Tres Tizas

11 diciembre , 2008

Jazz+Rayuela = Jazzuela

Filed under: Te cedo la palabra — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Nos acompaña hoy en Te cedo la palabra el profesor Isidro Vidal, muy conocido en la blogosfera española y vasca por sus publicaciones en su portal, Hitzez, y porque su envidiable capacidad de trabajo y sus amplios conocimientos de la web 2.0 le hacen estar presente en muchos -casi todos- los encuentros celebrados en la geografía blogosférica. Además de profesor es músico y algunos conocemos sus múltiples habilidades con los instrumentos. Muchos somos los que nos declaramos públicamente alumnos de Isidro y le agradecemos su ayuda permanente, su paciencia, su entusiasmo y su serena actitud. ¡Muchas gracias, maestro!

El texto está sacado del libro La poesía del Jazz, editado por Litoral, Revista de la Poesía el Arte y el Pensamiento, publicado en 2000, nº 227-228. Libro precioso, con un diseño gráfico impecable. Lo tengo como una joya, porque además fue un regalo.


Los temas musicales están sacados del disco titulado Jazzuela. Julio Cortázar y el jazz publicado en 2001. Una buena edición musical de los discos mencionados en Rayuela, acompañado de un cuadernillo con los textos más significativos del libro.

El jazz y Cortázar han estado siempre muy unidos. En Rayuela es el atrezzo, el centro del relato, el ambiente que caldea y da el carácter a la novela. Aquí tenéis tres artículos que profundizan sobre la pasión jazzística de Cortázar: Jazz en Rayuela (I), Jazz en Rayuela (II), Cortázar y el jazz.
Y ahora el texto (poned música desde el principio):

Las nubes aplastadas y rojas sobre el barrio latino de noche, el aire húmedo con todavía algunas gotas de agua que un viento desganado tiraba contra la ventana malamente iluminada, los vidrios sucios, uno de ellos roto y arreglado con un esparadrapo rosa. Más arriba, debajo de las canaletas de plomo, metidas en sí mismas, ejemplarmente antigárgolas. Protegido por la ventana el paralelepípedo musgoso oliente a vodka y a velas de cera, a ropa mojada y a restos de guiso, vago taller de Babs ceramista y de Ronald músico, sede del club, sillas de caña, reposeras desteñidas, pedazos de lápices y alambres por el suelo, lechuza embalsamada con la mitad de la cabeza podrida, un tema vulgar, mal tocado, un disco viejo con un áspero fondo de púa, un raspar crujir crepitar incesantes, un saxo lamentable que en alguna noche del 28 o 29 había tocado como con miedo de perderse, sostenido por una percusión de colegio de señoritas, un piano cualquiera. Pero después venía una guitarra incisiva que parecía enunciar el paso a otra cosa, y de pronto (Ronald los había prevenido alzando el dedo) una corneta se desgajó del resto y dejó caer las dos primeras notas del tema, apoyándose en ellas como en un trampolín. Bix dio el salto en pleno corazón, el claro dibujo se inscribió en el silencio con un lujo de zarpazo. Dos muertos se batían fraternalmente, ovillándose y desentendiéndose, Bix y Eddie Lang (que se llamaba Salvatore Massaro) jugaban con la pelota I’m coming Virginia, y dónde estaría enterrado Bix, pensó Oliveira, y dónde Eddie Lang, a cuántas millas una de otra sus dos nadas que en una noche futura de París se batían guitarra contra corneta, gin contra mala suerte, el jazz.
– Se está bien aquí. Hace calor, está oscuro.

I’m coming Virginia

Jazz me blues

Es un texto con el jazz como protagonista, en el disco y en el libro aparecen Bix (Bix Beiderbecke) y Eddie Lang, corneta y guitarra respectivamente. Leed el texto con la melodía de I’m coming Virginia desde el principio, después cambiad y escucháis Jazz me blues con ellos.

Isidro Vidal

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: