Tres Tizas

25 junio , 2008

Mensajes perdidos

Filed under: Mide tus palabras — Etiquetas: , — Aster Navas @ 1:00 pm

Me hace llegar el editor Claudio Landete el volumen que recoge los trabajos premiados en el Certamen Andrómeda de Ciencia Ficción. Responde al sugerente título de Mensajes perdidos y tiene una contraportada elocuente que os paso a leer:

“El lenguaje, después de la piel y los sentidos, es la tercera barrera corporal del ser humano. Los límites e imperfecciones en la lengua empleada, repercutirán en la propia percepción del mundo.”

Colaboro en este libro con el humilde relato que podéis leer en esta entrada. La Colección Andrómeda, en su volumen Historia alternativa, le hizo también un hueco a Tal día como hoy, un viaje en el tiempo en régimen de Todo Incluido al que estáis -felices vacaciones- todos invitados.

A, B, C

Nada de esto hubiera ocurrido si papá me hubiera llevado al zoo. A falta de otro ejemplar tuve que conformarme con el león que aparecía en la página 396 del Diccionario Ilustrado.

La definición estaba bien pero, en el dibujo, al león se le veía abatido, desorientado. No era de extrañar: compartía hoja con una lentilla, un leño, un leotardo, un lerdo, una lesión, una letanía y un letón.

Se le veía al félido con ganas de volver a la sabana y, ni corto ni perezoso, lo saqué de aquel bazar con unas tijeras.

Lo mismo hice con el tigre, con el puma, con el leopardo, con el lobo… Todos los depredadores acabaron tarde o temprano en una caja de zapatos del 34.

La cebra, la gacela, la jirafa, el ñu y sobre todo la cabra montesa, no contentas con ocupar sus páginas correspondientes, fueron –sabiendo guillotinados a sus enemigos- multiplicándose y tomando las restantes. Sí; los herbívoros, haciendo caso omiso al alfabeto se apoderaron del volumen.

Días después eché de menos la palabra “alfalfa”. Con el tiempo no quedó ni rastro de “pasto”, “brote” y “heno”. Cuando desapareció “hierba” cerré el libro y lo coloqué entre un voluminoso Manual de Anatomía y una interminable Historia Universal, con la esperanza de que pudieran contener la catástrofe inminente.

Hoy, quince años después, he tropezado con él; sus páginas vacías e inmaculadas me han inquietado. Sólo queda en la página 683 el término “virus”: germen patógeno microscópico.

En la foto, créanme, no parece tan letal.

Aster Navas.

3 comentarios »

  1. El juego temporo-espacial de Tal día como hoy me ha encantado -“ay, amor, amor, en Sunion…“- pero ese zoológico de animales de papel me ha cautivado. ¡Es tiernísimo! Ahora supongo que no es el momento, pero me gustaría que me dejases preparar una actividad PRL para el próximo curso. No me canso: ¡felicidades!

    Comentario por Marcos Cadenato — 26 junio , 2008 @ 12:01 am

  2. Liberar a las palabras. ¡Qué heroico fin!

    Comentario por Lu — 26 junio , 2008 @ 12:24 am

  3. Lu, Marcos: gracias.

    Comentario por Aster — 26 junio , 2008 @ 1:14 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: