no añade apenas información, sino que subraya lo que ya estamos viendo. Y que a veces nos ofrece varias posibilidades de intervención de los personajes, varias alternativas al diálogo.

Posibles actividades, a vuelapluma:

  • Describir los personajes, sus actitudes, comportamientos, forma de ser… y justificar con elementos del texto o video.
  • Trabajar el léxico: galeno, displicencia, espetar, parsimonia, lacónico…
  • Preguntas y sugerencias para guiar o comprobar la comprensión: ¿en qué consiste la técnica del paciente para que el doctor le atienda?
  • Pasar a estilo indirecto y comprobar los cambios que se producen.
  • Distinguir las intervenciones del narrador(es) de las de los personajes. Comprobar las diferencias lingüísticas: tiempos y personas verbales, uso de oraciones interrogativas, uso de vocativos, etc. Distinguir y comprobar las funciones del narrador: señala el desarrollo de los hechos, indica las actitudes, gestos, movimientos de los personajes y, a veces, nos revela su interior, su estado de ánimo, sus intenciones, etc.
  • Indagar en qué radica el humor del sketch, aspectos formales y de contenido.
  • Identificar –a través de las palabras del narrador- qué hacen los personajes cuando hablan, esto es, la acción verbal, los verbos declarativos o verbos “dicendi”.
  • Trabajar el vocabulario sustituyendo el verbo “decir” por otro verbo que indique con más precisión qué es lo que hace el hablante cuando habla, o que describa de manera más adecuada el estado de ánimo con que el personaje dice la frase (por ejemplo, para manifestar enfado: chillar, gritar; para manifestar curiosidad: interrogar, indagar; para sostener una opinión: afirmar, asegurar; para poner énfasis: recalcar, subrayar; y un largo etc.).
  • ¿Cuándo el doctor usa el “tú” y cuándo el “usted” para dirigirse al paciente?, ¿por qué cambia el registro?, ¿con qué intención?
  • Practicar el uso de los signos de puntuación redactando el supuesto guión del sketch.
  • ¿Con qué género cinematográfico podría emparentarse este sketch? Esa frase final, ese recurso de la voz en off tan usado en las películas de cine negro de los años 50, como Atraco Perfecto, de Stanley Kubrick…
  • Integrar la visión de este video o alguna de las actividades propuestas en una secuencia didáctica o tarea con sentido, por ejemplo, la elaboración de un video audiodescrito para ciegos.

Y seguro que a vosotros se os ocurren muchas más y mejores.

Reproduzco el texto por si a alguien le facilita el trabajo de usarlo en sus clases.

-Hola, doctor, buenas tardes – dije yo aquel día que llegué a la consulta médica con un ligero retraso.
-Buenas tardes, ¿qué se le ofrece?- espetó el galeno con displicencia, sin apenas levantar la mirada del papel.
-Doctor, es que tengo como… me entra así como… como ardores en el estómago – añadí yo, como podría haber dicho…- Es que soy de hígado perezoso, ¿sabe?
-Eso va a ser del estómago, tómese unos antiácidos y vuelva en dos semanas – como podría haber dicho…-Eso va a ser de la nicotina, deje de fumar y vuelva en dos meses- aunque realmente lo que quería decir era…-Eres muy pesado y muy tonto, no me estás dejando terminar la frase. Te voy a meter una guantada a mano abierta que te va a durar el dolor  para siempre.
-Comprendo, doctor – insistí intentando llamar su atención con una táctica arriesgada – Suponía que no me haría caso, ya me habían avisado que usted se acobardaba ante las enfermedades complicadas. Me marcho.
-¡Un momento!
“Un momento”, con la parsimonia de quien se siente herido en su orgullo más íntimo. Dejó el boli sobre la mesa, levantó la cabeza y espetó:
-Lo que usted tiene es una enfermedad nueva y consiste en una necesidad imperiosa de ir relatando todo lo que acontece a su alrededor.
-Gra…, hijo mío. –dije yo, pero también podría haber dicho:
-“Amos, amos”, quién intenta.
-De momento, no se conoce ningún medicamento efectivo.
Aquellas palabras cayeron en mí como una losa, me tuve que despedir con un lacónico:
-Gracias, doctor, es muy amable.
-Mucha suerte, amigo.
De repente y antes de irme vino a mi mente una última pregunta:
-Doctor, ¿esto es contagioso?
-No se sabe todavía, es una enfermedad demasiado nueva – respondí con desgana, mientras el paciente abandonaba la consulta y yo me enfrascaba de nuevo en aquel maldito crucigrama.

Más videos de José Mota a los que se les puede sacar juego en las clases de lengua y literatura:

Carlos Díez

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: