Tres Tizas

17 noviembre , 2011

Empatía literaria

Filed under: Literatura — Etiquetas: , , , , — Carlos Diez @ 8:00 am
  • Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.
  • Literario: Perteneciente o relativo a la literatura.
  • Empatía literaria o literatura empática (ya sé que no está aceptado el adjetivo por la RAE): Ejercicio de redacción consistente en ponerse en lugar de un autor y tratar de imitar su estilo, sus ideas…

Es un “copia y pega”… la manera de escribir peculiar de un escritor o movimiento literario, sus singulares características. Es una actividad habitual –creo- de lectoescritura que sirve para entender mejor a los clásicos y disfrutar de sus obras.  Al “leer para escribir” y “escribir para ser leído”, de Lourdes Domenech, se añade otra función: escribir para entender y sentir mejor lo leído. Felipe Zayas recogió unas cuantas actividades muy interesantes de este tipo en su artículo “La educación literaria: tipos de actividades”.

Como ejemplo, adjunto a continuación unos pocos escritos de antiguos alumnos. En su día no salieron del aula, pero hoy, gracias a las TIC, puedo publicarlos y saldar así una vieja deuda, un pequeño acto de justicia. Son textos de alumnos abducidos por los espíritus del Arcipreste de Hita y de Don Juan Manuel:

View this document on Scribd

Todo lo anterior me sirve de excusa para presentar y recomendar un libro de poemas: Cerrar los ojos para verte, Premio Asturias Joven de Poesía 2010, de Rodrigo Olay: “Yo soy de los que cree, como decía Northrop Frye, en una frase que le gustaba repetir a Ángel González, que todo poema tiene su origen en otro poema”. De su obra una muestra que lo demuestra:

View this document on Scribd

Para saber más de este poeta, algunos enlaces con información sobre Rodrigo Olay:

Carlos Díez

Anuncios

18 comentarios »

  1. ¡Qué importante es conocer a los clásicos para entender parte de lo que somos!. Leer, escribir, recitar forman parte del camino y nos ayudan a acercarles la literatura la cual consideran “un rollo”.
    La prueba de que es posible que lean, escriban reciten y además les guste son los textos de tus alumnos.
    Para poder escribir “a la manera de” es necesario previamente conocer cómo se expresa ese autor y para ello es necesario empatizar con él.
    Unos trabajos preciosos que bien valen ser reconocidos y salir a la luz, aunque sean una excusa para presentar un libro de poemas que sería diferente si antes no hubiera sentido, leído, recitado y disfrutado la poesía.
    MARU

    Comentario por maru — 17 noviembre , 2011 @ 10:27 am

    • Y en el libro de poesía su autor hace algo parecido a los alumnos, engarza con nuestra tradición -reconocible- en fondo y forma: Lope, Machado, etc. Podría usarse en bachillerato como ejemplo de mimesis.

      Comentario por Carlos — 18 noviembre , 2011 @ 8:09 am

  2. Imitar a los clásicos ha sido siempre la esencia de la educación humanística, no debería perderse en las aulas. Escribir a la manera de X es una buena manera de conocer a un autor, nada de esas teorías sin textos para el examen

    Comentario por eduideas — 17 noviembre , 2011 @ 10:56 am

    • La imitatio auctoris creo que ha sido y es una buena técnica de empaparse de los clásicos, es como adoptar por un rato sus perfiles de facebook.

      Comentario por Carlos — 18 noviembre , 2011 @ 8:14 am

  3. La mímesis, amigo Carlos, siempre ha sido fuente de inspiración. Lo fue en la era analógica y lo es en la digital. Los clasicos, los modelos, los ejemplos nos ilustran, nos sirven, nos ayudan y nos permiten -como dices- empatizar con los autores. Justo es que las composiciones de tus alumnos vean la luz y que se acerquen a los buenos escritores y a los buenos poetas a través de esta empatía literaria.
    Aunque el concepto no esté en la RAE, quizá haya que empezar a elaborar nuestro propio glosario con las cosas que sabemos que funcionan, existan o no en diccionario. ¡Gracias por compartirlo!

    Comentario por Marcos Cadenato — 17 noviembre , 2011 @ 1:38 pm

    • Mimesis, imitatio auctoris, empatía literaria, ponerse en el lugar de, en su pellejo… escribir como…, a la manera de…, sentir lo que sintió, vivir lo que vivió, disfrazarse de… siempre ha funcionado. Nunca leen con más interés poemas de amor que cuando están enamorados.

      Comentario por Carlos — 18 noviembre , 2011 @ 8:20 am

  4. Me pilla este post trabajando en el aula El Conde Lucanor y el Libro de Buen Amor.
    No veo demasiado entusiasmo en los chavales. A ver si disfrazados de Don Juan Manuel o de Arciprestes…
    Tomo buena nota.

    Comentario por Aster Navas — 17 noviembre , 2011 @ 7:47 pm

    • Los consejos de mis alumnos para conseguir pareja son de hace más de 10 años, ya están desfasados: habrá que actualizarlos.

      Comentario por Carlos — 18 noviembre , 2011 @ 8:24 am

  5. Yo aún recuerdo cuando mi profesor de 3º de BUP nos puso como prueba de examen escribir un fragmento emulando el estilo, tema y lengua de El Cid. Intentando ponerme en la piel del escritor, reflexioné de una manera mucho más profunda sobre el sentido de la obra y el lenguaje que utilizaba el autor.
    Precisamente sobre eso va a versar la próxima actividad que voy a proponer a mis alumnos.

    Comentario por Silvia Gongo — 18 noviembre , 2011 @ 1:09 am

    • Menos mal que no os dio por coger la espada y partir en dos al profe:
      Silvia “Gongo” alcanzó al profe a tres brazas de la mar,
      alzó en alto su Colada y tan gran golpe le da
      que los carbunclos del yelmo todos se los fue a arrancar:
      cortóle el yelmo y con él la cabeza por mitad,
      hasta la misma cintura la espada logró llegar.

      Comentario por Carlos — 18 noviembre , 2011 @ 8:30 am

  6. Estoy con Aster. Suele ser esto de la imitatio auctoris, ejercicio de 3º con los Romances y de 4º, con las Rimas. Siempre funcionan. Me ha gustado ver que también puede funcionar con El conde Lucanor. Me voy a comprar hoy mismo el libro de Olay. Me ha intrigado mucho lo que he leído (aunque me parece que no me va a resultar fácil copiarle…)

    Comentario por puntocoma — 18 noviembre , 2011 @ 1:50 pm

    • Me alegra saber que siguen funcionando estos recursos.
      Me costó encontrar el libro de Olay; al final acabé pidiéndolo a una librería de Gijón, pero solo por el Appendix Probi del final, mereció la pena.

      Comentario por Carlos — 19 noviembre , 2011 @ 9:04 am

  7. En el Getxolinguae de hace 2 años Cassany comentaba que estaba estudiando los fanfics. El año pasado, después de leer Momo y El Hobbit, los de 1º de ESO se lanzaron a escribir fanfics. Más que imitatio auctoris fue sumergitio ad universum auctoris (qué se le va a hacer, no me dieron latín ni Segura ni Morla) y funcionó de maravilla.

    David

    Comentario por David — 18 noviembre , 2011 @ 3:31 pm

    • ¿Certificaste que leer es el mejor camino para llegar a escribir y a la inversa?
      (Addenda: pues te manejas muy bien en latín, a pesar de que tu nombre hebreo te delata como descendiente de los que quisieron liberarse de la ocupación romana…).
      Saludos cordiales, David.

      Comentario por Carlos — 19 noviembre , 2011 @ 9:13 am

  8. Del modo que propones, los clásicos llenan las aulas y se aprende más, mucho más. Los clásicos redivivos, con nuevos afanes y cuitas, se hacen humanos a los ojos de los jóvenes y sienten que les llega el mensaje, pues lo literario es mensaje en el tiempo, como decía otro poeta. También lo pudimos comprobar en ‘Maneras de leer’, con las rimas raperas. Empatía literaria o literatura empática, da igual, que nos llegue y nos atraviese como a Santa Teresa el éxtasis.
    P.D: Gracias por descubrirnos a Rodrigo Olay.

    Comentario por Toni Solano — 18 noviembre , 2011 @ 11:42 pm

  9. Se hace lo posible por acercar los clásicos a los intereses del alumnado: las rimas raperas -con ese “¡dinero!” que hubiera firmado el mismo Quevedo- fueron una maravillosa muestra. Cuando lo oí, me vino a la cabeza una “pelea de gallos” (competiciones entre raperos) en la que Quevedo le espetaba a Góngora un “¡Yo te untaré mis versos con tocino / porque no me los muerdas, Gongorilla…”.

    Comentario por Carlos — 19 noviembre , 2011 @ 9:18 am

  10. Carlos, acabas de desvelar uno de los secretos de muchos profes de lengua (entre los que me encuentro): escondemos un tesoro de textos de nuestros alumnos. Sacarlos a la luz es buena idea.

    Decía Bolaño que cada lector tiene el librero que se merece. Yo digo que cada bloglector tiene el blog que se merece. Tú te estás convirtiendo en el bloglibrero de muchos con tus prolijas recomendaciones. Cuando todavía no he complido el deseo de leer tus recomendaciones radiofónicas, me sorprendes con este libro de poemas.

    Comentario por Lu — 20 noviembre , 2011 @ 8:16 pm

  11. Del receptor único (el profe) pasando por la variedad de receptores (los propios alumnos o la comunidad educativa, gracias a las revistas) hasta llegar a los múltiples receptores, al receptor universal… y que se convierte, si lo deseoa, en emisor a su vez, con un clic. Y todo esto gracias a las TIC. Como para seguir denostándolas.
    La recomendación radiofónica es gusto personal; la de Rodrigo Olay, aunque también me gusta, es pensando más como profe en sacarle jugo. Puede resultar interesante descubrir qué poeta se esconde detrás de cada uno de sus poemas.
    Un saludo y hasta pronto, Lu.

    Comentario por Carlos — 21 noviembre , 2011 @ 5:56 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: