Tres Tizas

12 enero , 2009

Sólo se puede enseñar bien lo que se sabe bien

Filed under: Blog — Patxo Landa @ 8:53 am

pizarras Crédito de la imagen

“Sólo se puede enseñar bien, lo que se sabe bien”. Llevo varias semanas dándole vueltas a esta sentencia que ha avivado, a golpe de manifiesto, la polémica sobre la profesión de enseñar. Esta vez es el Departamento de Filosofía de la Complutense el que arremete contra el máster de especialización psicopedagógica que aparece en quinto curso y que habilita para ser docente.

La conclusión a la que he llegado es que la frase tiene razón: la nueva manera de enfocar la asignatura de lengua que exige la LOE, en la que el libro de texto no sirve para nada, solo es posible si se tiene una visión amplia y profunda de la asignatura. Solo así la interdisciplinariedad, la asimilación de los contenidos y el desarrollo de las competencias son posibles.

Pero, claro, hay que hacer algunas importantes matizaciones.

  1. Hay que seguir indagando en lo que es importante de nuestra asignatura, pues la educación académica que nuestra generación recibió, basada en la competitividad, la separación y la transmisión superficial de conceptos de extensión desmesurada, no se ha reflejado en un mayor interés cultural.
  2. En esa misma línea, es importante que la educación potencie los mecanismos cognitivos, instrumentales y actitudinales que aseguren el Aprendizaje a lo Largo de la Vida. Estos permitirán hacer frente a los incesantes cambios a los que tendrán que enfrentarse los alumnos en su vida.
  3. Pero sobre todo de lo que estoy convencido es de que se aprende mucho enseñando.

En fin, mi deseo para este año nuevo es que el caduco ideal académico de la memorización conceptual que favorece el alejamiento cultural se convierta ya en una educación que favorezca la interacción y la experimentación gracias a los nuevos enfoques y a los entornos multimedia. Y que los esfuerzos que muchos profesores dedicamos a la renovación de la enseñanza redunde en beneficio de un mayor conocimiento y de un mayor apego al uso correcto y eficaz de las lenguas. Entonces podremos decir que nuestros alumnos saben mucho de una materia que, además, podrán enseñar bien en el futuro.

Gracias por la inspiración a Karrajua,  el blog de Benito Fiz, por ser  manantial (de información), catarata (de propuestas) y remanso (de ideas).

Patxo Landa.

Anuncios

14 comentarios »

  1. Sin duda, Patxo: se aprende mucho enseñando.

    Comentario por Aster Navas — 12 enero , 2009 @ 1:10 pm

  2. Estoy de acuerdo con que “sólo se puede enseñar bien lo que se sabe bien”, lo que me lleva a las siguientes conclusiones:
    1ª) No se puede dar clase sólo con lo que sabes al acabar la Universidad, porque al acabar no sabes “bien” nada de nada.
    2ª) El profesorado universitario, al publicar esos manifiestos, parece estar de acuerdo con lo anterior. Ellos mismos (y ellas) se dan cuenta de que el licenciado o diplomado no ha aprendido nada “bien” en la Universidad y por eso son contrarios al máster psicopedagógico.
    3º) Debe desconfiarse de esos artículos en los que el profesorado universitario dice cómo tiene que dar la clase el profesorado de secundaria (vg: típico catedrático de literatura diciendo cómo hacer que los adolescentes lean), puesto que el profesorado universitario no sabe “bien” cómo debe enseñarse en secundaria. Además véase la conclusión anterior para empeorar esta conclusión.
    4º) Y esta es una contraconclusión: no sé qué hacer con esos estudios (hechos por profesorado universitario) que demuestran que los profesores destacados en secundaria consiguen mejores resultados por parte de su alumnado sin que el ser un profesor o profesora destacado correlacione con los estudios de especialidad (por ejemplo, doctorado).

    Comentario por Miguel Calvillo — 12 enero , 2009 @ 5:14 pm

  3. Buff. Pero no todo lo que se sabe bien, se enseña bien. Para enseñar bien es condición “casi” imprescindible saber bien lo que se va a enseñar; pero no basta: No todo lo que se sabe bien, se enseña bien. Creo. Seguiremos dándole vueltas.

    Comentario por Carlos — 12 enero , 2009 @ 7:00 pm

  4. Carlos lo apunta, la máxima “Sólo se puede enseñar bien, lo que se sabe bien” no admite retruécano (commutatio), es decir, “no todo lo que se sabe bien, se enseña bien”. El secreto está en que son indisociables conocimiento y didáctica.
    Sí, ya sé no acabo de descubrir nada nuevo pero, a veces, lo obvio se nos olvida.

    Comentario por Lu — 12 enero , 2009 @ 9:04 pm

  5. Totalmente de acuerdo: todos recordamos de nuestra época escolar profesores que sabían muchísimo, pero que explicaban muy mal y al revés, lógicamente. Los conocimientos no bastan para asegurar el éxito de un profesor -se le suponen, como el valor en el ejército-, pero sí que siempre me ha resultado curioso que me aburriese tantísimo en algunas de las asignaturas del antiguo CAP, y eso que nos preparaban para saber dar clases. ¿Lo recordáis? 😉
    Afortunadamente hemos dado algunos pasos certeros en cuanto a la memorización, las relaciones personales, la preparación académica, la formación y actualización y, sobre todo, la sensibilización y la comprensión de lo que somos y de lo que hacemos con nuestros alumnos. En muchos casos, afortunadamente.

    Comentario por Marcos Cadenato — 12 enero , 2009 @ 10:07 pm

  6. ¿Por qué los maestros tienen un Practicum que se prolonga a lo largo de varios años y los profesores de secundaria no? Los saberes teóricos son siempre conceptuales, sean de Filología, de Pedagogía o de Artes culinarias. Lo que se necesita es MÁS práctica, eso sí sostenida en MUCHOS conocimientos teóricos de diferentes disciplinas. Aquí cada cual arrima el ascua a su sardina y a todos les dan voz en los medios, excepto a los pobres pringaditos que se pelean a diario en el aula.

    Comentario por Antonio — 13 enero , 2009 @ 12:13 am

  7. Jode Patxo, manantial, catarata y remanso. Y yo que estaba más bien tipo chubasco y precipitación aqui tirado. ;))) Por cierto, sobre el tema que tocas he recordado gracias a
    Jozulin este artículo
    del
    CVC
    . Hablando de profesores, expertos y lengua me parece ilustrativo, y divertido.

    Comentario por Benito — 13 enero , 2009 @ 12:21 am

  8. Ya, amigos y amigas, si todos estamos de acuerdo en que es real su casi retruécano: “algunos que saben mucho no son capaces de enseñarlo” y que la frase “el que sabe hacer algo bien, lo hace y el que no, lo enseña” es una falacia pero es indudable que la educación, sobre todo universitaria, que hemos recibido, llena de conceptos, pruebas y listones, no ha servido para nada. Y sin embargo, se reproduce el mismo método a diario en las aulas.
    Y otro apunte importante que comentáis. La distancia que hay entre la universidad, el instituto y la escuela. Lo que debiera ser una circunferencia es una vorágine. Y así, claro, nos va como nos va.

    Comentario por Patxo — 13 enero , 2009 @ 12:53 am

  9. Yo creo que por lo menos yo sólo soy capaz de enseñar aquello que conozco bien.
    -porque si lo conozco bien, soy capaz de separar lo imprescindible e importante de lo accesorio.
    -porque entonces soy capaz de secuenciar y organizar el proceso por el cual voy a intentar que mis alumnos aprendan.
    -porque entonces sé que no lo sé todo y que por tanto mis alumnos pueden llegar a aprender cosas que no estaban previstas, y yo con ellos.

    También creo que una de las mayores dificultades que tiene nuestro sistema educativo es la falta de coherencia. Los currículos de bachillerato no son coherentes con los de la ESO. Hace poco que me enteré de que en la ESO ven algo de historia antigua en 1º… cuatro (o cinco, o seis) años más tarde llegan a mi clase de griego y yo ¿les hablo de Pericles, de Platón, de Homero?.
    Y la Universidad es otro universo…

    Comentario por Olga — 13 enero , 2009 @ 7:53 pm

  10. Has tocado la formación del profesor de Secundaria.¡Ahí es nada! Menudo talón de Aquiles. Si los estudios universitarios deben capacitar para ejercer una vida profesional plena habrá pocas profesiones que se comiencen a ejercer en un desamparo tan grande como nos ocurre a los profesores. Evidentemente sólo lo que se conoce bien se puede enseñar bien, sólo el conocimiento te da claves para presentar lo complejo como sencillo, para reformular, para eliminar lo accesorio, etc. Por lo tanto, el profesorado debe conocer su materia, el asunto de debate es qué contenidos y hasta qué grado de profundidad. La carrera de Filología está pensada para conseguir filólogos. Pero, claro, la mayoría de los que la hemos cursado no nos dedicamos a la investigación lingüística sino a la docencia y puestos en esta tesitura, ¿con qué armas contamos? Con ninguna, nos situamos en la más pura indigencia profesional, teniendo que inventar todo sobre qué es eso de dar clase, cómo se gestionan los grupos, cómo se aprenden las lenguas, qué es relevante y no para favorecer el desarrollo de la lengua, etc.
    En mi opinión, este tipo de manifiestos hechos desde la universidad suelen tener por debajo una gran resistencia al cambio, un gran miedo a que entren aires nuevos en ese mundo tan endogámico de los departamentos y las cátedras.
    Hay que saber muy bien muchas cosas (siempre que sean relevantes para lo que tenemos que hacer:enseñar lenguas) y sobre todo hay que adiestrarse conociendo los entresijos de la profesión, mediante prácticas serias y duraderas, mediante la tutorización de los expertos y también mediante el conocimiento de las didácticas y las bases sicopedagógicas de nuestras materias. Parece mentira que hoy todavía haya tanto profesor ( los de la universidad lo son) a los que les da sarpullido cuando se nombra la palabra pedagogía.

    Comentario por blogge@ndo — 14 enero , 2009 @ 10:57 pm

  11. Benito: ya digo yo que eres un incesante curso de agua lleno de sorpresas.
    Olga: ya te he respondido en tu interesante blog. Gracias por tu visita y agradezco mucho que seas tan clara, reflejo de que tienes las cosas igual de claras. Eso es lo que hace falta ahora.
    Marimar: cuánta coincidencia hay en nuestras afirmaciones. Seguiremos indagando en los nuevos caminos de la enseñanza de las lengua.

    Comentario por Patxo Landa — 15 enero , 2009 @ 12:27 am

  12. Kaixo, patxooo xD solo paso a saludar… no me voy a leer todo esto, que tengo mañana examen de bio ¬¬ a parte… de que no me apetece ja,ja. Por cierto el título… muy bonito … es lo único que he llegado a leer. Mañana nos vemos en clase… y no te olvides de que tenemos que subir a los ordenadores … eeeh. je, je

    Comentario por aneta — 15 enero , 2009 @ 5:52 pm

  13. […] en un post anterior me quejaba de la metodología que se usaban en nuestra época —y que algunos todavía siguen […]

    Pingback por Sólo se aprende lo que se quiere o se necesita aprender « Tres Tizas — 29 enero , 2009 @ 11:08 am

  14. Por supuesto, no cabe duda alguna en esta reflexión que afirma “solo se enseña bien, lo que se sabe bien” si el proceso educativo corresponde al de la pedagogía tradicional y conductista. En la actualidad lo que se busca es que cada docente implemente estrategias pedagógicas y didácticas que sean las adecuadas para que se desencadene un verdadero proceso de aprendizaje, que se caracterice por la oportunidad para que los estudiantes desarrollen actitudes y aptitudes que les permita comprender e interiorizar lo conocido para que se genere conocimiento de lo estudiado.

    Comentario por Jorge Enrique — 15 abril , 2012 @ 6:47 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: