Tres Tizas

15 diciembre , 2008

Coloquio: aprendiendo a dialogar, aprendiendo a pensar.

dialogue1

Crédito de la imagen

En la televisión “moderna” apenas se emiten programas en los que los participantes reflexionen. Los coloquios y debates de otras épocas -¿quién no recuerda “La clave”?- se han convertido en discusiones crispadas en las que prima el espectáculo y el sensacionalismo (así los coloquios de “La noria” o “El debate -a cualquier cosa se le llama debate- de Gran Hermano”); o, en el mejor de los casos, en una exposición de sucesivos monólogos (como en “59 segundos”). Parece que la televisión no es un medio apropiado para la manifestación de ideas y pensamientos en profundidad.

A los alumnos, carentes de modelos de intercambio cortés de opiniones, les cuesta seguir con atención y participar en diálogos reflexivos de cierta duración. Tampoco los foros y redes sociales que frecuentan en Internet parecen los medios adecuados para fomentar la participación intelectual meditada.

En esto, por tanto, los centros educativos, entre otros agentes, han de ser de nuevo los dinamizadores y transformadores. Los educadores tenemos una tarea más. Habrá que buscar y ofrecer modelos a los alumnos, sembrar la inquietud, la necesidad, y proporcionar el ambiente adecuado para que germinen, florezcan y se desarrollen en ellos las habilidades comunicativas enfocadas a expresar opiniones, mostrar acuerdo y desacuerdo, manifestarse a favor o en contra aportando razones…

Y más cuando las tesis sociales y educativas abogan desde hace unos años por el diálogo (presencial o a través de la red) como el instrumento más eficaz para la construcción y organización del conocimiento. El aprendizaje dialógico, basado en las teorías entre otros de Freire y Habermas, engloba y supera el aprendizaje significativo de concepción constructivista.

Llevando a la práctica esta concepción comunicativa de la educación, las Comunidades de Aprendizaje proponen diversas actividades y procesos que facilitan las estructuras adecuadas: grupos interactivos, tertulias dialógicas (que fomentan la lectura reflexiva y de las que escribiré en un futuro artículo) y debates o diálogos. En estos últimos se valoran las diferentes aportaciones en función de la validez de los argumentos utilizados (incluido el argumento emotivo) y no la situación académica o de poder de quien las realiza.

Por todo esto y aprovechando que el curso pasado en tutoría seguimos el programa  “Ser persona y relacionarse” de Manuel Segura y que este trimestre estamos trabajando en clase los textos argumentativos, presento una actividad ni nueva ni original, pero sí sencilla de organizar, amena y eficaz para promover el diálogo en las aulas: el coloquio sobre dilemas morales. Este intercambio oral de opiniones es el remate de una secuencia de actividades ya planteadas por mi compañero Patxo Landa en El barracón, artículo de este blog. Y si es posible, se contextualizará partiendo de hechos concretos recientes. En el último hemos tratado la eutanasia y la noticia que lo motivó fue el caso de Hannah Jones, al que se ha unido recientemente la polémica por la emisión del video con escenas de la muerte de Craig Ewert. En fin, el coloquio: forjándo-nos opiniones.

Busca el desarrollo de esta actividad en el wiki

Carlos Diez

Anuncios

6 comentarios »

  1. Carlos,
    Bonita actividad que está estupendamente explicada en el wiki. Recojo el testigo para que mis alumnos dejen un comentario en los blogs de los tuyos esta semana de caída libre hacia el turrón.
    Yo he hecho pruebas con debates breves sobre temas más cercanos: ¿dónde colocamos la papelera en clase? ¿quién debe borrar la pizarra?… y aunque no se genera mucho conocimiento, se trabaja el respeto, y la argumentación pues se disparan los juicios críticos y casi éticos al ser temas que les implican un montón.

    Comentario por Patxo Landa — 15 diciembre , 2008 @ 10:59 am

  2. Me gusta la actividad y, sobre todo, el planteamiento que has hecho de ella, Carlos. Conocía por desgracia el corte del programa de televisión en donde la periodista y el ex-político debaten sobre un polémico tema; conozco también algunas de las perlas dialógicas que citas… ¡que flaquísimo favor nos hace, en este caso, la caja tonta!
    Si los alumnos no construyen textos completos, sus argumentos son raquíticos o sus intervenciones flojas, no importa. Importa y mucho, que aprendan a dialogar, que aprendan a pensar, que aprendan a respetarse, como señalas.
    Muy bonita la foto: la meto en la La lata de galletas

    Comentario por Marcos Cadenato — 15 diciembre , 2008 @ 11:51 am

  3. Hablar y escuchar. Algo tan simple y tan complicado.
    Excelente trabajo, Carlos. No es necesario -estoy ahí con Patxo- buscar un tema trascendental: la colocación de una papelera o la fecha en que haremos el examen de la cuarta unidad activan los mismos mecanismos que debates más existenciales.
    La cámara -lástima, Carlos; tienes razón- les condiciona mucho.

    Comentario por Aster Navas — 15 diciembre , 2008 @ 3:22 pm

  4. No cabe duda de que si la escuela no promueve situaciones comunicativas en las que el respeto prima sobre todo, las únicas referencias son las televisivas.
    A veces, Carlos, la sencillez es preferible a propuestas muy vistosas que no facilitan el aprendizaje o el conocimiento.

    Comentario por Lu — 16 diciembre , 2008 @ 6:31 pm

  5. Tenéis razón: diferentes temas de debate o diálogo activan diferentes procesos, desarrollan diferentes habilidades, todas necesarias. Los temas que mencionáis es cierto que no generan mucho conocimiento, pero son ideales para buscar acuerdos, lograr consensos… imprescindibles para luego poder actuar. Dialogar, pensar, acordar, actuar, colaborar…
    Marcos, a mí también me encantó la foto de la escultura.

    Comentario por Carlos — 18 diciembre , 2008 @ 11:17 am

  6. El arte del debate me parece una de las tareas más difíciles en el aula, desde la ESO hasta el Bachiller. Me preocupa especialmente que no hay modelos en la vida cotidiana en los que se pueda reforzar ese aprendizaje. Y por mucho que lo prepare, siempre acabo con enfados varios por el efecto jaula de grillos.
    Gracias por el modelo.

    Comentario por Antonio — 19 diciembre , 2008 @ 12:46 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: