Tres Tizas

26 octubre , 2009

Nuevo Contrato TIC

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Crédito de la imagen

Crédito de la imagen

Cada curso que empezamos es -debería ser- una nueva prueba para toda la comunidad escolar: alumnado y profesorado. “Vamos a ser más organizados, más limpios, más ordenados… Esas montañas de papeles que se acumulan en nuestras mesas y en nuestros casilleros no los voy a consentir este año…” pensamos muchas veces. Nuevo cuaderno del profesor, nuevos compañeros en el despacho, nuevos alumnos en los primeros cursos, algunos nuevos libros, algunas nuevas asignaturas, algunos nuevos cargos y, sin embargo, todo parece antiguo.

Las mismas caras, los mismos desánimos, las mismas alegrías, las mismas discusiones, las mismas prisas… Contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que nos dejan; competencias que nos aguardan. A pesar de la máxima de Heráclito, tengo una extraña sensación de dejá viu. Siempre se ha dicho que un cirujano del siglo XVI en un quirófano de un hospital actual no sabría por dónde empezar y, sin embargo, un maestro del XVI -incluso anterior- no tendría ningún problema para desarrollar su trabajo: una pizarra, una tiza, un borrador… Todo sigue más o menos igual…

Dejémonos de cuentos: las pizarras digitales, los ordenadores, los proyectores no son ni mucho menos mayoritarios ni los utilizan los profesores actuales para los fines para los que fueron concebidos. Las TIC entran en el aula de puntillas y sin hacer ruido, no vaya a ser que se despierte alguna conciencia que alertagaba plácidamente su docencia. No es cierto que los ordenadores hayan cambiado las formas de dar una clase. Aún no. Esa situación es futura. Quizá en quinto de Primaria sea presente porque por primera vez y de forma obligatoria entran este curso los ordenadores en el aula para que nuestros alumnos los utilicen en las clases y fuera de ellas. Muchos compañeros nuestros están ya sudando tinta china, pensando en lo que tendrán que hacer este año para poder conseguir que el reto ministerial sea efectivo en la escuela. Las palabras formación, escuela 2.0 volverán a estar en boca de muchos y volverán a provocar enconados debates sobre la conveniencia o no de tal o cual equipo, tal o cual programa, tal o cual aplicación. No, no, y mil veces no. El sentido de la historia no va por ahí: hace ya unos cuantos años que algunos profesores hemos entendido -no porque nos obligue ningún decreto ley ni nos ampare ninguna nueva legislación educativa- que las tecnologías -las nuevas, las viejas, las de hoy y las de antesdeayer- son una herramienta fundamental para el desarrollo de las capacidades de nuestros alumnos. Las TIC no son el futuro, son el presente; las TIC no son el fin, son el medio; las TIC no cambian nada, ofrecen nuevos caminos, nuevas miradas.

contrato

Crédito de la imagen

Hace unos años en el blog de nuestras amigas Blogge@ntes –que cumple su tercer aniversario: (¡Felicidades!)– diseñé un Contrato TIC para que los alumnos -después de comentarlo y discutirlo en clase entre todos- lo firmaran, lo suscribieran y lo aceptaran. El compromiso funcionaba a medias, seamos sinceros. Los primeros días no había gestos extraños, veloces ratones desplazándose por las mesas, manos nerviosas y cabezas inquietas. Sin embargo, el segundo trimestre todo el simbolismo que los contratos educativos encierran se deshace como un helado en pleno agosto. Aun con todo, sigo creyendo que la Educación tiene mucho de gestos, de simbolismos, de contratos, por lo que, a pesar de los pesares, continuamos confiando en ellos. Ésta es la segunda edición de aquel contrato que vio la luz hace unos años y que ahora sometemos a un aggiornamento ligero para poder utilizarlo este nuevo curso escolar porque creo que sigue teniendo sentido, porque creo que puede seguir siendo útil en la utilización de las TIC. Esperemos que su compromiso llegue a ver las nieves del invierno. Así sea.

Marcos Cadenato

View this document on Scribd
Anuncios

15 comentarios »

  1. Interesante contrato para leer y comentar con los alumnos. El punto 1 se lo leería también a algunos profesores. En algunos ordenadores de la sala de profesores el escritorio es un auténtico basurero.
    Y el punto 7 me parece muy importante y que no se tiene en cuenta a la hora de diseñar las aulas de informática. Casi siempre echo en falta mesas donde dejar libros o poder escribir. Hasta para hacer una presentación de diapositivas es preferible primero diseñarla con boli o lápiz en papel.

    Comentario por Carlos Diez — 26 octubre , 2009 @ 2:06 pm

    • Sin duda alguna, muchos ordenadores de los centros son personales, personales porque sus escritorios dicen mucho de sus dueños; también el historial que dejamos en Internet nos delata las más de las veces… En fin…
      El Contrato TIC se podía pasar también a los profesores y evitar que se usen en los ordenadores del centro los programas P2P -especialmente- o se empleen para otros usos ajenos a los procesos de Enseñanza-Aprendizaje. En fin…

      Comentario por Marcos Cadenato — 26 octubre , 2009 @ 4:44 pm

  2. Perdona, pero si no tiene letra chica, no firmo nada, que ando con la mosca detrás de la oreja 😉
    Como dice Carlos, habría que conseguir que los profes diéramos ejemplo. Algunos compañeros sólo manejan los ordenadores del centro para sus negocios particulares y luego se quejan de que no hay dotación (bueno, a mí también me costaría ser fiel a todos los puntos).

    Comentario por Antonio — 26 octubre , 2009 @ 10:44 pm

    • Pues no, no hay letra pequeña, Antonio; lo único pequeño -minúsculo, diría yo- es el uso que muchos alumnos y profesores hacen del ordenador. En fin, la vida sigue igual, que decía el filósofo. 🙂

      Comentario por Marcos Cadenato — 26 octubre , 2009 @ 11:18 pm

  3. Un contrato muy interesante. Me gustan el 8, el 9 y el 10 especialmete.Por lo que respecta al 6, es un problema.Cuando estás con un proyecto, intentando resolver sus dudas y compruebas que mientras explicas por un lado, otros están en twenti, crees que te va a dar algo.

    Por otro lado, somos pocos (por lo menos en mi centro) trabajando con las nuevas tecnologías. Muchos compañeros piensan que poco tienen que ver con el proceso de enseñanza-aprendizaje y entonces parece que siempre estás empezando, intentando establecer una dinámica de trabajo distinta. Se gasta mucha energía y a veces lo que haces también se diluye pues no encuentras ni apoyo ni continuidad.

    Sin embargo, no hay que desanimarse y continuar insistiendo. Los que ya las hemos probado, ya sabemos que no podríamos hacerlo de otra manera.

    Comentario por Ana Concejero — 27 octubre , 2009 @ 12:18 am

    • Muchas gracias, Ana. Es cierto que es un problema el nº 6, pero -según me dice el Coordinador TIC de mi centro- se puede impedir que se nos pierdan los alumnos en las redes sociales; en mi centro ya se han capado Facebook, Tuenti, Messenger o Hi5.
      También es cierto lo que señalas: aún no somos demasiados los que empleamos las TIC de forma natural -invisibles- y los que lo hemos hecho, ya no recorremos el camino a la inversa. No hay vuelta atrás…

      Comentario por Marcos Cadenato — 27 octubre , 2009 @ 12:24 am

  4. La idea del contrato didáctico es una estrategia metodológica de primer orden, para trabajar con las TIC o con cualquier otro contenido. Lleva consigo el compromiso, la participación, la autonomía…Sin embargo, se sigue viendo, muchas veces, como una especie de juego tonto, sin mucho sentido. Merece la pena pararse a discutir y a comentar con los alumnos lo que se va a hacer, cómo se va a hacer, etc. Es básico para que se interesen y se impliquen en su propio aprendizaje. Bien en su primero versión y mejor en esta segunda.

    Comentario por marimar — 27 octubre , 2009 @ 12:46 am

    • Gracias, Marimar. Sin duda, a pesar del acto simbólico que supone este tipo de contratos, puede proporcionar una valiosa reflexión sobre lo que hacemos en el aula y puede que a muchos de nuestros alumnos les sirva para reparar y corregir algunas de sus actuaciones. Así sea…

      Comentario por Marcos Cadenato — 27 octubre , 2009 @ 1:00 am

  5. Siguiendo el hilo de Marimar, creo que los contratos son necesarios,, porque enseñan algo que anda perdido en el limbo educacional de muchos
    alumnos (y políticos y padres y profesores…): el compromiso, la palabra.

    Deberían abundar los contratos TIC (Tienes que Implicarte y Comprometerte). El acrónimo viene que ni pintado. Y encima es generalizable al uso de los ordenadores y otras prácticas de aula.

    Comentario por Lu — 27 octubre , 2009 @ 3:13 pm

    • Ciertamente, Lu, no son buenos tiempos para el compromiso ni la palabra, pero -gracias por el acrónimo- Tenemos que Implicarnos y Comprometernos muchísimo más en la Educación, en la sociedad, en la vida. Sé que a algunos compañeros y amigos nuestros eso de implicarse les provoca risa, pero yo, al menos, sigo pensando que es absolutamente necesario y este tipo de contratos puede ayudarnos un poco. Ésa era la idea…

      Comentario por Marcos Cadenato — 27 octubre , 2009 @ 6:36 pm

  6. Interesante, Marcos, la idea, el concepto de contrato. Lo digo por lo que tiene de responsabilidad, de compromiso compartido.
    Me gusta también la redacción, directa y sin dobles lecturas. Nada de “la parte contratante de la primera parte”.
    Le faltaría, creo yo, una cláusula de rescisión (por ambas partes).

    Un abrazo.

    Comentario por Aster — 27 octubre , 2009 @ 5:08 pm

    • Muchas gracias, amigo mío. Por supuesto, los contratos educativos tienen que ser claros y directos: no se trata de engañar a nadie, naturalmente, sino de lograr un compromiso por parte de los alumnos -y de algunos profesores también- para una adecuada utilización del ordenador en el aula. Nadie abusa del bolígrafo, del lápiz o del cuaderno; tampoco del ordenador…
      Sí, es cierto, debería existir una cláusula de rescisión por ambas partes, si… si… y si… y si…, uyyy pero eso es ya harina de otro costal. Mucho me temo…

      Comentario por Marcos Cadenato — 27 octubre , 2009 @ 6:41 pm

  7. “Ofrecemos contrato de trabajo extenuante y poco agradecido. Más que indefinido, eterno. Mal visto y mal considerado. Sin medida de seguridad alguna…. ” no sé si los alumnos lo firmarán pero seguro que muchos profesores no lo suscribirán tan fácilmente.
    Pero bueno, si damos pie a la reflexión, eso que nos llevamos por delante. Buen trabajo, Marcos.

    Comentario por Patxo Landa — 28 octubre , 2009 @ 9:31 pm

  8. Gracias, Patxo. Te puedo asegurar que los alumnos -tras la correspondiente reflexión y discusión en clase- lo firmaron el curso pasado con cierta tranquilidad, quizá sabedores de que el tiempo jugaba a su favor, quizá…
    Por supuesto que muchos profesores seguro que prefieren aquel viejo contrato caduco, amarillento y casi casi carcomido por los años y las continuas fotocopias, pero uyyy, eso es harina de otro costal…

    Comentario por Marcos Cadenato — 28 octubre , 2009 @ 10:49 pm

  9. […] Crédito de la imagen Cada curso que empezamos es -debería ser- una nueva prueba para toda la comunidad escolar: alumnado y profesorado. “Vamos a ser más organizados, más limpios, más ordenado…  […]

    Pingback por Nuevo Contrato TIC | Educacion, ecologia y TIC | Scoop.it — 19 octubre , 2012 @ 1:00 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: