Tres Tizas

8 octubre , 2009

Oda al hipervínculo

Filed under: Blog — Etiquetas: , , , — Carlos Diez @ 8:00 am

A todos nos cautivó la llegada de nuevos juegos que sustituían al clásico pinball, “máquina de petacos” entre nosotros. Pero a mis amigos el paso del Space Invaders (imagen 1) al Asteroids (imagen 2) apenas les llamó la atención, les impactó más la velocidad de “las moscas” (Galaxians). En cambio a mí, el que la nave pudiera desplazarse por toda la pantalla (no sólo por la línea inferior) y que incorporara un botón que, en caso de apuro extremo, mandaba la nave al hiperespacio haciéndola desaparecer y aparecer, segundos después, en cualquier otro lugar, me parecieron avances de consecuencias insospechadas.

Me vinieron estos recuerdos a la memoria el otro día al explicar a un profesor cómo hacer un hipervínculo. Y reflexioné sobre las razones por que había establecido esta relación.

space invadersImagen 1: Space Invaders
asteroidsImagen 2: Asteroids

En cuanto se inserta un vínculo, el texto, lineal, predecible en su discurrir, con un camino marcado al que la vista y el cerebro se adelantan, deviene en hipertexto. Los cambios no son sólo estéticos, sino que suponen modificaciones en la forma de concebir la escritura y la lectura, dimensiones básicas de la competencia comunicativa. Cambian la forma de descodificar y de pensar la elaboración de un texto escrito en la pantalla (en la red o con el Word, ¡sí, Word ya tenía esa posibilidad hace tiempo!).

Los enlaces posibilitan una lecto-escritura no secuencial o multisecuencial. La lecto-escritura ya no sigue sólo un desarrollo lineal (que sí, que también, que sigue siendo lo fundamental, que incluso los vínculos la facilitan al trasladar a un segundo plano las ampliaciones). Los vínculos abren vías marítimas por las que el internauta navega de puerto en puerto. E Internet -el mar, la mar- es YA un contexto real en el que los alumnos escriben y leen textos digitales o hipertextos (en trabajos escolares, chats, emails, blogs, etc.). Y el vínculo es uno de los elementos fundamentales que caracteriza a este -ya no tan nuevo- tipo de textos.

Definición: El vínculo es la conexión entre dos elementos de documentos digitales.

Sinónimos: vínculo, enlace, hipervínculo, link.

vinculoExpresión: El vínculo se distingue y destaca por un formato diferente (color, subrayado…) y porque el puntero del ratón se vuelve una mano con un dedo dispuesto a pulsar. Tanto lo vinculante (ancla origen) como lo vinculado (ancla destino) pueden ser textos o elementos multimedia como imágenes y sonidos.

Contenido: El hipervínculo tiene contenidos y usos variados, sirve para ampliar información (como anexos o notas a pie de página); designar el origen, procedencia o créditos de determinado elemento; contactar con una dirección de correo electrónico; relacionar, como en un índice, apartados dentro de un mismo documento; en un nombre presentan su perfil, biografía o página personal; etc. Resumiendo, permite ampliar la información del texto hasta el infinito, en un vínculo cabe toda la red, la biblioteca de Alejandría.

Acabo con un breve resumen de los consejos sobre las mejores formas de enlazar del artículo Dont click here: the art of hyperlinking, traducido en el blog Sig.net por Evitando el “click aquí”: el arte de enlazar:

  1. Haz los enlaces de un tamaño lo suficientemente grande para que sea fácil pulsar en ellos.
  2. Elige cuidadosamente el primer enlace, es el que va a llevarse el mayor porcentaje de clics.
  3. Enlaza con moderación, sólo aquello que consideres necesario e importante. Si enlazas demasiado el texto se hace difícil de leer y se devalúa el valor de los enlaces.
  4. Intenta no usar en el enlace los términos “clic aquí”.
  5. Procura no enlazar aquello que el usuario pueda querer seleccionar y copiar.
  6. Usa los iconos con moderación, sólo para los enlaces especiales.
  7. El contenido ha de ser comprensible sin necesidad de visitar los enlaces.
  8. Los enlaces deben parecer enlaces, han de tener un estilo que los distinga para no ser confundidos con ningún otro elemento o texto de la página.
  9. No mezcles anuncios y enlaces, que los anuncios no parezcan enlaces.
  10. Muestra la URL de los enlaces, no la ocultes, los usuarios pueden querer ver dónde van a ser enviados poniendo el ratón encima.

Para profundizar en el tema, recomiendo leer el artículo de 2003 Hipertexto:  qué es y cómo utilizarlo para escribir en medios electrónicos, de Eduteka.

Y disfruten de los jueguecitos.

Carlos Díez

Anuncios

16 comentarios »

  1. Estupendo artículo. Saludos.

    Comentario por Felipe Zayas — 8 octubre , 2009 @ 9:48 am

    • Gracias, FELIPE. Leo y releo tus artículos y libros para ver si se me pega algo, Maestro.

      Comentario por Carlos Diez — 8 octubre , 2009 @ 5:05 pm

  2. Sin duda, el hipertexto es la faceta más novedosa de la nueva escritura digital. Sin duda también, esta forma de leer requiere un lector más avezado, más hábil, más preparado y, hoy por hoy, existe un verdadero arte de enlazar.
    Como todos somos más o menos perpetuos aprendices seguro que si repasamos este decálogo para enlazar con éxito, nos daremos cuenta de que hacemos mal bastantes cosas y que debemos seguir aprendiendo. Gracias por la info, Carlos.

    Comentario por Marcos Cadenato — 8 octubre , 2009 @ 11:45 am

  3. Zorioanak por el artículo y tomo muy buena nota de los consejos que empezaré a aplicar.

    Comentario por Marian — 8 octubre , 2009 @ 12:45 pm

  4. Es curioso cómo apenas reparamos en la magia del hipervínculo. Dependiendo del uso que hagamos de él podemos argumentar nuestra exposición, someterla a otros prismas…
    Esa multidimensionalidad insólita que mencionas se basa en que funcionan como agujeros negros en la lectura digital.

    Gracias, Carlos.

    Comentario por Aster — 8 octubre , 2009 @ 4:12 pm

    • Siempre tan poeta, ASTERIO: me gusta la imagen del vínculo como un agujero negro en el espacio digital.

      Comentario por Carlos Diez — 8 octubre , 2009 @ 5:06 pm

  5. No es sencillo el acto de hiperenlazar, ni sencilla la selección de caminos que bifurcan en cada hipertexto. Tu artículo es muy revelador y todos tendremos en cuenta los consejos para evitar enlaces recursivos o simplemente inútiles.

    Comentario por Antonio — 8 octubre , 2009 @ 5:57 pm

    • Espera que pare de reírme: muy reveladores tus enlaces (de tu sentido del humor). No cambies.

      Comentario por Carlos Díez — 9 octubre , 2009 @ 10:32 am

  6. Es curioso como realidades tan importantes se llegan a hacer transparentes a nuestros ojos por habituales. Esto les pasa a los hipervínculos que nos olvidamos de la revolución que han supuesto en la forma de presentar la información. La lectura no secuencial sino en red, ampliándose, buscando relaciones…se acerca a la manera en que se organiza el conocimiento: relacionamos una idea con otra, ampliamos la información, reelaboramos y construimos conocimiento nuevo…
    Hay que aprender y enseñar a leer así para no perderse. Os dejamos este enlace sobre el mismo tema que nos presentó Miguel Luis Vidal en una sesión de Ikasbloggers:
    http://docs.google.com/present/view?id=dhwh58p_247c2psxpcg

    Comentario por Blogge@ndo Seminario — 9 octubre , 2009 @ 12:57 am

    • Gracias por el enlace; bebemos de las mismas fuentes.
      Sinapsis: proceso de comunicación entre neuronas. Enlace: conexión entre textos. Símil esclarecedor.

      Comentario por Carlos Díez — 9 octubre , 2009 @ 10:39 am

  7. La escritura lineal empieza a ser pobre en algunos contextos. El artículo que es escribí el año pasado sobre blogs me resultaba pobre, me sentía limitado al no poder enlazar… Y no hay nada más feo que una dirección escrita en un texto…¡ay, cómo hemos cambiado!

    Comentario por Patxo — 9 octubre , 2009 @ 10:10 am

  8. El artículo me parece muy útil. A veces, la intuición no es suficiente y hacemos un uso indebido de los enlaces.

    Un apunte más:
    A propósito de la lectura hipertextual, leí en un artículo que no es tan distante de la lectura lineal con anotaciones a pie de página, citas bibliográficas o apoyos léxicos. Sin saberlo, el sistema de notación de textos era el embrión de la lectura discontinua hipertextual.

    Comentario por Lu — 9 octubre , 2009 @ 11:44 pm

    • Me apunto a tu apunte, LU: Esas cintas marcapáginas que tenían -tienen todavía- muchas biblias y esos números que indican notas al pie o al final son los antecedentes en papel de los enlaces digitales. Qué difícil era -es- ir de la nota al texto y del texto a la nota, de los hechos de los apóstoles a las cartas a los corintios… sin perderse. Cuando navego con papel acabo casi siempre naufragando.

      Comentario por Carlos Diez — 10 octubre , 2009 @ 9:11 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: