Tres Tizas

12 diciembre , 2011

La pornografía como recurso educativo

Filed under: Blog — Gorka Fernández @ 9:00 am

Crédito de la imagen

¿Dónde está el límite de lo permitido respecto a la utilización de recursos audiovisuales en el aula? Recuerdo haber visto junto a alumnado de 13 y 14 años, dentro de un programa municipal de prevención de las drogodependencias, películas como Evil o Ciudad de Dios ambas catalogadas como “No recomendada para menores de 18 años”. ¿Por qué no utilizar el porno para abordar diversos aspectos del currículo? Me refiero al porno argumental (feature), al “porno culto”, a los clásicos del estilo “Romance”, “Constance” o incluso “Idioterne” de Lars von Trier, la cual ganó varios premios internacionales y fue nominada a la Palma de Oro en Cannes. Nada de bodríos zoofílicos o sadomasoquistas.

Deberíamos hacer caso al productor de pornografía Larry Flynt y al escritor Salman Rushdie, que han argumentado que la pornografía es vital para la libertad y que una sociedad libre y civilizada debe ser juzgada en función de su disposición a aceptar la pornografía.

El visionado en un aula nos permitiría llegar a parte del currículo oculto, y a esa necesidad de transmitir conocimientos y valores utilizando recursos cotidianos. Que hay más cotidiano, audiovisualmente hablando, para personas adolescentes que estas imaginativas historias de contorsionistas y habilidosos actores. Entre otras cuestiones conseguiríamos, por ejemplo, que terminasen de ver una película del estilo de principio a fin.

Ni que decir tiene que se trabajarían las competencias básicas:

Competencia en comunicación y lingüística: profundizaríamos en un tipo de lenguaje y guiones muy creativos.

Competencia matemática: si congelamos la imagen podremos explicar claramente qué es un ángulo obtuso y agudo.

Competencia social y ciudadanía: estudiaríamos las formas de comportamiento que preparan a las personas para participar de manera eficaz, constructiva y creativa en la vida.

Competencia para aprender a aprender: como la habilidad para iniciar el aprendizaje y ser capaz de continuarlo de forma cada vez más autónoma.

Competencia en autonomía e iniciativa personal: como la posibilidad de aprender y decidir de manera de ser cada vez más autosuficiente.

–          …

Sin duda el porno no está reñido con la Educación.

Y tú ¿qué piensas?

Gorka Fernández

Nota este post se entiende leyendo este otro: “Ataque a la vergüenza 2.0”

Anuncios

7 comentarios »

  1. Es un tema delicado, el que planteas. No sé si me atrevería a plantear el visionado de una película porno (aunque fuera una cinta de calidad). Me puedo imaginar el revuelo. Y no me refiero solo al que armarían en el aula o en la sala de proyección los mismos alumnos, sino el que se armaría entre el claustro y entre los padres. Y tal y como está el patio… me parece una apuesta arriesgada.

    Comentario por Lu — 12 diciembre , 2011 @ 5:49 pm

  2. Lu tienes toda la razón. Alabo tu valentía de comentar una entrada tan polémica. Ahora estoy un poco ocupado, pero a la noche con más tiempo te respondo detenidamente. Gracias

    Comentario por Gorka Fernández — 12 diciembre , 2011 @ 5:58 pm

  3. Creo que soy de los pocos que ha utilizado este recurso en el aula. El año pasado pasé El imperio de los sentidos a mis alumnos de segundo de bachillerato, donde hay dentro de una historia coherente y de reconocida calidad escenas explícitas y componentes sadomasoquistas. Supongo que la has visto. No supuso ningún conflicto con dirección ni con los padres ni con los demás profesores. Aquella película tenía una justificación: el eros llevado al límite llega a tener componentes místicos, y una reflexión sobre eros y thanatos.

    ¿El resultado? No sé. Creo que no se comprendió el fondo del asunto y su vinculación a lo literario. Una alumna musulmana se sintió muy violenta durante la proyección y no miraba la pantalla. Antes del pase habíamos estudiado sus características y les había consultado la oportunidad de la película. Todos sin excepción estuvieron de acuerdo. Así me atreví, pero pienso que tal vez la idea no fue muy afortunada, puesto que yo buscaba descolocarlos, hacerles percibir lo que yo quería por la vía del extrañamiento, y no lo conseguí. Por otro lado, el embarazo de la alumna musulmana fue muy evidente.

    Rebobinando, hoy no lo volvería a hacer visto lo que vino después. No aumentó su competencia literaria ni expresiva, ni creo que en el fondo entendieran el fundamento místico de la película. Todo se quedó en que aquellos estaban majaras.

    Ya ves que puedo hablar con conocimiento. No añade nada salvo en ambientes muy maduros y con gran base cinematográfica o literaria. No añade y te expone fuertemente a reacciones que no pueden ser evaluadas. Yo tuve suerte pero podía haber sido de otro modo. En aquel momento me pareció una apuesta interesante, pero visto el desarrollo posterior, pienso que no lo fue tanto. Hay que estar muy preparado para poder ver una película de este tipo.

    No sé.

    Comentario por Joselu — 12 diciembre , 2011 @ 6:59 pm

  4. Me sorprende tu respuesta. No sabía que alguien hubiese tenido la valentía de proponer una película de este tipo.No conocía “El imperio de los sentidos” pero por lo que veo en wikipedia se asemeja a las que planteo, ocmo la de Lars von Trier.
    He de decirte que escribir este post para mí ha sido vergonzoso. Y me alegro que tú seas uno de los que argumente que esto, puede no salir bien en el aula. A la noche me explicaré, lo entenderás.
    Gracias Joselu

    Comentario por Gorka Fernández — 12 diciembre , 2011 @ 7:10 pm

  5. […] anterior post, publicado esta mañana, titulado “La pornografía como recurso educativo” supone un ejercicio práctico de lo que viene a denominarse ataque a la vergüenza, en este caso […]

    Pingback por Ataque a la vergüenza 2.0 « Tres Tizas — 12 diciembre , 2011 @ 9:02 pm

  6. Evidentemente sería un signo de madurez poder tratar estos temas sin tapujos en la escuela (Instituto, más bien), ya que está al alcance de cualquiera sin tener que esforzarse demasiado para encontrarla. Y alguien debería enseñar a los adolescentes la diferencia entre sexo y pornografía, entre erotismo y chabacanería, entre humillación y relaciones equilibradas,… No nos engañemos, el sexo, la pasión, los arrebatos forman parte de la vida humana y resultaría un ejercicio de buena salud mental el aprender a distinguirlos y reconocerlos. De vez en cuando veo la serie Aída en Tele 5, y ayer sentía una profunda vergüenza ajena por la manera tan burda y soez de hablar del sexo… ¿Acaso no sería mucho mejor ver películas de calidad como las que sugieres?. Hasta aquí mi postura teórica.
    En la práctica, ni se me ocurre mencionar estos asuntos en el centro. Las veces que lo he intentado, incluso a través de programas institucionales de educación sexual, he salido trasquilado.
    En este y otros asuntos (la religión fuera de la escuela p.e.) topamos siempre con “el muro”….
    Sólo podemos hacer una labor callada con pequeñas actuaciones y mantenernos firmes en las creencias.
    Has estado oportuno sacando el tema.

    Comentario por Antonio Rubio — 12 diciembre , 2011 @ 9:52 pm

    • Antonio elpost se explica con el siguiente post, pero me encantan vuestros comentarios. Yo personalmente me encontraría más cómodo hablando sobre el consumo responsable de las drogas (otro tema prohibido) que con el tema planteado en este ataque a la vergüenza. Gracias por tu comentario

      Comentario por Gorka Fernández — 12 diciembre , 2011 @ 10:05 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: