Tres Tizas

11 enero , 2010

Sigismund Krzyzanowski. “Todo un descubrimiento”

Filed under: Blog — Etiquetas: , , — Carlos Diez @ 8:00 am

Hacía tiempo que no encontraba en las librerías, entre las novedades, un libro que me sedujera, que me congraciara con la Literatura con mayúsculas. Incluso, no sé si por esto o por la edad, estaba considerando seriamente el dedicarme casi de manera exclusiva a releer, pero me daba miedo el que las nuevas lecturas de mis viejos libros me defraudaran. Hasta que hace unas semanas compré La nieve roja, un libro de 7 relatos publicado por la editorial Siruela en abril. Es el primer libro traducido al español de Sigismund Krzyzanowski (Kiev, 1887-Moscú, 1950).

En una época y lugar en los que se imponía el realismo socialista, Sigismund K. acostumbra a introducir en sus relatos un elemento o acontecimiento “absurdo” (un producto que aumenta los espacios, el cuadraturín; una mano de pianista que abandona a su dueño en pleno concierto…), pero esto no provoca una ruptura drástica con la realidad, sino que “el relato continúa su implacable marcha lógica mediante una microscópica descripción hiperrealista” (Jesús García Gabaldón en el prólogo). Aunque reflejo de los problemas y vicisitudes de su momento histórico, sus múltiples lecturas e interpretaciones hacen que sus relatos lo trasciendan, como la buena literatura, convirtiéndose en atemporales, modernos. He leído en la introducción que escribió también un libro de microrrelatos, A cual menor, y una de sus novelas lleva por título Recuerdos del futuro.

Su imaginación desbordante, esa irrupción de lo absurdo y lo fantástico, su ironía… recuerdan a veces al realismo mágico de los hispanoamericanos y a veces a Kafka. Como él, no publicó en vida (hasta 1989 con la perestroika de Gorbachov). Seguramente no era su momento, estaban destinados a que los leyeran -paladearan- lectores del futuro. “No me llevo bien con mi tiempo presente, pero la eternidad me ama” (K. en sus cuadernos de notas).

A continuación ofrezco, autorizado por Elena Palacios de la editorial Siruela, unos pasajes del libro:

View this document on Scribd

Como dice Jesús García Gabaldón en el prólogo, “todo un descubrimiento”.

Carlos Díez

Anuncios

14 comentarios »

  1. HOla, llego hasta aquí desde enlace de Jesús Suárez. Por primera vez…a ver qué cuentas. Por si te va bien:
    Ayer leí uno de esos libros que te reconcilian con el buen hacer literario…así que te lo dejo: Caperucita en Manhattan, de Carmen Martin Gaite. Es muy sencillo, quizá demasiado para tí en comparación con éste, pero me dejó un dulce sabor de boca. De ella me dejó fascinada El cuarto de atrás. Va en relación con algo de lo que aquí cuentas.
    Otro, que tengo entre manos desde hace días, El hombre que fue jueves, de Chesterton. A golpe de sorpresas.
    Gracias por colgar este post. Me ha recordado, por cierto, a Kapuscinski, al ver el apellido, simplemente. Otro gran autor, de profesión periodista. 🙂
    Hasta pronto!

    Comentario por Carmen — 11 enero , 2010 @ 11:21 am

    • Bienvenida, Carmen. Y gracias por tus recomendaciones. Chesterton figuras entre mis favoritos.

      Comentario por Carlos Diez — 12 enero , 2010 @ 7:14 pm

  2. Menos mal que también en el prólogo he leído la pronunciación en castellano del apellido de este autor: Yiyanovski, porque si no, era incapaz de leer las cinco primeras letras (krzyz). He leído el comienzo del primer relato –Cuadraturín– y creo que esta misma tarde paso por la librería. No conocía ni su nombre, así que me has abierto el apetito y le seguiremos la pista. Muchas gracias, Carlos.

    Comentario por Marcos Cadenato — 11 enero , 2010 @ 1:42 pm

  3. Me has seducido. En cuanto tenga ocasión lo intentaré conseguir. Me maravillan estos autores que no logran publicar en vida y luego los tiempos futuros los reciben como suyos. Probablemente murieron con la sensación de fracaso. Paradojas extrañas que no dejan de asombrar. Un cordial saludo.

    Comentario por Joselu — 11 enero , 2010 @ 3:20 pm

  4. Un tesoro escondido, Carlos.
    Un abrazo.

    Comentario por Aster — 11 enero , 2010 @ 9:16 pm

  5. Ya sabes que siempre me he dejado guiar por tus recomendaciones y que muchas veces hemos coincidido… por eso quizás, antes de que se acomode en la estantería, lo traes a la próxima reunión tresticera y cuando lo acabe, lo comentamos más tranquilamente.

    Comentario por Patxo Landa — 11 enero , 2010 @ 10:59 pm

  6. Me has dejado con la Mir en los labios… Me gustan las rarezas y no todas van a ser producto de japoneses, así que me lo apunto en lugar destacado de mi lista de reproducción (que no se entere nadie que te he colado).

    Comentario por Antonio — 11 enero , 2010 @ 11:35 pm

  7. Me gustan las distancias cortas y los relatos son un género que me apasiona. Aunque suene tópico, yo también tomo buena nota.

    Comentario por Lu — 12 enero , 2010 @ 1:35 am

  8. Espero que, si os decidís a leerlo, no os defraude. No todos los relatos tienen el mismo nivel, pero sí puedo confirmaros que, aunque en lugar de en los años 30 los hubiera escrito hoy, me seguirían pareciéndo raros, modernos, actuales… Es lo que tiene la buena literatura: que es intemporal o atemporal. Y descuida, Antonio…, no me chivaré.

    Comentario por Carlos Diez — 12 enero , 2010 @ 7:18 pm

  9. Uno de los factores que más anima en la selección de lecturas es el boca a boca, así que gracias por el aviso.

    Comentario por blogge@ndo — 15 enero , 2010 @ 12:13 am

  10. Hola desde Santander. Supe de este autor a través de un compañero del instituto y después he estado buscando en internet. Me interesa especialmente el libro de micros que se menciona: “A cual menor”, pero no encuentro nada más que la referencia que viene en “La nieve roja” y lo que dices en tu blog. ¿Sabes si hay alguna forma de localizar estos micros en inglés o en español? ¿Sólo están en ruso? ¿Se llegaron a publicar? Muchísimas gracias.

    Comentario por Leticia — 29 abril , 2010 @ 10:34 am

    • Hola, Leticia. En cuanto lea con detenimiento el prólogo te contesto. Pero me temo que los micros no estén publicados en castellano. Creo que nos quedaremos con las ganas.

      Comentario por Carlos Diez — 29 abril , 2010 @ 10:40 am

    • En el prólogo pone que es la primera y, de momento, única obra traducida al español. Ni siquiera están publicadas en ruso todas sus obras. De traducciones al ingles no dice nada, lo siento.

      Comentario por Carlos Díez — 29 abril , 2010 @ 4:52 pm

  11. Gracias de todos modos, Carlos.

    Comentario por Leticia — 30 abril , 2010 @ 9:01 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: