Tres Tizas

15 octubre , 2009

De compras con Lisbeth Salander

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , — Aster Navas @ 11:50 am

137_la_chica_que_sonaba_con_una_cerilla_y-un_bidon_de_gasolina

Crédito de la imagen

Un excelente libro de cabecera. Es lo que suelo decir cuando alguien me pregunta por algún título de la serie Millennium: tienen el grosor justo para apoyar la cabeza en la playa, dejándonos las cervicales en un ángulo bastante ergonómico. Esa característica los ha convertido en los libros del verano.

No voy a entrar aquí a valorar la calidad de Larsson. Si traigo aquí a Mikael Blomvkist, si hago subir al estrado a Lisbeth Salander, es por una cuestión bastante más preocupante: la publicidad por emplazamiento.

Esa estrategia de marketing empezó a colarse en los medios de comunicación de masas a través de series como Farmacia de guardia, se consolidó con Médico de familia y ya resultaba imposible ver un capítulo de Aquí no hay quien viva sin una caja de determinada marca de leche mirando a la cámara o un tambor de un conocido detergente cubriendo un cuarto de la pantalla.

No es que resultara excusable pero sí natural.

En la segunda entrega Lisbeth Salander se nos cambia de domicilio y Larsson decide amueblárselo metiéndonos en Ikea, donde vamos escogiendo –sólo nos faltan los códigos de barras- muebles con nombres y apellidos. Dedica varias páginas a dar jabón al gigante sueco y pone a la protagonista, que uno imaginaba bohemia y espartana, en evidencia.

Sin ir más lejos, Mikael, riega los sandwiches –habría que revisar la dieta de este muchacho- con una marca determinada de agua mineral.

Desconozco el grado de intencionalidad de esos interminables párrafos, de si entre la multinacional y el autor media algún tipo de contrato. Lo cierto es que esas páginas resultan tan inoportunas como un largo intermedio. Seamos justos: el lector no tiene que tragarse ese insufrible spot después de haber pagado veintidós euros con cincuenta céntimos.

Aster Navas

Anuncios

22 comentarios »

  1. He leído dos tomos de la saga, y la verdad es que no considero que la calidad de la misma vaya pareja a su popularidad. Están mal escritos y aparecen llenos de tópicos, muchas de sus situaciones resultan inverosímiles. El detalle que citas de propaganda es una cuestión mínima, pero digna de considerarse. El hallazgo sensacional de la saga es el de Lisbeth Sallander. Por lo demás son malas novela policiacas. Hay mucho mejores novelas que no tienen tanta fama. No tengo claro que me atraiga leer el tercer tomo de la serie. Creo que paso.

    Comentario por mac4rteso2 — 15 octubre , 2009 @ 3:51 pm

    • Mac, completamente de acuerdo. Quizás la “propaganda” sea sólo una gota. Sin embargo, colma el vaso.

      Gracias.

      Comentario por Aster — 15 octubre , 2009 @ 11:55 pm

  2. Profesor se ofrece como soporte para publicidad por emplazamiento. Puedo publicitar zapatillas deportivas, mochilas, dejar descuidadamente mi móvil en la mesa antes de empezar la clase, mostrar -sin pasarse- mi marca de calzoncillos. Ofrezco unos 80 adolescentes y preadolescentes como espectadores directos y otros 400 como potenciales consumidores. No, lo siento, libros de texto no; Santillana, Anaya, Oxford y similares… abstenerse. ¡Uno tiene su dignidad!

    Comentario por Carlos Diez — 15 octubre , 2009 @ 10:44 pm

    • No es, Carlos, mala idea.

      Comentario por Aster — 15 octubre , 2009 @ 11:57 pm

  3. Me encanta la publicidad, pero no por emplazamiento, ni escondida ni tímida… Me gusta la publicidad con mayúsculas, abierta, inteligente, creativa, que emociona, que entusiasma, que divierte, que intranquiliza, que preocupa, que interesa, y que además vende, ¡qué más da!
    Me gusta la publicidad subliminal, la historia de la publicidad, las historias de la publicidad… “El aire que respiramos es un compuesto de oxígeno, nitrógeno y publicidad“.
    Por cierto, no he llegado a Ikea con Larsson, -aún estoy en el primero-. 🙂

    Comentario por Marcos Cadenato — 15 octubre , 2009 @ 11:16 pm

    • La buena publicidad, Marcos, es casi literatura.
      Un abrazo.

      Comentario por Aster — 15 octubre , 2009 @ 11:58 pm

  4. Yo he leido los tres y ahora soy más jacker que antes!!
    😉
    He vuelto a escribir.
    http://complementaria.wordpress.com/
    Por cierto Patxo y Marcos en la dedicatoria entrais los dos.
    Salud amigos

    Comentario por Gorka Fernández — 16 octubre , 2009 @ 2:51 pm

    • Fabulosa noticia, Gorka.
      Un abrazo.

      Comentario por Aster — 18 octubre , 2009 @ 10:16 pm

  5. Aupa

    Cuando llegué a ese pasaje (largo pasaje, muy largo) busqué cada mueble en el catálogo online y muchos no aparecían con ese nombre (por ejemplo el sofá, creo recordar) porque en Ikea Barakaldo se llamaban de otra forma. Si Ikea tuviera interés en hacer publicidad se preocuparía por emplazar el producto con el nombre con el que nos lo vamos a encontrar en la tienda. Digo yo.

    David, dolido por haber sido elimindao del curso de blogs.

    Comentario por David — 16 octubre , 2009 @ 8:12 pm

    • En fin, David; no sé qué decirte. Remitirte, quizás, al primer enlace donde una bloguera ha ido buscando cada mueble e ilustrando su entrada con ellos.
      Tal vez no haya ninguna intencionalidad.

      Siento lo del curso de blogs.

      Un abrazo.

      Comentario por Aster — 18 octubre , 2009 @ 10:19 pm

  6. Nunca debimos dejar que la sirenita se llamase Ariel, ni que Picasso se convirtiese en un monovolumen; tampoco debimos permitir que expresiones como “al campo” o “la vaca que ríe” se convirtiesen en marcas registradas. Ahora, ningún escritor puede utilizar términos como los que he citado o nombres aparentemente inocentes como “tulipán”, “Natacha”, “flora”, etc., (sólo moviéndome en el ámbito del desayuno) sin que lo acusen de publicidad por emplazamiento. De hecho, a veces me resisto a utilizar mi apellido Solano para que no digan que fomento el consumo de determinadas marcas de caramelos. En fin, una locura, Aster.

    Comentario por Antonio — 16 octubre , 2009 @ 10:22 pm

    • Tal vez, Antonio, tengas razón y este mundo sea una pescadilla que se muerde, testaruda, la cola.

      Un abrazo.

      Comentario por Aster — 18 octubre , 2009 @ 10:22 pm

  7. No sé si hay intención de hacer publicidad encubierta o como dice Antonio ya no podemos considerar virgen ningún resquicio de la realidad. Todo está contaminado. Pero, dejando esto a un lado lo que puedo decir es que he disfrutado muchísimo leyendo los tres tomos, que la narración y, sobre todo Lisbeth, me han ido llevando de la mano a otro tiempo y lugar. El derecho de lector de leer lo que quiera.Me sentí confortada cuando leí el vibrante artículo de Vargas LLosa “Lisbeth Salander debe vivir”
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Lisbeth/Salander/debe/vivir/elpepuopi/20090906elpepiopi_11/Tes

    Comentario por marimar — 16 octubre , 2009 @ 11:01 pm

    • No conocía, Marimar, ese artículo. Voy con él.

      Gracias. Un besazo.

      Comentario por Aster — 18 octubre , 2009 @ 10:36 pm

  8. Sobre la novela (sólo me he leído la primera y con cierto agrado) me llama la atención ,sobre todo, su tremendo éxito. Si este verano veías un lector en un lugar público estaba leyendo algún tomo de la trilogía… esto no hace lectores conspicuos pero indica que la gente sí que lee si se acierta en sus gustos: tanta gente no puede estar equivocada. Los que se equivocan son los que han diseñado el canon y han intentado imponer gustos…Ya me conoces, Aster, me interesa casi más la emoción que despierta la lectura que el texto en sí.
    En cuanto a la publicidad encubierta, no es sino otro vértice de la tela de araña, que se puede superar con una mirada crítica (y leyendo post de advertencia como este).

    Comentario por Patxo Landa — 17 octubre , 2009 @ 12:35 am

    • No sé Patxo que decirte.¿Tanta gente no puedes estar equivocada? No creo que se trate de acierto o error.
      Un abrazo.

      Comentario por Aster Navas — 19 octubre , 2009 @ 9:44 am

  9. Un detalle, desconozo si es por la traducción al español, pero hasta donde he llegado a leer Mikael riega los sandwiches con Aquavit (un licor de patata de los países nórdicos: http://es.wikipedia.org/wiki/Aquavit), lo cual tampoco es que diga mucho a favor de su dieta…

    Comentario por Zyllan — 17 octubre , 2009 @ 3:02 pm

    • En fin, Zyllan…
      Está claro que los personajes de Larsson no siguen -comprensible, por otra parte- la dieta mediterránea.

      Un abrazo. Interesante -por cierto- blog el tuyo.

      Comentario por Aster Navas — 19 octubre , 2009 @ 9:51 am

  10. Acabo de terminar la tercera novela de la trilogía. Con pena. ¡Cómo he disfrutado!Leería la cuarta, la quinta, la sexta… Los dos primeros libros los he dejado en préstamo en la biblioteca de aula de 4º de ESO. Y ya hay dos alumnas contagiadas. Para mí sus logros están muy por encima de sus deméritos.

    Comentario por Ricardo — 17 octubre , 2009 @ 10:11 pm

    • Lo que está claro, Ricardo, es que Larsson no deja indiferente. O partidarios acérrimos o detractores compulsivos.
      Lo importante es disfrutar leyendo.

      gracias. Un abrazo

      Comentario por Aster Navas — 19 octubre , 2009 @ 9:56 am

  11. He leído la trilogía completa y releído algunos pasajes memorables. Me enganché y, a pesar de las críticas desfavorables que he leído, reconozco que hacía tiempo que no leía con tanta fruición.

    Admito que la publicidad encubierta es una mala práctica, pero conociendo los detalles de la publicación de los libros, me alivia saber que Larsson no hizo uso de la publicidad con fines lucrativos y menos propagandísticos.
    Tal vez debiéramos considerar que Ikea no es lo mismo para un sueco que para un español, y me imagino que la interpretación de este detalle tampoco tendrá los mismos matices para la sociedad sueca que para la nuestra. Probablemente, se nos escape algún detalle en el que sí pensaba el escritor. Quizá Ikea sea un signo de normalidad para Lisbeth, una outsider que huye de los arquetipos sociales.

    Comentario por Lu — 17 octubre , 2009 @ 11:59 pm

    • Sí. Tal vez, Lu, estemos fuera de contexto. Sin embargo, me sigue descolocando -seguro que lo recuerdas: son páginas enteras- el espacio que dedica a la multinacional sueca.
      Quizás no sepa interpretarlas.

      Gracias. Un abrazo.

      Comentario por Aster Navas — 19 octubre , 2009 @ 10:03 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: