Tres Tizas

11 febrero , 2010

Devolvednos el Peñón

Fuente de la imagen

Imaginemos, por un momento, que colocaran un centenar de imágenes sobre nuestro escritorio y nos invitaran a escoger las que necesitemos para crear una historia. Alguien nos da los fotogramas de la peli y nos pide el guión; alguien nos entrega los carretes a condición de que contemos el viaje. El regalo se llama storybird.

Hablo de imágenes de una calidad sorprendente, con una gran variedad de formatos, texturas y estilos, obra de excelentes ilustradores.

Un servidor apenas ha empezado a experimentar con ella como recurso en PRL y espera que, superado el asombro inicial, se le ocurran nuevas propuestas. De momento es una prodigiosa fuente de vocabulario de la que ya no sé prescindir.

Pero así, a bote pronto, resulta evidente que va a ser la envidia de las vecinas porque:

  • Permite trabajar de forma interdisciplinar Literatura y Plástica.
  • Es una material fantástico para convertir en procedimentos temas como la tipología textual, la estructura y la secuencia narrativa.
  • Ofrece una excelente biblioteca.
  • Permite trabajar desde enfoques muy diversos: mismas imágenes para todos los alumnos, darles el texto y que rastreen en busca de las ilustraciones.
  • Cualquier nivel de elaboración –incluso la simple imagen- resulta atractivo por lo que nos permite abordar la diversidad sin cargos de conciencia.

Pero, amigos, todo pecado tiene su penitencia:

  • Sólo se publican libros en inglés. Si el idioma del relato es cualquier otro, se salva como privado. Este detalle –esencial- nos priva de una de sus mejores prestaciones: compartir el volumen. Redactándolo en la lengua de Shakespeare y publicándolo podríamos abrir el texto a múltiples colaboradores. Este inconveniente puede ser, sin embargo, una excelente excusa para un enfoque TIL.
  • Su estética es más propia -no somos celosos- de Primaria.

Nadie es perfecto.

Aster Navas

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: