Tres Tizas

7 mayo , 2009

Al cómic… porque se lo debo

Filed under: La digestión de la boa — Etiquetas: , — Carlos Diez @ 8:30 am

post-tres-tizas

Siempre he sido un aficionado a los cómics, desde niño; de devorador de tebeos en los 70 al cómic europeo de Moebius, Manara, Hugo Pratt, F. Bourgeon… e incluso al manga, pasando por los superhéroes de la Marvel, el underground de Roger Crumb, el Makoki del Víbora y el Mercenario de Segrelles en el Cimoc. Sin olvidar, por supuesto, a Asterix, Tintín, Mafalda, Snoopy, las Sturmtruppen… Incluso me interesé por la historia del cómic y, todavía sin los adelantos de Internet, descubrí a Yellow Kid y a Little Nemo en el País de los sueños.

Tal vez por eso nunca me ha gustado usarlo -aunque lo he hecho y a veces con buenos resultados- como sustituto o paso previo a una lectura más “seria”. En mi biblioteca de aula alternan libros con cómics, sin partir de la premisa de que el cómic es más fácil de entender que un libro. Es más, creo que, como para la publicidad y el cine, en la comprensión y disfrute del cómic opera no sólo la competencia lingüística, sino también la competencia semiológica. Por eso creo que no debe usarse sólo como un recurso para adquirir destrezas lectoras, sino como una manifestación artística con entidad propia en la que se integran diferentes lenguajes y códigos iconoverbales.

Y ¿de qué material actual disponemos para trabajarlo? Así como la literatura denominada “juvenil” ha crecido en los últimos veinte años de una manera desorbitada -el problema ahora es la selección de obras de calidad-, casi no hay cómics dirigidos a jóvenes. Intentando incubar la afición en mi hija de 10 años he comprobado que la oferta es casi nula. Habrá -como decía Patxo– otros “estímulos más emocionantes“… (léase Nintendo, Play, Wii). O acudo a los mismos tebeos que leía yo con esos años, ¡como si no hubiera pasado el tiempo, qué dislate!, o a un tipo de cómic que por su contenido es para jóvenes de más edad. Quedan Yotsuba y algún otro manga, las Witch y Bone, el más recomendable. Con este último he trabajado alguna vez en el Primer Ciclo; para el Segundo Ciclo he usado, entre otras, las historias de Quotidiana delirante y Crónicas incongruentes de Migel Anxo Prado, los Paracuellos de Carlos Giménez,  el Maus de Spiegelman y Persépolis de Marjane Satrapi.

Pero, aunque no lo parezca, el propósito de este artículo no es hacer un recorrido por la historia del cómic o sus posibles usos educativos, que los tiene y muchos. Sino presentar unas pocas creaciones de un ex-alumno a quien tuve la suerte y el privilegio de enseñar algo de lengua y literatura en 3º y 4º de E.S.O., antes de que se fuera a cursar el bachillerato artístico. Y se lo debo porque casi suspende Lengua por no manejar suficientemente la sintaxis, ya que en 4º la estudiamos rápido y mal, perdimos el tiempo leyendo cuentos de Blasco Ibánez, viendo y comentando “Un perro andaluz” de Buñuel, o “El verdugo” de Berlanga, y charlando en los pasillos más de cómics que de subordinadas sustantivas.

Y ¿cómo justificar esta entrada en un blog relacionado con la educación y las TIC? Aunque sólo sea por la invención del correo electrónico, que me ha permitido seguir en contacto con este exalumno- y disfrutar de sus dibujos, su evolución, sus recomendaciones… y de su amistad. Se lo debo, se lo debía: al correo electrónico que permite adjuntar archivos; a los cómics, por los buenos ratos que me han hecho pasar; y a mi alumno, por hablar con él más de cine, libros y tebeos que de adverbios y proposiciones.

No me resisto a acabar el artículo sin recoger algunos enlaces de compañeros y de recursos que hay en la red para crear cómics; bueno, la parte “fácil” del cómic, la gráfica…; el guión, la parte más creativa, sigue corriendo a cuenta del usuario.

Carlos Diez

13 comentarios »

  1. En un público ejercicio de ombliguismo, debo agradecerte, amigo mío, que hablases de cómics, de Buñuel, Berlanga o Blasco Ibáñez; debo agrederle que comparta sus creaciones -en mi humilde opinión muy buenas– con los lectores de esta bitácora; debo agradecerte a ti, Carlos, que nos hayas regalado esta Digestión de la boa, especial Cómic; debo agradecer a todos los amigos de la blogosfera que compartan sus trabajos con todos nosotros. ¿Ombliguismo?, puede; ¿agradecimiento sincero?, no lo dudéis, ni un instante…

    Comentario por Marcos Cadenato — 7 mayo , 2009 @ 9:38 am

    • Hola Carlos irakurtzen gustatzea edo irakurtze hutsa goi-mailako literaturarekin lotzen du jende askok eta ematen du komikiak irakurtzea bigarren mailako edo jarduera dela. Nik uste dut komikiak irakurtzea aurrera irakurriko diren liburuen ulermenerako guztiz lagungarria izan daitekeela. Ezin dugu ahaztu sasoi batean komikia irakurketara hurbildu gintuen elehenengo urratsa izan zela eta zenbaitetan bakkarra.Beraz bat nator zure aldarrikapenarekin eta gogoekin.

      Comentario por Jose manuel — 7 mayo , 2009 @ 2:52 pm

  2. Gracias, MARCOS. A veces creo que disfruto con sus cómics e ilustraciones, porque le conozco. No sé si soy objetivo y por eso me alegra oír que otros opinan como yo: que es muy bueno. Y con el espíritu web 2.0 de compartir sus creaciones. ¿Ombliguismo? El imprescindible.

    Comentario por Carlos Diez — 7 mayo , 2009 @ 7:18 pm

  3. Ados nago zurekin, JOSEMA (eta pozten naiz zu hemendik ikusteaz): komikiak txikitatik irakurtzen hasi ginenok gero bai helduentzako liburuak, baina baita ere beste komikiak irakurtzen jarraitu ahal ditugu (eta ez nago pentsatzen bakarrik Milo Manarak egindako emakume xarmangarriengan). Eta… ea noiz jartzen duzun Interneten oposaketarako egin zenuen komikiei buruzko unitate didaktikoa, jeje. Agur bero bat, Josema.

    Comentario por Carlos Diez — 7 mayo , 2009 @ 7:19 pm

  4. ultimamente, vamos, desde hace unos días, (soy recién llegada a este mundo virtual) me dedico a saltar de blog en blog y así he dado contigo…y lo que más me ha gustado de tu post, es el cariño que rezumas por tu hija y el orgullo por tu ex alumno… ¡vaya suerte toparse con un profe como tú…!! de vasco solo se decir avur…y nisiquiera se si se escribe con “b” o con “v”…mejor en lo que conozco. un abrazo

    Comentario por María — 7 mayo , 2009 @ 11:53 pm

  5. Maus de Spiegelman y Persépolis de Marjane Satrapi los entiende el lector avanzado. En Primer Ciclo, muchos no los entienden. La lectura de cómics aparece como una panacea en los planes de lectura, pero no lo es.
    Aunque es verdad, que muchos alumnos se han enganchado a la lectura por la imágenes. Será que decodificar imágenes nos les resulta tan difícil a las nuevas generaciones.

    Muy útil la recopilación de enlaces

    Comentario por Lu — 8 mayo , 2009 @ 12:21 am

  6. Me alegro de que hayas dado con este blog, MARÍA. Gracias por tus palabras. Y espero que vuelvas a recalar en este puerto de vez en cuando en tu navegar de blog en blog. En vasco “agur” quiere decir tanto “adios” como “hola”, se usa tanto para saludar, como para despedirse. Agur, María. Hasta pronto.

    Comentario por Carlos Diez — 8 mayo , 2009 @ 9:43 am

  7. LU: Efectivamente. De Maus y Persépolis presento una muestra y los recomiendo en 4º cuando tocamos algún tema en el ámbito social que esté relacionado. Pero es uno de los ejemplos de que el cómic per se no es más fácil de entender que una novela. Depende de qué cómic y de qué novela. Por eso usar los cómics sólo como un paso previo a lecturas más “serias” es un error. ¿Qué entienden mejor? ¿Maus o “Marcelo crecepelo”? Y eso que Maus es estéticamente clásico; aconsejo a los aficionados al cómic que lean Breakdowns del mismo autor (fue una de las acertadas recomendaciones que me hizo mi ex-alumno).

    Comentario por Carlos Diez — 8 mayo , 2009 @ 9:55 am

  8. […] Al cómic porque se lo debo. Entrada publicada en tres tizas donde encontraréis propuestas y recursos didácticos para trabajar con el cómic en el aula. […]

    Pingback por El cómic como recurso didáctico. « Cuaderno Intercultural — 8 mayo , 2009 @ 10:52 am

  9. Otra de esas entradas que hay que guardarse en favoritos. Un saludo.

    Comentario por Antonio — 8 mayo , 2009 @ 3:30 pm

  10. Muy bueno, Antonio. Gracias. Pero yo seré Charles Bally, tomando apuntes en Getxolinguae, que lo sepas. Un abrazo.

    Comentario por Carlos Diez — 8 mayo , 2009 @ 5:08 pm

  11. Carlos, qué bonito post. Son alucinantes los dibujos de tu alumno… y sobre todo, su fina visión de la realidad y su sensibilidad para ver los motivos para una historia, para una viñeta… yo siempre les he transmitido mi admiración a esos alumnos que hacían magia inteligente con un lápiz… inteligencia que vendría bien a muchos creadores de materiales que se empeñan en que los alumnos aprendan los tipos de enfoques y los planos y se olvidan completamente del argumento, de la coherencia en su desarrollo, y de la cohesión entre la imagen y el texto… Con esos recursos que tú propones para hacer cómics la parte artística (tan frustrante para muchos) se soluciona rápido y nos podemos dedicar al contenido con unos resultados y una satisfacción altísima. Sin duda es una gozada trabajar la cración de cómics. Creación que debe ir acompañada de lectura, por supesto…

    Comentario por Patxo Landa — 10 mayo , 2009 @ 11:15 pm

  12. Impagable post, Carlos.
    El cómic, frente al libro, exige al lector construir la secuencia narrativa. Es, como dices, una herramienta muy válida en el aula.

    Me apunto las URLes.

    Un abrazo

    Comentario por Aster — 11 mayo , 2009 @ 12:12 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: