Tres Tizas

28 febrero , 2012

Lo que diga el míster

Filed under: ESO — Etiquetas: , , — Aster Navas @ 8:00 am


Aún –dadnos tiempo- no tenemos ningún premio Nobel pero por las clases de este centro han pasado Ustaritz e Iturraspe: hoy es el día en que de cuando en cuando se acercan por el insti, pelotean con nuestros chicos y firman autógrafos.

La llegada de Bielsa y la prometedora evolución del equipo han hecho que los alumnos vuelvan a vivir –algunos, nos tenían preocupados, se nos estaban volviendo culés- con intensidad los colores.

Poco antes de abordar la expresión oral, El Loco y Guardiola se enfrentaron en San Mamés en un choque que, según los entendidos fue memorable.

Cada míster lo contó luego a su manera en la rueda de prensa. El argentino, tímido, inseguro, no acertaba –quizás las mide demasiado- con las palabras y apenas dejó escapar ni un solo gesto; Pep era pura empatía pero se le iban literalmente las manos.

Mis chavales los han evaluado.


Rigurosamente.

Aster Navas

Anuncios

22 febrero , 2012

Miércoles Carnaval

Filed under: Blog — Gorka Fernández @ 2:35 pm

Miércoles carnaval un oximorón más como otro cualquiera Policía pacífica por ejemplo.

Quizás no sea día hoy para hablar de Carnaval, quizás sea momento de lucir nuestra mancha de ceniza en la frente. Qué pocas se ven ya, los tiempos cambian a pesar de que por los últimos acontecimientos en Valencia parezca que hayamos vuelto a los tiempos de los grises, incluso a tiempos más grises.

Colorido es carnaval y el gaditano puro arte, con una utilización del lenguaje peculiar y digna de ser estudiada.

Aportaré dos ejemplos de chirigotas con temas cercanos
Esta sobre el libro:

.

.

Y esta otra sobre la adolescencia:

Esta última es la chirigota del Selu y la actuación referida es de 2009. A continuación una de las sensaciones de este pasado carnaval 2012 ¡Viva la Pepi! del mismo Selu. No ganaron, por muy poco. (Esta actuación corresponde a semifinales)

Recomiendo prestar atención a:

minuto 10 cuando cantan lo de “…el otro día a un profesor se le encararon cuatro niñatos…”

minuto 14:35 “…mi niña la Jessy me tiene amargá…”

.

Esto sí que es una chirigota.Así  cómo no va uno a enamorarse de Andalucía, hombre.

Con la entrada de hoy hemos querido hacer un parón chirigotero y refrescante, para estos tiempos que nos toca vivir. Toda nuestra solidaridad con la comunidad educativa valenciana y con el IES Lluis Vives.

Gorka Fernández

14 febrero , 2012

Oposito y me opongo

Filed under: Tírame de la lengua, Te cedo la palabra — Etiquetas: , — Gorka Fernández @ 9:11 am

A Mar García Bruña, Mar para los que la conocemos, podemos aplicarle lo que el otro día escuché a Fernando Trujillo “un sistema que no es capaz de acoger a gente de su valía es un sistema equivocado.” Licenciada en Derecho y Humanidades habla a la perfección italiano, portugués e inglés; profesora muchos años en la escuela para adultos aún no conoce lo que es la estabilidad laboral, una situación común para los de nuestra generación. La conocí en el Máster de Educación Secundaria en la parte específica de Lengua Castellana y Literatura, siempre pendiente de las incongruencias del sistema y crítica con cualquier aspecto que no facilitase el aprendizaje. Choqué en ocasiones con ella, es una firme defensora de sus opiniones, quizás por eso le aprecio lo que nos diferencia nos une. Durante estos últimos años ha padecido el ser opositora, quiere ser profesora de Lengua en un instituto. Su testimonio además de candente es necesario tenerlo en cuenta, porque un sistema educativo que no es capaz de acoger a gente de su valía es un sistema equivocado.

Crédito de la imagen

Llevo meses sin vivir en mí, pero como diría mi querido hermano, “hace días que me he salido del pellejo”. Y todo, absolutamente todo, es culpa del gobierno.

No se trata de escribir un monólogo plagado de topicazos, no. Se trata de un inconformismo reprimido desde hace demasiado tiempo que se ha estado gestando dentro de mí y que tenía que salir por algún sitio: no he explotado como una olla exprés, pero si esto no se soluciona, acabaré  con una incómoda úlcera de duodeno.

Qué ha pasado, se preguntarán ustedes. Pues bien: Me llamo Mar y soy Opositora a profesora de secundaria en Andalucía. ¿Lo comprenden ahora? Claro que sí porque llevan leído en el periódico, visto en la tele y oído en la radio todo lo que está sucediendo: cuatro cambios de temario desde septiembre y la incertidumbre constante de estar en la cuerda floja y sin cama elástica debajo. ¿Se convocarán al final este año?

Les diré que esto de opositar a profesor no da el carné de “buen profesor”; solo se demuestra que se tienen unos conocimientos X sobre una materia X y mucha, mucha, mucha vocación burocrática. Desgraciadamente, ese no es mi caso.

Llevo muchos años dedicándome a la enseñanza (una de las formas con las que me costeé parte de mi vida universitaria fueron las clases particulares) y he dado clase a un público muy exigente: los adultos. Es un público muy difícil pero maravilloso. Son abnegados, pacientes, sacan tiempo de donde no lo hay, entienden y preguntan lo que no, te agradecen tu dedicación… nunca es demasiado para ellos y a mí se me han pasado las horas volando en sus clases. Además, te sientes como maestra de infantil: te conviertes en ejemplo, en transmisor de un conocimiento que les ha sido vetado por múltiples razones y es gratificante ver cómo, después de algunos meses, han conseguido expresar ese pensamiento crítico que antes no sabían ni que tenían. Si cuando empiezas te miran con desconfianza, cuando acabas te observan con veneración y no hay mejor regalo en el mundo que saber que has hecho bien tu trabajo.

Recuerdo a David. Es uno de esos alumnos que se te quedan grabados en el alma. Llegó con más faltas de ortografía que palabras podía escribir y acabó por sacar una notaza en su examen de lengua en la prueba de acceso a la Universidad. Poco después de ese examen, me dijo un día: “Gracias por haberme hecho existir. Antes no sabía expresarme, ahora puedo hacerme oír” En ese momento me emocioné muchísimo. Si me hubiera cogido ahora le habría dicho:  “Querido mío, hacerse oír no significa que existas, siempre pueden cambiarte el temario a última hora o desconvocar unas oposiciones después de haberte gastado más de tres mil euros entre másteres, cursos y academias, sin previo aviso y como pura y absurda arma política

Todos mis alumnos me quieren y han aprendido conmigo. Así que no entiendo por qué me niegan el derecho a poder enseñar, por qué me ponen tantas trabas y cortapisas, por qué nos tratan como rehenes de la ente política, por qué si formamos al futuro de España no nos dejan dar una educación de calidad, por qué no quieren que los jóvenes tengan un pensamiento propio y por qué dudan de que quien enseña sepa hacerlo. Hasta donde yo sé no ha habido ningún Ministro de educación que fuera profesor en activo y que hubiera sufrido en propias carnes oposición ninguna.

En cambio yo… YO SOY MAR, OPOSITORA Y BUENA PROFESORA. Y también tuve la suerte de encontrar profesores que me enseñaron a existir y a hacerme oír.

Mª Mar Gª Bruña.

8 febrero , 2012

No es país para filólogos…

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 8:35 am

Crédito de la imagen

He tenido durante mucho tiempo este artículo rondándome por la cabeza pero no me decidía a publicarlo porque no encontraba ni el momento ni el lugar. Cuando el mes pasado leí un comentario en un blog amigo, Profesor en la Secundaria, se me volvió a remover algo en mi interior. Reproduzco de nuevo aquel comentario:

“La verdad es que no les interesa [la riqueza léxica del idioma] porque creen que saben de sobra para manejar sus maquinitas y encima tenemos al enemigo en casa, el bilingüismo. Hoy les he preguntado palabras relacionadas con la navegación y uno me ha dicho que el año pasado hizo un curso de vela y aprendió muchas palabras sobre el barco, las velas, los aparejos… en inglés, y que no sabe cómo se dicen en español. Sobran los comentarios.”     (PELS, 10 de enero de 2012 )

Aunque esta profesora se refiere a la convivencia o la interferencia entre el inglés y el español, no pude sino hacer un gesto de extrañeza cuando lo leí y lo releo nuevamente: “y encima tenemos al enemigo en casa, el bilingüismo…” No imagino ninguna situación de comunicación en el aula para poder  pronunciar una frase como esta. “El enemigo en casa…” No lo entiendo.

Glosas emilianensesHe comprobado en numerosas ocasiones cuando he estado en  Congresos, Jornadas  y Seminarios por toda España que no existe la misma sensibilidad lingüística en aquellas comunidades autónomas que son monolingües. Quizá en la comunidades bilingües (Euskadi, Navarra, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Islas Baleares), independientemente del nivel de diglosia o bilingüismo real que exista, hay una extraordinaria sensibilidad y respeto por todos los idiomas.  Y no es una casualidad, que el profesor, filólogo y escritor, José María Romera, en uno de sus artículos periodísticos  escribiera no hace mucho tiempo:

Este país tiende a tratar las lenguas como banderas políticas con asta punzante y arrojadiza, en vez de velar por su conservación y su desarrollo como elementos valiosos del patrimonio cultural y herramientas vivas de comunicación o, lo que es lo mismo, de entendimiento.”  (Las lenguas en el Senado en Juego de palabras en El  Correo, 08-05-2010, pág. 7)

Esta situación se ha vivido en la Cámara Alta de las Cortes Generales de España, pero también se vive en nuestras calles. Todos conocemos a alguien que con disgusto y un cierto resquemor te cuenta cómo en tal pueblecito de Girona en una tienda solo le atendían en catalán; que en tal restaurante de otro pueblecito guipuzcoano solo le atendían en euskera…  y no lo puedo negar, pero me extraña mucho porque vivo en Euskadi y veraneo en Catalunya. Me cuesta creerlo, pero siempre me he encontrado gente dispuesta a comunicarse, a ser amable, aunque de todo hay en la viña del señor…
Lo que más me llama la atención es que en determinados temas, todos somos filólogos, todos sabemos perfectamente qué hay que decir o escribir y no importa ni la Ortografía, ni la Nueva Gramática de la Lengua Española ni el Diccionario Panhispánico de dudas, ni la propia Real Academia Española… Y, claro, todas las opiniones no pueden ni tienen que tener el mismo valor. Recuerdo en un Congreso de Profesores de Español que en uno de los merecidos descansos surgió un tema de debate en la mesa: la convivencia de las lenguas como experiencia enriquecedora y necesaria. Sin embargo, no todos los profesores que allí estábamos pensábamos lo mismo. En concreto, yo citando de memoria a don Rafael Lapesa y su Historia de la Lengua Española -manual que todos los estudiantes de Filología deberían conocer- me atreví a afirmar que el castellano no era sino un latín vasconizado, y vaya la que se lió…

Quiero resarcirme ahora –por si mi interlocutor me leyese- y reproduzco unas palabras, no de Lapesa, sino de otro excelso filólogo, Emilio Alarcos Llorach:

El primer castellano, latín vasconizado

No todas esas glosas están en romance; algunas se limitan a ofrecer un equivalente latino más o menos sinónimo de la palabra dificultosa; pero, además, y esto es lo curioso, un par de ellas no están redactadas ni en latín ni en romance, sino en vasco. Con lo cual estamos celabrando un doble milenario: el de los primeros testimonios escritos del castellano y del vasco.
Es interesante saber que en esos siglos persistía vivo el bilingüismo que indudablemente existió largo tiempo, desde los primeros intentos de romanización, en todas estas tierras del alto curso del Ebro, y que en gran parte, es responsable de las especiales características que adoptó el romance castellano. De otro modo: el castellano es en el fondo un latín vasconizado, una lengua que fueron creando gentes eusquéricas romanizadas.
Podemos aceptar, con todas las dificultades que presenta la interpretación precisa de esas gloras emilianenses, que éstas constituyen el primer ejemplo histórico de nuestra lengua escrita, reflejo de un habla reducida a límites geográficos muy restringidos, una más entre las variadas que se desarrollaron a partir del latín en la península“.

[Extracto del discurso del catedrático y académico Emilio Alarcos Llorach en el acto de conmemoración del  Milenario de la Lengua Española, celebrado en el Monasterio de San Millán de la Cogolla, Comunidad Autónoma de la Rioja, el 14 de noviembre de 1977]

Enlazando este con el post anterior de mi compañero Carlos, solo dos ideas finales para terminar:

Qué importante es saber idiomas: Les Luthiers: Radio Tertulia.

Solo los genios saben tocar así de bien las pelotas: Les Luthiers: Raphsody in Balls.

Lo dicho, no es país para filólogos…

Marcos Cadenato

1 febrero , 2012

Un toque de humor

Filed under: Blog — Etiquetas: — Carlos Diez @ 8:00 am

El humor –Inés Andrés ya lo sabe, gracias a su padre, Sr. maestro- es uno de los ingredientes que facilita el aprendizaje. Por eso, cuando veo un video o texto de humor susceptible de aprovecharse en el aula, lo archivo. En este caso en un sketch del humorista José Mota, que trata de una enfermedad audiovisual: la necesidad imperiosa de ir relatando todo lo que acontece alrededor. Diálogo “narrativo” muy peculiar, en el que uno de los personajes (bueno, al final los dos) es también el narrador; como una especie de voz en off que no añade apenas información, sino que subraya lo que ya estamos viendo. Y que a veces nos ofrece varias posibilidades de intervención de los personajes, varias alternativas al diálogo.

Posibles actividades, a vuelapluma:

  • Describir los personajes, sus actitudes, comportamientos, forma de ser… y justificar con elementos del texto o video.
  • Trabajar el léxico: galeno, displicencia, espetar, parsimonia, lacónico…
  • Preguntas y sugerencias para guiar o comprobar la comprensión: ¿en qué consiste la técnica del paciente para que el doctor le atienda?
  • Pasar a estilo indirecto y comprobar los cambios que se producen.
  • Distinguir las intervenciones del narrador(es) de las de los personajes. Comprobar las diferencias lingüísticas: tiempos y personas verbales, uso de oraciones interrogativas, uso de vocativos, etc. Distinguir y comprobar las funciones del narrador: señala el desarrollo de los hechos, indica las actitudes, gestos, movimientos de los personajes y, a veces, nos revela su interior, su estado de ánimo, sus intenciones, etc.
  • Indagar en qué radica el humor del sketch, aspectos formales y de contenido.
  • Identificar –a través de las palabras del narrador- qué hacen los personajes cuando hablan, esto es, la acción verbal, los verbos declarativos o verbos “dicendi”.
  • Trabajar el vocabulario sustituyendo el verbo “decir” por otro verbo que indique con más precisión qué es lo que hace el hablante cuando habla, o que describa de manera más adecuada el estado de ánimo con que el personaje dice la frase (por ejemplo, para manifestar enfado: chillar, gritar; para manifestar curiosidad: interrogar, indagar; para sostener una opinión: afirmar, asegurar; para poner énfasis: recalcar, subrayar; y un largo etc.).
  • ¿Cuándo el doctor usa el “tú” y cuándo el “usted” para dirigirse al paciente?, ¿por qué cambia el registro?, ¿con qué intención?
  • Practicar el uso de los signos de puntuación redactando el supuesto guión del sketch.
  • ¿Con qué género cinematográfico podría emparentarse este sketch? Esa frase final, ese recurso de la voz en off tan usado en las películas de cine negro de los años 50, como Atraco Perfecto, de Stanley Kubrick…
  • Integrar la visión de este video o alguna de las actividades propuestas en una secuencia didáctica o tarea con sentido, por ejemplo, la elaboración de un video audiodescrito para ciegos.

Y seguro que a vosotros se os ocurren muchas más y mejores.

Reproduzco el texto por si a alguien le facilita el trabajo de usarlo en sus clases.

-Hola, doctor, buenas tardes – dije yo aquel día que llegué a la consulta médica con un ligero retraso.
-Buenas tardes, ¿qué se le ofrece?- espetó el galeno con displicencia, sin apenas levantar la mirada del papel.
-Doctor, es que tengo como… me entra así como… como ardores en el estómago – añadí yo, como podría haber dicho…- Es que soy de hígado perezoso, ¿sabe?
-Eso va a ser del estómago, tómese unos antiácidos y vuelva en dos semanas – como podría haber dicho…-Eso va a ser de la nicotina, deje de fumar y vuelva en dos meses- aunque realmente lo que quería decir era…-Eres muy pesado y muy tonto, no me estás dejando terminar la frase. Te voy a meter una guantada a mano abierta que te va a durar el dolor  para siempre.
-Comprendo, doctor – insistí intentando llamar su atención con una táctica arriesgada – Suponía que no me haría caso, ya me habían avisado que usted se acobardaba ante las enfermedades complicadas. Me marcho.
-¡Un momento!
“Un momento”, con la parsimonia de quien se siente herido en su orgullo más íntimo. Dejó el boli sobre la mesa, levantó la cabeza y espetó:
-Lo que usted tiene es una enfermedad nueva y consiste en una necesidad imperiosa de ir relatando todo lo que acontece a su alrededor.
-Gra…, hijo mío. –dije yo, pero también podría haber dicho:
-“Amos, amos”, quién intenta.
-De momento, no se conoce ningún medicamento efectivo.
Aquellas palabras cayeron en mí como una losa, me tuve que despedir con un lacónico:
-Gracias, doctor, es muy amable.
-Mucha suerte, amigo.
De repente y antes de irme vino a mi mente una última pregunta:
-Doctor, ¿esto es contagioso?
-No se sabe todavía, es una enfermedad demasiado nueva – respondí con desgana, mientras el paciente abandonaba la consulta y yo me enfrascaba de nuevo en aquel maldito crucigrama.

Más videos de José Mota a los que se les puede sacar juego en las clases de lengua y literatura:

Carlos Díez

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: