Tres Tizas

7 abril , 2008

9 de abril: Día Mundial Contra la Violencia de Género

  no-a-la-violencia-de-genero.jpg

     No hace muchas semanas, hablábamos aquí de este mismo tema, pero leo en diversos blogs y en Menéame una iniciativa que nos parece digna de ocupar un espacio en este humilde rincón sobre temas educativos. Nos referimos a la iniciativa de nuestro compañero Rorpieth^ para dedicar el próximo día 9 de marzo Día Mundíal Blogger contra la Violencia de Género y emprender una campaña entre todos contra esta lacra social. Puesto que de Educación hablamos en estas páginas virtuales, de Eduación queremos seguir hablando. Las recientes y violentas muertes que lamentablemente han acaecido estos últimos meses y las numerosas denuncias presentadas deben llevarnos a replantear algunos de los extremos que mantienen esta sociedad. En este terreno, más que nunca, hace falta educación, hace falta sensibilización, hace falta concienciación.
    
     Desconozco la edad, el origen, el nivel socioeconómico, el nivel cultural, la raza, la religión de los asesinos y de las asesinadas (si los he leído los he olvidado). Quizás desde un punto de vista político, sociológico, antropológico, filosófico incluso, estos datos sean de sumo interés. Ahora y aquí no me interesan. Me interesa destacar que, precisamente, cuanta más sensibilidad hay hacia estos temas, cuando la sociedad reacciona casi al unísono con una respuesta unánime, más crímenes se suceden. Hoy nadie discute el papel de la mujer en la vida social, política, económica, cultural –afortunadamente cada vez mayor- y esto no hay que enseñarlo en la escuela. Esto se ve en estos últimos años: la mujer ocupa ya casi el 60 % de las plazas universitarias; cada vez hay más empleo femenino; cada vez son más iguales en la bendita y  eterna diferencia 
    
     No conozco ningún profesor, ninguna profesora, ninguna escuela, instituto o universidad en donde los profesores expliquen a sus alumnos nada que pueda llevar a un hombre a maltratar a su pareja, a su madre, a su novia, a su hija, a su amiga o a su hermana hasta provocarle la muerte. Ningún contenido transversal de los que explicamos en nuestras clases incitan a un adolescente en pleno desarrollo hormonal a cometer un acto como el que estamos refiriendo. Es más, si así fuera es motivo inmediato de reprobación y aparecería en los medios de comunicación para oprobio del presunto intelectual. En algo podemos estar de acuerdo: la escuela no es el origen de este tipo de comportamientos. ¿Dónde miramos, pues, para intentar acercarnos, si quiera remotamente al origen de este terrible… -¿cómo denominarlo?-  mal social, crimen, asesinato,  tragedia? La pregunta no es retórica y la respuesta -mejor respuestas- no son únicas, pero aquí la planteo para una reflexión general.

 

Marcos Cadenato

7 comentarios »

  1. Marcos, pues sí que nos pones en un aprieto.
    Tal vez -como ya te he comentado- muchas parejas se mantienen en pie gracias a una hipoteca; en otras, la ruptura hunde a uno de los cónyuges…
    De todas formas es una violencia de ámbito privado y resulta estanca, casi inaccesible…

    En fin.

    Comentario por Aster Navas — 8 abril , 2008 @ 1:32 pm

  2. Apuntas a una dirección que posiblemente tenga mucho que ver (la estructura y desestructuración familiar), pero me temo, amigo mío, que aún levantamos poco la vista del suelo. Tengo la sensación de que debemos elevar más nuestros ojos para hallar las posibles causas de semejantes comportamientos. Y no valen falsas interpretaciones psico o sociológicas de barra de bar… ¡Es todo tan complejo y descorazonador!

    Comentario por Marcos Cadenato — 8 abril , 2008 @ 6:47 pm

  3. Marcos, si bien es cierto que los ejemplos de violencia no se enseñan, sí se dan en los centros.
    La Generalitat ha iniciado una campaña, que bajo el título “Talla amb els mal rotllos” intenta sensibilizar a los jóvenes sobre estos problemas. Hablando con una de las especialistas, me comentaba como en las charlas salía el tema de los celos en la pareja y cómo se advertían comportamientos incipientes que podían derivar, en la madurez, en casos de malos tratos.
    Tan cierto como lo oyes. Las agresiones llegan en la madurez, pero vienen reforzadas por experiencias adolescentes.

    Hay tanto por hacer…

    Comentario por Lu — 8 abril , 2008 @ 9:31 pm

  4. Marcos,
    Ya sabes mi postura sobre el papel de la Escuela. Creo que debe ser una institución que tome la iniciativa en la resolución de los problemas más acuciantes de la sociedad. Debe apoyar a los servicios municipales, médicos… para dar, junto a la familia si es posible, respuestas. Ya sé que no siempre es posible, pero si no lo hacemos nosotros, ¿quién?.

    Comentario por PATXO — 8 abril , 2008 @ 9:44 pm

  5. Naturalmente que hay violencia en los centros, y en la sociedad, y en el cine y en la televisión… y, por supuesto, que los maltratadores maduros han podido tener experiencias adolescentes, pero, Lu, mi pregunta sigue ahí casi atormentándome: ¿tiene la escuela algo que ver en todo este goteo incesante de muertes?, ¿hacemos algo mal?, ¿hacemos algo bien?… Creo, Patxo, que la escuela ha sido pionera y ha ayudado a otras instituciones a prevenir, erradicar o promover prácticas saludables y tiene que seguir haciéndolo, estoy de acuerdo. Pero insisto: ¿es suficiente?, ¿qué más podemos hacer con un tiza para evitar que la suma siga creciendo?, esa es mi obsesión. Perdón, perdón, perdón…

    Comentario por Marcos Cadenato — 8 abril , 2008 @ 10:29 pm

  6. Tus preguntas siempre abren polémica. Esta lacra, este comportamiento amoral de la violencia machista está en la sociedad y en la escuela se refleja como lo hacen todo los demás aspectos sociales. ¿Qué se puede hacer desde la escuela? No tenemos varitas mágicas, no podemos resolver problemas que van mucho más allá de nuestras fuerzas y posibilidades. Yo creo que esto hay que tenerlo claro porque si no caemos en la frustración y en la desesperanza.
    Dicho lo cual sí tenemos ámbitos de trabajo. Quizás el más importante es estar atentos, reconocer lo que ocurre en las aulas (como dice Lu) y fuera de ellas, considerar que, si hablamos de educar, también tenemos que intervenir en esto. No darle la espalda porque no entra en el temario.
    Estos temas como tantos otros sí que entran en nuestro trabajo de educadores. Queremos y debemos educar pesrsonas de modo integral con unas capacidades básicas, entre la cual está (aunque a muchos les pese)la competencia social y ciudadana. Educar en la convivencia, en el respeto, en la igualdad…no son grandes palabras para poner en las programaciones sino pequeños pasos consensuados entre el claustro y compartidos con los alumnos. ¿Por qué no suscitar una reflexión ccada vez que haya un asesinato para que esta situación no pase desapercibida y nuestros alumnos la vean como otro aspecto más de la rutina cotidiana? ¿Por qué no intervenir cuando oímos un insulto, una actuación inapropiada? Todo esto supone mojarse y es menos neutro que explicar el sintagma nominal pero entra dentro de nuestra labor.
    Más allá de promover la reflexión, de mostrar modelos de actuación no creo que podamos llegar. La escuela sola no resuelve el problema, pero puede contribuir a ir modificando conductas. Poco a poco, de manera gradual, con la colaboración de muchos otros agentes…
    En fin, el tema deja una sensación de impotencia.Ójala se pudiera arreglar sólo desde la escuela.

    Comentario por Blogge@ndo — 9 abril , 2008 @ 9:16 am

  7. Exacto, Marimar, esa es la sensación que uno tiene, a pesar de los pasitos que se ve que se dan en la escuela, en la administración, en determinada parte de la sociedad… pero ¡es tan poco! Mueren más mujeres por violencia de género que personas por actos terroristas. Aquí también todo es nada y nada es todo… Gracias a todos los que habéis participado en este debate; de él seguro que surge alguna pequeña luz más.

    Comentario por Marcos Cadenato — 9 abril , 2008 @ 12:42 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: