Tres Tizas

9 marzo , 2009

Valor y precio

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

peonza

Cuando don Antonio escribía en el siglo pasado: “todo necio confunde valor y precio” seguro que no imaginaba que casi setenta y cinco años más tarde aún conservaría todo su significado y que adquiriría, además, algunos nuevos. Por cierto, cuánto cuesta decir el siglo pasado para referirse al siglo XX y no al XIX, ¿verdad? Bien, todo esto viene a cuento porque esta semana he asistido a una singular  revisión del proverbio machadiano y creo que ha sido muy aleccionador para todos. Os cuento.

El curso pasado -como muchos sabéis- Tres Tizas fue distinguido con el primer Premio Espiral de Blogs colectivos y hoy es el día que conservamos muy orgullosos el trofeo logrado: una peonza dorada que jalona nuestras bibliotecas y que mimamos mis compañeros y yo como si se tratara de la más hermosa de las joyas de la corona. Este año la Organización que nos concedió tan alto honor nos han distinguido con formar parte del Jurado de los actuales premios: III Premios Espiral de Edublogs 2009 y es por este motivo por lo que que estamos conociendo el magnífico trabajo que están haciendo muchos compañeros en sus blogs, en sus centros y con sus alumnos. Uno de ellos -no importa el nombre- orgulloso de su trabajo en el aula y satisfecho del trabajo realizado en su blog -tampoco importa el título- decidió presentar su candidatura a la edición de este año. Como sabéis, Espiral facilita a través de un blog la información relativa al concurso y todo aquel que desea agradecer, animar, felicitar, criticar a los participantes lo puede hacer. Hasta aquí todo correcto.

Como os decía, esta semana el blog del certamen ha recibido muchísimas solicitudes, más comentarios e infinidad de correos. Entre ellos, entresaco estas tres perlas:

Mira que dar una triste peonza. Que los que lo hacemos nos lo hemos currado muchísimo. Podríais dar un premio nomal.

“Hola Soy una alumna de las que realizan el blog, y creo que por todo lo que trabajamos en él, nos merecemos algo mas que una simple peonza.”

“…tendriais que dar 100€ como muy poco”

Junto al comentario de estos alumnos -insisto: poco importan los nombres- había también otros de agradecimiento al profesor, alabando su labor y quiero decir, en nombre de tooooda clase que nos lo pasamos muy bien trabajando el blog, porque es muy entretenido y además aprendemos otras cosas…

Excuso hacer algún comentario respecto a la forma de las frases -“avui no toca“, que diría el honorable-, pero su lectura ha hecho que me vuelva a preguntar sobre el verdadero valor de las cosas: el que tienen, el que le damos y el que realmente es…

trestizaspeonza

¿Qué valor encierra una vieja peonza, aunque sea dorada?, ¿qué estamos haciendo rematadamente mal para que determinados valores se hayan depreciado tanto que un premio como éste sea comparado con un billete de cien euros?, ¿quién o qué es el responsable de tal desaguisado?, ¿qué está fallando en nuestra sociedad? Quizá sea momento para rescatar de la memoria un artículo de nuestra compañera Charo Fernández en el que aborda de manera muy concreta un Código deontológico de la ciudadanía digital (o Manual de normas básicas).

Lo sé, tenéis cientos de respuestas, pero yo –hic et nunc– me conformaría con que esos chicos, infantiles, gamberretes, ingenuos, sin malicia -casi seguro- escucharan a su aborchornado profesor y comprendiesen que, muchas veces, el valor material de los objetos no es el que, afortunadamente, tienen; que una “simple” y humilde peonza puede encerrar en su interior valores por los que vale la pena seguir peleando en esta vida; que…

Marcos Cadenato

Anuncios

14 comentarios »

  1. Sí, tienes mucha razón. Los premios se valoran por el importe económico que suponen, pero éste en concreto, el de Espiral, pienso que los que participan en él no dan importancia a ese elemento dinerario o eurístico y son conscientes de las posibilidades que abre este premio en cuanto a relaciones humanas y reconocimiento de una labor. A muchos les haría enormemente felices, como pasó el año pasado y otros anteriores, recibir esa peonza dorada. Quizás los adolescentes sean más proclives a pedir una compensación económica, como dices, pero si se convierten en auténticos blogueros entenderán la importancia de dicho premio. Supongo que lo que cambia la percepción es el grado de implicación en la blogosfera donde las satisfacciones son siempre espirituales, y eso me gusta.

    Comentario por Joselu — 9 marzo , 2009 @ 12:24 pm

  2. Sin duda, Joselu, la anécdota no se puede elevar a categoría, pero sí son muy significativas algunas de las respuestas de estos jóvenes adolescentes. Son un fiel reflejo de esta sociedad mercantilizada y, probablemente, lo que en ellos es ingenuidad en aquélla es materialismo, por no decir palabras más gruesas.

    Comentario por Marcos Cadenato — 9 marzo , 2009 @ 12:46 pm

  3. Confunden muy frecuentemente valor y precio.
    Casi siempre preguntan por el premio, cuando les das a conocer un concurso. Es lo que ven, lo que oyen, lo que aprenden: el precio del Nobel, del Planeta, de los futbolistas, de los cantantes, de los más vendidos, de ….
    Otros, quiero creer que cada día más, entienden de participar, de compartir, de superarse, de…

    Comentario por Evaristo — 9 marzo , 2009 @ 10:14 pm

  4. Esperemos que así sea, Evaristo, que así sea… De lo contrario, tenemos que pensar que algo está fallando en esta sociedad -desde hace demasiado tiempo- y que se necesitan nuevos planteamientos más humanos, más espirituales, menos crematísticos. Que así sea… Gracias por tu visita.

    Comentario por Marcos Cadenato — 10 marzo , 2009 @ 12:45 am

  5. No creo que sea exclusivo de los jóvenes. Después de Espiral, algunos profesores se sorprendían de que yo estuviese tan contento siendo un premio sin valor pecuniario. Tal como está el patio educativo, hacer las cosas “por amor al arte” no es muy frecuente.

    Comentario por Antonio — 10 marzo , 2009 @ 1:13 am

  6. Así es, Toni, sin duda; también entre los adultos -y entre los profesores- cuecen habas… Ahora bien, afortunadamente entre los jóvenes y entre los adultos hay muchos que comprenden lo que esa peonza significa para muchos de nosotros. Es sólo un símbolo, sí, pero sabemos lo que se esconde debajo de muchos premios como éste: trabajo, entusiasmo, generosidad, solidaridad, compañerismo, reconocimiento…

    Comentario por Marcos Cadenato — 10 marzo , 2009 @ 1:31 am

  7. Y la confusión entre valor y precio se convierte en un problema mucho más serio cuando en una sociedad se respeta más a quién más dinero gana o tiene, independientemente de cómo lo gane. Faltan médicos; sobran aspirantes a Gran Hermano y El diario de Patricia. Del “Todo necio confunde valor y precio” al “Tanto tienes, tanto vales”. Peligroso en época de crisis.
    Aun así, creo –espero- que es una postura minoritaria. ¿Optimista?

    Comentario por Carlos — 10 marzo , 2009 @ 8:10 am

  8. En efecto, Carlos, ese es el riesgo que se corre y, más aún, en época de crisis, como dices. Pero entre grandes hermanos, supervivientes, granjeros, cantantes o bailarines de fama los valores a los que hacemos referencia están en franca decadencia. Pensemos que no son la mayoría y que, afortunadamente, no todos son iguales. De lo contrario…

    Comentario por Marcos Cadenato — 10 marzo , 2009 @ 10:03 am

  9. Para servidor, que es hijo de carpintero, la peonza es un milagro. Mi padre ponía un taco de madera en el torno y a base de gubia lo convertía en una airosa bailarina.
    Razón no te falta, Marcos: valor, precio… Algo parecido, si me apuras, ocurre con la educación pública: más de uno duda de su valor porque es gratuita…

    En fin.

    Comentario por Aster — 10 marzo , 2009 @ 3:34 pm

  10. Totalmente de acuerdo, Aster, todo aquello que no vale dinero, carece de valor para muchas personas: una airosa bailarina de madera, la enseñanza pública… Sin duda, que a veces tratar de explicar a un adolescente que eso no es así resulta difícil o mu difícil con lo que ve a su alrededor. Contigo, en fin…

    Comentario por Marcos Cadenato — 10 marzo , 2009 @ 9:35 pm

  11. ¡qué alegrón, Marcos! ¿te acuerdas? Se nota en la foto… yo creo que en el sueldo (y en la jornada) viene la obligación de investigar y trabajar enredando y buscando nuevas posibilidades.

    Comentario por Patxo — 11 marzo , 2009 @ 12:30 pm

  12. Me acuerdo perfectamente, Patxo, de aquel día, de la foto y de lo que supuso para nosotros ese trocito de madera con forma de peonza –trompa, la llamábamos de críos-. Lo que no sé -es mentira- el precio que tiene; pero sí sé -sabemos- el valor que tiene para los miembros de Tres Tizas: oro macizo…

    Comentario por Marcos Cadenato — 11 marzo , 2009 @ 1:55 pm

  13. – Ah, ¿qué premio dices que has ganado?
    – El de… (aquí poned el que sea)
    – ¿Y qué te han dado?
    – Una peonza, una placa, un diploma…
    – ¿Y no hay dotación?
    – No, no.
    – Ah, entonces no es un premio, es un reconocimiento.

    Esta conversación es real. La he oído en varias ocasiones y me revela que para muchos adultos un premio lo es sólo si va acompañado de una compensación económica.
    Triste, pero cierto.

    Comentario por Lu — 12 marzo , 2009 @ 1:03 am

  14. Precisamente por esto que dices, Lu, no es tan preocupante que unos críos escriban lo que han escrito… Al fin y al cabo no es más que un triste reflejo de lo que se ve, se oye y se piensa en una gran parte de esta sociedad materialista, pero es -desde luego- un mal síntoma. Sin duda, no es éste el camino, de ninguna manera…

    Comentario por Marcos Cadenato — 12 marzo , 2009 @ 1:17 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: