Tres Tizas

14 noviembre , 2011

¿De-formador de formadores?

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: — Marcos Cadenato @ 10:45 am

Crédito de la imagen original

En los últimos meses he leído y oído en diferentes ocasiones muchos comentarios sobre la formación de los profesores 2.0 y sobre los contenidos que llenan nuestros blogs, wikis, sites y redes sociales que me han producido un cierto escalofrío, un gesto como el del protagonista de El grito de Edward Munch.  Y, por más que lo intento, no consigo quitármelo de la cabeza…

Vaya por delante que nuestro grupo –además de impartir clase en centros públicos y privados- se dedica a la Formación del profesorado.  Durante los últimos cuatro años hemos impartido cursos, talleres, jornadas y charlas en muchas instituciones, centros escolares, programas o colectivos (Forem, Programa Garatu del Gobierno Vasco, Formakuntza, Getxolingüae, Berritzeguneak, Aulablog, Ikasblogak, Adarra…) tanto en cursos presenciales como en cursos on line. Aunque estamos firmemente convencidos de que una forma de colaborar y devolver a la web 2.0 todo lo que nos ha dado, es participar en la red a través de esta bitácora, pero también en la formación de quienes empiezan, se animan a cacharrear y a intentar cambiar las cosas en sus aulas…

Hace ya dos años que la viceconsejera de Educación del Gobierno Vasco, María Ángeles Oscariz, en su intervención en Getxolingüae 2009, lo expresó tan claramente, que muchas veces lo hemos citado y creemos que es una buena brújula para nuestra navegación:

La formación que  no acaba modificando

la práctica no es válida.”

 Éste es nuestro principal Vademecum y tan es así que a lo largo de estos cuatros años hemos ido modificando nuestras propios contenidos, nuestras clases, talleres, materiales y recursos. Quiero decir que si en un taller de Recursos digitales y Herramientas 2.0 hay que hacer un receso y explicar que es un hipervínculo y cómo se hace un enlace; cómo se obtiene la URL de una imagen; cómo hay que tratar la información que se usa y se cita en un documento… se echa el freno de mano y se explica una y otra vez, si fuera preciso. Ésta sí es un formación que atiende y entiende al profesor que comienza: mucha práctica y poca teoría; técnica la imprescindible, didáctica toda…

Y ésta es la visión que yo, al menos, obtengo de estos cursos. Leo a Jordi Martí en su blog: “Hablar de formación docente es hablar de errores, repeticiones e, incluso de malas praxis (en su gestión e impartición), ya que los resultados que se llevan conseguidos después de miles de horas de formación que han recibido los docentes de este país son prácticamente imperceptibles en las aulas”. También leo en la prensa a mi amigo y profesor universitario Jordi Adell:  “La formación inicial del profesorado de Primaria y Secundaria en TIC es un siniestro total, no responde al tipo de maestros y maestras que necesita la escuela. Nos vamos a quedar con los ordenadores de adorno, o para hacer lo de siempre“.  Y me sigo preocupando… ¿Nuestros maestros y profesores opinarán como Jordi? Y me replanteo todo el proceso formativo que estamos realizando. Y reviso las condiciones reales en las que se producen estos cursos y talleres:

  1. Profesorado heterogéneo: Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos.
  2. Materias heterogéneas: Lengua, Matemáticas, Inglés, Ciencias Naturales, Informática…
  3. Niveles heterogéneos: profesores que saben qué es Gdocs  o Gsites y profesores que no tienen cuenta de Gmail.
  4. Intereses heterogéneos: hay quien acude por auténtico interés, por renovarse, por actualizarse, pero hay quien necesita puntos para una oposición.
  5. Materiales y red inestable: un ordenador por persona, pero una red que se cae y ordenadores que funcionan con problemas continuos.
  6. Horarios extraescolares: las 20 o 30 horas que dura un curso son obtenidas del descanso, del sueño y de las horas libres del profesorado.
  7. Motivación e interés. En general el profesorado que acude a nuestros cursos muestra un elevado interés y un deseo de innovación y actualización más que aceptables. “Estoy porque quiero estar, no porque me mandan”, valdría decir.
  8. Aplicación real en el aula. La mayoría de los profesores introducen algunas prácticas que no desarrollaban en el aula: usan cuentas de correo, abren blogs de aula, se comunican a través de Gdocs…
  9. Continuación en otros cursos de formación. Más de la mitad de los participantes en los cursos continúan su formación con cursos posteriores de ampliación o profundización de ciertos recursos. Un Taller de blogs tiene su continuación en el Uso didáctico de los blogs educativos, por ejemplo.
  10. Especialización. Llegados a un punto, el profesorado exige talleres más específicos, más especializados y ahí se produce una selección natural más precisa y homogénea.

Mis conclusiones y mi experiencia me dicen otra cosa muy diferente. No sé, quizá nuestros cursos no sean representativos de lo que se está haciendo en Formación, pero las encuestas anónimas y voluntarias finales son muy claras: los cursos de formación son útiles, sirven y obtienen valoraciones muy positivas.

Marcos Cadenato

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: