Tres Tizas

12 mayo , 2011

El propósito de la Educación: humanizar la relación

Filed under: Blog, Trabajo colaborativo — Gorka Fernández @ 9:00 am

Recordamos la entrevista realizada en Radio Tres Tizas la pasada semana a Jaime Olmos sobre este proyecto ilusionante (Purpos/ed[ES]) y para empezar nuestra propuesta de debate lo haremos desde el principio, reseñando parte de un comentario de Vïctor (al primer post de 500 palabras escrito por Fernando Trujillo “educar no es mirarse a los ojos, es mirar juntos en la misma dirección. Con lo de “juntos” me refiero a TODOS juntos: educadores (familias, maestros y profesores, monitores de tiempo libre, de extraescolares…) y educandos. Y también gobernantes, legisladores,… En este debate desde su origen está presente el TODOS.

David Álvarez planteó que uno de los propositos de la educación es colaborar para llegar [juntos] más lejos.
Nosotros, los de Tres Tizas,  creemos en esa totalidad y unidad, además pensamos que el propósito de la Educación es humanizar la relación. Sin olvidar lo que los niños y niñas de 6ºD del CEIP Tomás Ybarra de Tomares insistían en su post La escuela que queremos: los profesores podrían sonreír un poquito más y ser más alegres.
En la educación se crea una relación, un vínculo que se genera entre educando y educador, cuya base es aceptarse mutuamente como seres humanos de forma incondicional. Cuando estamos explicando una materia o estamos desarrollándola somos conscientes de que estamos creando una unión en base a una asimetría. Dicha distancia no puede anular la condición humana de ambos y la persona que educa debe ser consciente de que es un modelo que servirá para generalizar la relación, con él o ella mantenida, a otros ámbitos. Debemos humanizar ese proceso, que esa vinculación establecida sea facilitadora del proceso de socialización, por lo que debe abordar aspectos afectivos, emocionales, cognitivos y conseguir la autorrealización del educando, sin llegar a que la asimetría anule estos aspectos, al igual que Francisco Javier de la Rosa cuando se retrata abriendo nuevas vías de aprendizaje con los alumnos, escuchándolos, con tareas socializadoras, acercándolos a la realidad en la que viven, haciéndoles sentir útiles, estrechando lazos con sus familias, fortaleciendo su autoestima, atendiendo a la diversidad en la que me encuentro, respetando la individualidad de cada uno, mostrando el poder de la colectividad, haciéndoles más felices

La escuela no es la única que educa, quizás sea la institución más consolidada y legitimada para educar pero otros ámbitos también lo hacen. Tradicionalmente se han distinguido tres tipos de educación: formal, no formal e informal (Alejandro Sarbach hace un interesante planteamiento sobre la informalización de la escuela). La escuela debe cerrarse para incluir a todos sus miembros sin importar condición (escuela inclusiva) y debe abrirse (escuela expandida) a las otras educaciones a la del monitor deportivo, a la del abuelo, a la de las clases de refuerzo, a la de la asociación de padres y madres… Al igual que Victor Cuevas creemos en la Escuela abierta al mundo y en el mundo dentro de la Escuela y como Diego García  nos preguntamos ¿Educación invisible, educación informal, educación formal o no formal, educación dentro de la escuela, fuera de la escuela, aprendizaje dentro de la escuela, fuera de la escuela, formal, informal? Y todavía existe lucha de adjetivos en la educación, en el aprendizaje.
Pensamos que la escuela se mueve con dos fuerzas, una centrípeta (inclusiva) contrarrestada por otra centrífuga (expandida); podríamos decir que la escuela sería una institución basada en una inclusividad expandida.

Las tres Educaciones deberían comportarse como vasos comunicantes cuyo propósito sea facilitar la humanización de las relaciones. La relación para la persona es la herramienta para la socialización, sólo construyendo relaciones saludables podremos crecer en diferentes sentidos.
Nosotros así lo hacemos cuando explicamos las subordinadas o cuando vemos los ojos de preocupación de una alumna a la que nos acercamos, tocamos en el hombro y preguntamos:

-”¿Te pasa algo?”

Y tú, cómo te relacionas.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: