Tres Tizas

26 enero , 2012

Profes guays

Archivado en: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 9:00 am

Conocí a Begoña Roldán en el Encuentro de Aulablog de este año, en la mesa de principiantes, mesa que yo he ocupado no hace mucho y que he presentado también con alguno de mis compañeros de asociación. Llamaba la atención aquella mesa de profesores que se iniciaban en las TICs, en los blogs, por su entusiasmo, por su creatividad, por su trabajo infatigable… En aquella mesa estaban -lo recuerdo muy bien- la propia Begoña Roldán, Inés Andrés -de quien hemos tenido noticia en esta bitácora-, Laura Serrano -de quien seguramente lo tendremos en breve- y José Frutos -el único profesor de Ciencias- en un mar de letras puras en donde las voces femeninas y “de letras de toda la vida” se hicieron con la mesa y con el auditorio.

Begoña tiene un extraordinario blog de Lengua y Literatura -que os invitamos a visitar- Llueve en la Arcadia con un bellísimo título y unos contenidos que os asombrarán y enamorarán. Actividades didácticas, propuestas de aula, iniciativas colaborativas que no podéis perderos y hoy, como aperitivo, una reflexión educativa que nos hará pensar…

Marcos Cadenato

Crédito de la imagen

Dicen que soy una “profe guay”. Y, además, es verdad. Esto no gusta a muchos de mis compañeros, y muchísimo menos que lo afirme. Algunos piensan erróneamente que cuando un docente se granjea las simpatías de sus alumnos, es que está haciendo algo mal porque han entendido la educación como un campo de batalla donde el de enfrente, es el enemigo. Quizá, los profes “guays” son los que han comprendido que educar es una tarea de comunicación bilateral y que, lo esencial para poder aportar, es que los demás estén esperando tu aportación.
La vida es un miserable camino rutinario plagado de obligaciones que muchas veces nos desagradan. Un docente, muchas veces, no es capaz de comprender el sentimiento de impotencia que sienten los alumnos encerrados entre las cuatro paredes del aula, ya que, a menudo, el profesor, suele ser una persona a la que le ha gustado estudiar y que considera el saber como un bien en sí mismo. Para un joven normalito de hoy en día, un bien en sí mismo es un Smart Phone, un buen coche, una pareja “pintona” y un círculo de amigos amplio. El adolescente trata de encajar con su grupo, pero todavía, no intenta pertenecer a la sociedad. Es joven y el futuro es algo demasiado abstracto, denso y lejano, que sólo entenderá cuando sea adulto y tenga que salir de su “Yo” para ganarse el pan. Teniendo en cuenta esto, el profe guay se convierte en una especie de infiltrado mental y trata, por todos los medios, de enlazar con los intereses de sus alumnos para poder encontrar resquicios que dejen pasar la luz de su asignatura. El profe guay no siempre será joven y ahora tampoco lo es tanto para que sus alumnos lo idolatren por ello. Tampoco viste o habla como sus alumnos. No es uno de ellos y los pequeños reos, lo saben ¿Qué hacer entonces? El profe-no-guay coloca un muro entre él y su clase, se limita a relatar su asignatura y no le importan los resultados. El profe-guay prepara sus clases meticulosamente e intenta, con cada una de ellas, romper el rutinario hilo del curso. Busca actividades que diviertan a sus alumnos, se machaca la cabeza en el metro para encontrar formas de explicar “eso tan difícil”, cuenta anécdotas y chascarrillos que hagan más amenas sus explicaciones, pone esquemas en la pizarra, etc. En definitiva, piensa en sus alumnos y se preocupa por ellos porque no sólo le gusta su asignatura, sino también, enseñar (y nadie nos dijo que fuera fácil).
Yo uso las nuevas tecnologías en mis clases y muchos me miran como si fuese un bicho raro que da “pan y circo” al alumnado para que le siga la corriente. Y yo digo que esto puede ser verdad, ¿y qué? El pan, es el alimento básico, al igual que el hacer que los alumnos piensen y reflexionen sobre lo que les cuentas, es la base de la formación intelectual ¿Y qué tiene de malo el circo? Si lleva años funcionando, es por algo. Seguro que los antiguos romanos tenían claro que los leones eran carnívoros y, de este modo, el circo lograba “docere” a la vez que “delectare” –bromas aparte-lo que quiero decir es que, si un alumno va a tu clase contento y predispuesto e interioriza la asignatura como algo propio, entonces, habrás hecho bien tu labor. No digo con esto que los docentes que no usan las TIC en sus clases sean peores, ni mucho menos. Sus estrategias tendrán para relacionarse con sus alumnos y eso es lo que verdaderamente importa; llegar a ellos del modo en que a uno se le dé mejor.
Soy una “profe guay” porque mis alumnos me aprecian y se suelen aplicar en mi asignatura.

Y qué queréis que os diga, me gusta.

Begoña Roldán, Llueve en la Arcadia, @Begoroldan

About these ads

22 comentarios »

  1. Siempre ha habido gente que se ha tomado su vida como parte de la vida de otros, como parte de una interacción con la comunidad. Lo que no quita que tenga su identidad y sus momentos personales en soledad. Un profesor, si no tiene vocación, si no ama la enseñanza y el hecho de los alumnos aprendan a vivir, aprendan a aprender, a ser personas, debería dejar su trabajo. Lo guay, en realidad, se llama empatía. Y eso es básico para enseñar. Hay que tener conocimientos y saber como enganchar con los otros, aunque sean menores, aunque parezcan de otro mundo. Una de las claves es no creerse que somos superiores a nada y a nadie. Una de las claves es la propia conciencia del mundo y de los seres humanos. La enseñanza – lo digo por experiencia propia en un breve periodo de mi vida – no es fácil. Porque no se trata – no se puede tratar – de aplicar una rutina. Hay que crear una dinámica constante de relación y de descubrimiento. De cosas nuevas y del modo de transmitirlas. Yo habría estado feliz de encontrarme, como alumno, a alguien que piensa y es como Begoña Roldán. Sin duda.

    Comentario por Emilio Porta — 24 diciembre , 2011 @ 5:02 pm

  2. Tu post, Bego, me deja más tranquilo; aunque no del todo, compañera…
    Por experiencia resulta difícil conciliar esa actitud con la programación, con los compañeros de departamento que imparten en el mismo nivel y que tienen otra sensibilidad, otra relación -muy respetable- con los alumnos y con las nuevas tecnologías. Los comentarios de los chavales que están en aulas diferentes y que son medidos, evaluados, motivados o desmotivados con diferentes criterios, son demoledores…
    Está guay, Bego, pero tú y yo sabemos que las comparaciones son odiosas en el sentido más literal del término.
    Hay que mantener el equilibrio; casi más que un funambulista.
    Excelente entrada.

    Comentario por Aster — 26 enero , 2012 @ 12:14 pm

  3. Bego, muchas gracias por compartir tu reflexión.
    Estoy muy de acuerdo con todo lo que expones y con los comentarios anteriores. No importa que no coincidamos en la terminología, lo importante es que hablamos de autenticidad, empatía, profesionalidad, emociones, experiencia, tecnología, sensibilidad, equilibrio… vamos, ¡imagina el cocktail! Cualquier profesor que tomara un sorbito -unas gotitas solamente- brindaría contigo por esas palabras finales: “Soy una “profe guay” porque mis alumnos me aprecian y se suelen aplicar en mi asignatura“. Yo lo hago: cheers!

    Comentario por Marcos Cadenato — 26 enero , 2012 @ 7:33 pm

  4. Siempre he considerado la empatía una de las cualidades que ha de tener un profesor. No trabajamos con tornillos, aunque a veces las evaluaciones, los controles de calidad, el papeleo… nos confundan. Trabajamos con personas, nuestro “material”, con el que nos relacionamos, son los alumnos, nos interesan los alumnos, alumnos con circunstancias individuales y grupales (no es lo mismo la primera hora que la última, la clase después de un examen, una clase en la que haya un conflicto, etc.) y sus propios intereses, esos intereses, que como dices, tenemos que enlazar y encontrar resquicios para iluminarlos con otras luces.
    Me ha gustado leer tus reflexiones, Begoña.

    Comentario por Carlos Diez — 27 enero , 2012 @ 6:56 pm

  5. Gracias, Bego, por dejar tan claro lo que muchos pensamos y nos callamos. Es frecuente escuchar eso que tú dices: “si les gustas a tus alumnos es porque te están tomando el pelo”. No he entendido nunca ni la pedagogía del miedo y mucho menos he atendido a esas recomendaciones de los sabios del lugar, que te dicen que desde el primer día entres “a cara de perro”. Para mí el aula sigue siendo un espacio de ilusión y de comunicación. No sé si soy profe guay como tú, pero creo que comparto contigo cierta manera de vivir el oficio.
    Un saludo.

    Comentario por Toni Solano — 27 enero , 2012 @ 9:33 pm

  6. Me sumo a tu visión del aula. Lo más bonito que puedes escuchar al finalizar una hora de clase es ” qué rápido se me ha pasado” o “¿el timbre, ya?” y no sé si ellos lo sienten sempre así, pero a mí me sigue ocurriendo.
    Un post valiente, Bego.

    Comentario por Patxo Landa — 29 enero , 2012 @ 7:14 pm

  7. Totalmente de acuerdo, Begoña. Siempre procuro tener un trato cercano con mis alumnos, aunque reconozco que eso, sobre todo en los primeros cursos de ESO, hay que llevarlo con prudencia hasta que aprenden hasta dónde realmente pueden llegar, a medir los tiempos y las formas, ya que pueden confundir (por inocencia y no por maldad en la mayoría de los casos) el trato cordial con el colegueo. Por otro lado, siempre se sienten motivados ante los pequeños proyectos que realizamos y que tienen que ver casi siempre con las Tic que, usadas con mesura, son una fuente inagotable de alegrías.
    Un saludo y gracias por compartir tu manera de vivir el día a día en las aulas.

    Comentario por Alberto G. — 30 enero , 2012 @ 9:04 pm

  8. Soy una alumna del centro donde es docente Begoña y me encanta su forma de enseñar pues de esta forma se involucran tanto los más mayores, como los jovenes,en todos los trabajos y además de forma amena.
    Puedo dar fe que es un estimulo esta manera de aprender.
    Yo era un fracaso escolar de mis tiempos en los que se pensaba que la letra con sangre entra, que gran equivocación. Sin embargo ahora soy una alumna de notables y sobresalientes.
    Concretamente en la asignatura de Begoña mi primer trimestre, la nota fue un sobresaliente con un 10.
    Siempre he sido reacia a esto de las tecnologías pero ahora hasta he pedido a los reyes un portatil, y además me encanta ver en el blog mis trabajos reconocidos. Por todo ello.
    Begoña muchas gracias por ser una profe “GUAY”.
    Julia Rodríguez Paz alumna de 6D

    Comentario por Julia Rodríguez Paz — 30 enero , 2012 @ 10:29 pm

  9. Hola Emilio: Muchas gracias por tu comentario. Te pido disculpas (y aprovecho para pedírselas a todos los demás) por haber contestado tan tarde (tengo demasiado trabajo siempre). Supongo que el profe “guay” -vocacional debe estar todo el día preparando actividades e ideando estrategias (al menos es lo que me pasa a mí). Me han encantado tus palabras, Emilio. La vocación, la empatía, son esenciales no sólo para ser mejores profesores, sino para ser mejores personas.
    Recibe un abrazo de mi parte :-)
    Begoña-

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 7:51 pm

  10. Hola Aster: Gracias por comentar mi post. Supongo que tienes razón con lo de las comparaciones, pero creo que es esencial que algunos compañeros se den cuenta de por qué un mismo grupo funciona con unos profesores sí y con otros no ¿es un error crearles un poco de mala conciencia? No son las TIC, es vocación, es imaginación. Yo intento ser con mis alumnos la profesora que me hubiera gustado tener a mí ¿sería tan difícil que todos hiciésemos este esfuerzo para que la educación fuera mejor?
    En cualquier caso, cada uno es diferente y, por supuesto, respeto la labor de compañeros que se hayan distantes de esta visión, aunque no la comparta en absoluto.
    Me alegra mucho que te haya gustado la entrada, un abrazo

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 7:56 pm

  11. Gracias, Marcos, por todo. Por publicar mi entrada, por avisarme para que no se me pasaran los comentarios y también porque eres guay. Un abrazo grande.

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 7:57 pm

  12. Gracias Carlos: Tienes razón. Sólo se necesita un poquito de humanidad y saber tratar a los que tenemos delante con respeto, cariño y simpatía. Un abrazo

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 7:59 pm

  13. Hola Toni: Está claro que eres un profe guay. Me ha hecho mucha gracia lo que comentas de la recomendación de “cara de perro” ¡Me lo habrán dicho millones de veces! ¿se enseña eso en la universidad?, jejeje. Es increíble que haya tanta gente que pretende ganarse el respeto a golpe de vara ;-) Gracias por comentar, abrazos

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 8:02 pm

  14. Gracias, Alberto: La verdad es que no es del todo falso que los peques a veces se desmadran, jajaja. Pero también tiene su punto divertido. Yo este año estoy con adultos y es como un oasis comparado con la Secundaria, pero a veces echo de menos a los peques de 1º de ESO, por ejemplo cuando uso las TIC. El año pasado las usé con ellos y ¡no veas que entusiasmo! ¡se iban a la biblioteca en el recreo para hacer las actividades del blog y el wiki!
    Un abrazo

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 8:04 pm

  15. ¡Hombre Julia!, ¡qué emoción encontrarte por aquí! La verdad es que siempre es distinto cuando el calificativo “guay” viene de tus alumnos. Aquí donde la veis Julia también es un tipo de alumna guay: es trabajadora, entusiasta y derrocha imaginación y ganas de hacer cosas ¡Si viérais el teatro de guiñol que se curró para una representación del Tenorio y los muñequitos que hizo! Cuando planteé esta actividad voluntaria
    pensé que ningún alumno la elegiría, pero con Julia todo es posible ¡Además nos hace de vez en cuando unos dulces!
    Gracias por tus palabras, me han emocionado de verdad, un abrazote
    P.D. Os dejo el enlace a algunos de los trabajos de Julia que hay colgados en el blog para que sepáis a lo que me refiero cuando digo “alumna guay”:
    http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/10/actividades-de-halloween-julia.html
    http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/12/trabajos-del-romanticismo-julia.html

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 8:10 pm

    • ¡Hombre Julia!, ¡qué emoción encontrarte por aquí! La verdad es que siempre es distinto cuando el calificativo “guay” viene de tus alumnos. Aquí donde la veis Julia también es un tipo de alumna guay: es trabajadora, entusiasta y derrocha imaginación y ganas de hacer cosas ¡Si viérais el teatro de guiñol que se curró para una representación del Tenorio y los muñequitos que hizo! Cuando planteé esta actividad voluntaria
      pensé que ningún alumno la elegiría, pero con Julia todo es posible ¡Además nos hace de vez en cuando unos dulces!
      Gracias por tus palabras, me han emocionado de verdad, un abrazote
      P.D. Os dejo el enlace a algunos de los trabajos de Julia que hay colgados en el blog para que sepáis a lo que me refiero cuando digo “alumna guay”:
      http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/10/actividades-de-halloween-julia.html
      http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/12/trabajos-del-romanticismo-julia.html

      Comentario por Bego — 2 febrero , 2012 @ 5:54 pm

  16. Gracias a Tres Tizas por contar conmigo. Tenéis un blog de los que dan envidia :-)

    Comentario por Bego — 31 enero , 2012 @ 8:11 pm

  17. No había visto tu entrada, Bego, estos días he andado muy liada y un poco desconectada del mundo 2.0. Tienes razón en tu post, los profes guais son envidiados a la vez que son despreciados por sus compañeros. Es el mundo al revés: si algo funciona resulta que no puede estar bien hecho ;Si tus alumnos aprenden sin quejarse resulta que no están aprendiendo porque se están divirtiendo y parece ser que ambas cosas son incompatibles.
    Menos mal que que no todos pensamos así. Que nadie te quite la ilusión, profe guai.
    Besos,
    MARU

    Comentario por maru — 1 febrero , 2012 @ 12:50 pm

  18. Bego, a mi también se me había pasado esta entrada y no entiendo por qué no me ha avisado el Reader de su publicación. Comparto tu idea y las sensaciones que transmites. Las miradas que reflejan que no puedes ser buena profe porque eres “coleguita” de tus alumnos son habituales en muchos de los compañeros de claustro. Tengo claro cómo quiero que sean mis clases, que los chicos me importan y me sale darles cariño, que deseo pasarlo bien con ellos en el aula y que si a alguien no le parece bien, lo siento mucho, pero me importa un bledo.
    Me quedo con lo que opinen los chicos, eso sí es importante.

    Comentario por Inés — 1 febrero , 2012 @ 6:26 pm

  19. Hombre Julia!, ¡qué emoción encontrarte por aquí! La verdad es que siempre es distinto cuando el calificativo “guay” viene de tus alumnos. Aquí donde la veis Julia también es un tipo de alumna guay: es trabajadora, entusiasta y derrocha imaginación y ganas de hacer cosas ¡Si viérais el teatro de guiñol que se curró para una representación del Tenorio y los muñequitos que hizo! Cuando planteé esta actividad voluntaria
    pensé que ningún alumno la elegiría, pero con Julia todo es posible ¡Además nos hace de vez en cuando unos dulces!
    Gracias por tus palabras, me han emocionado de verdad, un abrazote
    P.D. Os dejo el enlace a algunos de los trabajos de Julia que hay colgados en el blog para que sepáis a lo que me refiero cuando digo “alumna guay”:
    http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/10/actividades-de-halloween-julia.html
    http://lluevenlarcadia.blogspot.com/2011/12/trabajos-del-romanticismo-julia.html

    Comentario por Bego — 2 febrero , 2012 @ 5:56 pm

  20. Hombre Julia!, ¡qué emoción encontrarte por aquí! La verdad es que siempre es distinto cuando el calificativo “guay” viene de tus alumnos. Aquí donde la veis Julia también es un tipo de alumna guay: es trabajadora, entusiasta y derrocha imaginación y ganas de hacer cosas ¡Si viérais el teatro de guiñol que se curró para una representación del Tenorio y los muñequitos que hizo! Cuando planteé esta actividad voluntaria
    pensé que ningún alumno la elegiría, pero con Julia todo es posible ¡Además nos hace de vez en cuando unos dulces!
    Gracias por tus palabras, me han emocionado de verdad, un abrazote

    Comentario por Bego — 2 febrero , 2012 @ 5:57 pm

  21. Que gran trabajo el que hacen se nota el valor por los objetivos a lograr, admirable en todo el sentido de la palabra, es que definitivamente la educación es un primer y gran paso para proyectarse, para aspiras a objetivos y escalar peldaño a peldaño los que nos tiene la vida.

    Comentario por Empleo Bogota — 9 marzo , 2012 @ 2:23 am


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Shocking Blue Green Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores

%d personas les gusta esto: