Tres Tizas

4 febrero , 2008

Tírame de la lengua

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , — Marcos Cadenato @ 1:00 pm

cervantes-copia.jpg

En esta nueva sección trataremos de reflexionar, debatir, criticar, alabar o denunciar cualquier circunstancia que merezca nuestra atención en el devenir del mundo educativo. Los medios de comunicación se hacen eco cada día de aspectos relacionados con la Educación que se someten al debate y al conocimiento de la opinión pública. Desde este humilde rincón intentaremos abordar con espíritu crítico y con pasión los diferentes temas que la actualidad educativa nos depare. 

Hoy queremos denunciar públicamente una práctica comercial que podríamos tildar de mafiosa, vergonzante y absolutamente denunciable. Algunas editoriales en su afán de vender libros ya no saben qué hacer. Trato de resumir: el jueves llegan tres cajas a mi instituto con libros a nombre de la responsable de la Biblioteca, quien asegura que no ha realizado ningún pedido. Efectivamente, abrimos el sobre que contiene la factura y, hete aquí, lo que nos encontramos: unas condiciones leoninas de aceptación del pedido enviado y no solicitado.  

Ojo al parche, que es de goma. Reproduzco literalmente algunas de las cláusulas de este contrato: 

  • Todos los pedidos, una vez entregados, serán considerados como venta en firme.
  • Igualmente será rechazada por nuestro almacén cualquier mercancía que presente deterioro en su embalaje externo y/o deterioro en su contenido.  
  • Cualquier tipo de incidencia deberá comunicarse a nuestras oficinas centrales por escrito (vía fax o correo) y en un plazo máximo de tres días hábiles.
  • La admisión de mercancía por parte del cliente, implica la aceptación de las condiciones generales de venta establecidas por XXXX.

                                     (el subrayado y la negrita son originales) 

Y, claro, en un centro en el que trabajan más de un centenar de personas, a veces algunas cajas, cartas o sobres aparecen en donde no les corresponde y pasan algunos días hasta que regresan al lugar donde deberían haber ido. De forma unilateral la editorial XXXX obliga al centro educativo a aceptar –sin mediar petición alguna -insisto-, y sin constar firma alguna- un contrato que es absolutamente vergonzoso. Esta no es, en modo alguno, la fórmula para vender ningún producto, pero, menos aún, un producto como el libro.  

Señores editores, comerciales… –a quien corresponda, que diría Serrat- un poco de dignidad profesional y un poco de conciencia personal. Hablamos de Cultura con mayúsculas… Señores, hablamos de Educación con mayúsculas… Vergonzoso e imperdonable. 

Marcos Cadenato

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: