Tres Tizas

14 noviembre , 2011

¿De-formador de formadores?

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: — Marcos Cadenato @ 10:45 am

Crédito de la imagen original

En los últimos meses he leído y oído en diferentes ocasiones muchos comentarios sobre la formación de los profesores 2.0 y sobre los contenidos que llenan nuestros blogs, wikis, sites y redes sociales que me han producido un cierto escalofrío, un gesto como el del protagonista de El grito de Edward Munch.  Y, por más que lo intento, no consigo quitármelo de la cabeza…

Vaya por delante que nuestro grupo –además de impartir clase en centros públicos y privados- se dedica a la Formación del profesorado.  Durante los últimos cuatro años hemos impartido cursos, talleres, jornadas y charlas en muchas instituciones, centros escolares, programas o colectivos (Forem, Programa Garatu del Gobierno Vasco, Formakuntza, Getxolingüae, Berritzeguneak, Aulablog, Ikasblogak, Adarra…) tanto en cursos presenciales como en cursos on line. Aunque estamos firmemente convencidos de que una forma de colaborar y devolver a la web 2.0 todo lo que nos ha dado, es participar en la red a través de esta bitácora, pero también en la formación de quienes empiezan, se animan a cacharrear y a intentar cambiar las cosas en sus aulas…

Hace ya dos años que la viceconsejera de Educación del Gobierno Vasco, María Ángeles Oscariz, en su intervención en Getxolingüae 2009, lo expresó tan claramente, que muchas veces lo hemos citado y creemos que es una buena brújula para nuestra navegación:

La formación que  no acaba modificando

la práctica no es válida.”

 Éste es nuestro principal Vademecum y tan es así que a lo largo de estos cuatros años hemos ido modificando nuestras propios contenidos, nuestras clases, talleres, materiales y recursos. Quiero decir que si en un taller de Recursos digitales y Herramientas 2.0 hay que hacer un receso y explicar que es un hipervínculo y cómo se hace un enlace; cómo se obtiene la URL de una imagen; cómo hay que tratar la información que se usa y se cita en un documento… se echa el freno de mano y se explica una y otra vez, si fuera preciso. Ésta sí es un formación que atiende y entiende al profesor que comienza: mucha práctica y poca teoría; técnica la imprescindible, didáctica toda…

Y ésta es la visión que yo, al menos, obtengo de estos cursos. Leo a Jordi Martí en su blog: “Hablar de formación docente es hablar de errores, repeticiones e, incluso de malas praxis (en su gestión e impartición), ya que los resultados que se llevan conseguidos después de miles de horas de formación que han recibido los docentes de este país son prácticamente imperceptibles en las aulas”. También leo en la prensa a mi amigo y profesor universitario Jordi Adell:  “La formación inicial del profesorado de Primaria y Secundaria en TIC es un siniestro total, no responde al tipo de maestros y maestras que necesita la escuela. Nos vamos a quedar con los ordenadores de adorno, o para hacer lo de siempre“.  Y me sigo preocupando… ¿Nuestros maestros y profesores opinarán como Jordi? Y me replanteo todo el proceso formativo que estamos realizando. Y reviso las condiciones reales en las que se producen estos cursos y talleres:

  1. Profesorado heterogéneo: Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos.
  2. Materias heterogéneas: Lengua, Matemáticas, Inglés, Ciencias Naturales, Informática…
  3. Niveles heterogéneos: profesores que saben qué es Gdocs  o Gsites y profesores que no tienen cuenta de Gmail.
  4. Intereses heterogéneos: hay quien acude por auténtico interés, por renovarse, por actualizarse, pero hay quien necesita puntos para una oposición.
  5. Materiales y red inestable: un ordenador por persona, pero una red que se cae y ordenadores que funcionan con problemas continuos.
  6. Horarios extraescolares: las 20 o 30 horas que dura un curso son obtenidas del descanso, del sueño y de las horas libres del profesorado.
  7. Motivación e interés. En general el profesorado que acude a nuestros cursos muestra un elevado interés y un deseo de innovación y actualización más que aceptables. “Estoy porque quiero estar, no porque me mandan”, valdría decir.
  8. Aplicación real en el aula. La mayoría de los profesores introducen algunas prácticas que no desarrollaban en el aula: usan cuentas de correo, abren blogs de aula, se comunican a través de Gdocs…
  9. Continuación en otros cursos de formación. Más de la mitad de los participantes en los cursos continúan su formación con cursos posteriores de ampliación o profundización de ciertos recursos. Un Taller de blogs tiene su continuación en el Uso didáctico de los blogs educativos, por ejemplo.
  10. Especialización. Llegados a un punto, el profesorado exige talleres más específicos, más especializados y ahí se produce una selección natural más precisa y homogénea.

Mis conclusiones y mi experiencia me dicen otra cosa muy diferente. No sé, quizá nuestros cursos no sean representativos de lo que se está haciendo en Formación, pero las encuestas anónimas y voluntarias finales son muy claras: los cursos de formación son útiles, sirven y obtienen valoraciones muy positivas.

Marcos Cadenato

3 octubre , 2011

“La Gramática no ha muerto”

Filed under: Homenaje, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Profesores y profesoras de Lengua Castellana y Literatura reunidos en Maneras de leer

Hace unas semanas coincidimos algunos profesores de Lengua Castellana y Literatura en el Congreso Maneras de leer en Madrid, en donde pudimos compartir experiencias, diálogo y libros durante los descansos y los espacios libres que nos dejaba la apretada agenda del Congreso.  Dos intensos días en los que muchos profesores venidos de todas las comunidades autónomas han podido conocer de primera mano interesantes maneras de leer

Me acuerdo mucho de la sobrina del poeta Jaime Gil de Biedma cada vez que veo a un buen puñado de profesores en horario extraescolar compartiendo experiencias, dialogando, discutiendo y defendiendo con pasión ideas, propuestas, proyectos… No sé, supongo que en un congreso de médicos o de abogados pasará lo mismo y tanto en los descansos como a la hora de compartir mantel se seguirá hablando de Medicina o de Justicia… No lo sé…

Pues bien, que un grupo de profesores aproveche el hall de un hotel para conversar, intercambiar opiniones y perfilar proyectos futuros, tras la cena y sin mediar ninguna bebida ni estímulo extra, tiene su aquel y debe ser “por lo poco que trabajamos en el aula”, según reconocieron prestigiosas mentes del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Casualidades de la vida, el segundo día del Congreso coincidió con las jornadas de huelga que han iniciado los profesores de la red pública en diferentes comunidades y, por supuesto, en la comunidad madrileña. La #mareaverde se hizo notar en las calles de Madrid y por lo que se lee en la prensa, parece que puede provocar algunas modificaciones en las posturas iniciales de algunas políticas educativas.  Fuera y dentro del Congreso muchos profesores formándose e informándose y muchos más exigiendo que los recortes anunciados en educación no se lleven a cabo. Insisto, en estas situaciones, me acuerdo mucho de la sobrina del poeta Jaime Gil de Biedma…

En una de las cenas, medio en serio, medio en broma,  comenzamos a hablar en torno a la posibilidad de que la Gramática estuviera muerta, como se había podido leer en un tuit que circulaba por Twitter unos días antes a la celebración del Congreso.  Lógicamente lo de menos es quién defendía una postura u otra; lo de más, que mantuvimos una animada charla sobre cuestiones gramaticales (las funciones del lenguaje, el sintagma nominal, los titulares en la prensa…), absolutamente inútiles para unos; utilísimas, para otros. Quizá una persona ajena a esta profesión y a esta especialidad se horrorizaría de estar sentada en semejante mesa, pero lo que quiero destacar es que -al margen de gustos personales- aquellos profesores seguían hablando de su trabajo y de trabajo durante ese momento de relajo… Hay quien lo entiende y hay quien no, evidentemente…  En palabras de nuestra amiga y admirada Lu Domenech “esas risas a costa de la gramática no se me van a olvidar en mucho tiempo. ¡Como niños, vamos!” Es admirable que, tras un largo día de trabajo y colaboración -un tanto fatigados por todo lo vivido, oído, conversado, escrito y leído- aún quedaran fuerzas para hablar de Gramática y, además, disfrutar como niños… Mientras haya profesores que disfruten de una conversación sobre Gramática durante una cena y la continúen horas más tarde, no hay ninguna duda: “la Gramática no ha muerto”, menos aún “la gramática parda”, y lo que es aún más importante: hay motivos suficientes para estar orgullosos de muchos de los profesores que conforman el tejido educativo actual.

No hay palabras para definir aquella noche especial, pero desde aquí quiero agradecer a todos los profesores que aparecen en la fotografía que ilustra este artículo –que son una viva representación de todos cuantos acudieron al Congreso- por pertenecer a ese grupo de docentes que vive con entusiasmo su profesión, por compartirla con todos y por estar siempre ahí, dispuestos a aprender, dispuestos a enseñar. De izquierda a derecha: Toni Solano, Adela Fernández, Marimar Pérez, Marcos Cadenato, Irene González, Carlos Diez, Lourdes Domenech y Felipe Zayas, denominados, en una foto cariñosamente tuiteada aquel día, Gramatic club

Recomiendo la lectura de Fámulos, artículo de Blanca Álvarez en varios periódicos del Grupo Vocento. Y si queréis más, este otro artículo de la revista nº 51 de ACADE, para hacer gramática comparada:  no hay palabras…

Dedicado a quienes estos días están luchando por su puesto de trabajo porque “tenemos ilusión y nos sobra esperanza…” #mareaverde, #nocheverde, #huelgaverde #profesoressinEsperanza   http://t.co/8vokoWHz

Marcos Cadenato

30 mayo , 2011

“Siempre que me confieso, me doy la absolución”

Filed under: Como la vida misma, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 7:42 am

Crédito de la imagen

Este final de curso está siendo para mí un poco más ajetreado que de costumbre por situaciones personales y profesionales que adornan la carrera profesional de cualquier docente.  En mi centro, sabemos ya desde hace algunos meses que el curso que viene ya no estaremos los profesores de la ESO en el mismo centro en el que yo permanezco desde el año 2000. Once años de mi vida que terminan el próximo 30 de junio. Once años de papeles, once años de sonrisas y once años de lágrimas…

Como algunos de vosotros sabéis –nos consta que nos seguís- desde hace dos años he ostentado –detentado leeríamos en algunos de los medios de comunicación más conocidos del país- la Secretaría de mi centro. Jamás había participado en un Equipo Directivo de un centro escolar, aunque sí tenía -y tengo- mucha y larga experiencia en responsabilidades y cargos en diferentes Juntas Directivas en instituciones, organismos y entidades. Nada que ver. Nada me ha servido… La actividad de un secretario de un instituto con el Personal de Administración y Servicios (PAS), con los demás profesores, con el resto de los miembros de la Junta y con los pocos alumnos que le quedan no tiene nada que ver con la vida académica de un profesor de a pie de aula, de carne y tiza, vamos…

A un profesor de Lengua y Literatura se le hace un camino duro y ajeno pelearse a diario  con expedientes, certificados y documentos administrativos. Donde antes había un libro ahora hay un bote de quitagrasas o un paquete de folios; donde un comentario de texto, ahora hay una convocatoria y un acta del Claustro de profesores;  Góngora y Quevedo reñían por escrito y con cierto arte, las discusiones son ahora verbales y con un poquitín de menos estilo… Los libros, apuntes, ejercicios, cuadernos, exámenes de toda la vida son sustituidos por cientos de papeles que inundan la mesa: certificados para firmar, expedientes, justificantes, oficios de remisión, solicitudes, matrículas, licencias, multas, peticiones, documentación de entrada, documentación de salida, correo postal, correo electrónico, faxes… y el teléfono, el maldito teléfono que nunca deja de sonar… Piel de ejecutivo agresivo en carne mortal; hombre de cuentos, metido a cuentas… 

 Últimamente –por diferentes motivos extraescolares- he tenido que desempolvar viejos títulos, certificados de cursos, Jornadas, Congresos, Encuentros; diplomas, expedientes, justificantes y ahora sé quién los firma y quién los gestiona. Cada título esconde tras una acelerada firma un nombre y ese nombre toda una vida detrás…  “Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus”, que escribía Umberto Eco hace ya algunos años. Es inevitable: aunque aparquemos momentáneamente la tiza, no somos gestores –ni falta que nos hace-, no somos tecnócratas ni funcionarios, en el peor sentido de la expresión… y el maestro que llevamos dentro florece en cualquier momento. Hay a quien le molesta, hay quien te lo recrimina… yo estoy orgulloso de serlo y de parecerlo. Lo siento, -o no…-

Pido disculpas por los pasados errores cometidos; agradezco la comprensión y amabilidad de algunos…; eso sí, con la conciencia muy tranquila, con el cuerpo un poco maltrecho y la mente despejada, pero cansada, con mi maestro, canturreo –susurro, casi- al oído de más de uno y más de una, antes de marcharme…:

 “Aunque nunca me callo,
guardo un par de secretos;
lo digo de hombre a hombre,
de mujer a mujer.
Ni me caso con nadie,
ni guardo pa’ mis nietos,
por no tener no tengo,
ni edad de merecer.
Como pago al contado
nunca me falta un beso,
siempre que me confieso,
me doy la absolución.

Marcos Cadenato

20 abril , 2011

¡Infoxica-dos!

Filed under: Como la vida misma, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Cuando oí por primera vez la palabra, levanté los ojos del teclado y miré la televisón con atención… Una voz en off decía:

INFOXICACIÓN. Estamos intoxicados de información.

Antes tenías cinco amigos; hoy, quinientos…

Si tenías sed, bebías agua; ahora puedes encontrar cien aguas diferentes…

El color azul era azul no cobalto, lapislázuli o marisma…

Infoxicación: miles de opciones, millones de dudas…

Realmente me sentí identificado -infoxicado- pero no por tener miles opciones en la vida (un millón de amigos que decía la canción; mil marcas y tipos de agua o millones de matices y colores…). No, no era por eso. Diversidad es vida; diversidad es cultura; diversidad es riqueza. No, yo cuando me sentí identificado con el individuo del anuncio es en lo relativo a la intoxicación de información.

1963. Recuerdo de niño que me gané mis primeras reprobaciones de mi padre cuando leía la vieja Gaceta del Norte antes que él: -“pareces un viejo“, me decía… De la radio recuerdo la incofundible voz de Luis del Olmo y su Protagonistas que acompañaba a mi madre allá donde fuera: RNE, COPE, Onda Cero, Punto Radio… y de la tele, pues la TVE y el UHF, o sea dos cadenas y el mítico Un dos tres, responda otra vez, Historias para no dormir, Curro Jiménez, La clave, Directísimo y mis queridídimos Chiripitifláuticos… Mi información transcurría por un periódico, una emisora de radio y dos cadenas de televisón.

2011. Las cosas han cambiado espectacularmente. “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad“, que decía  Sebastián a don Hilarión, de la Verbena de la paloma… Tengo diferentes emisoras de radio en cada uno de los aparatos que uso; a diario compro un solo periódico, pero los fines de semana me llevo cuatro; desconozco el número exacto de canales de televisión tedetédicos e imagénicos que entran por mi LCD, pero se aproximan al centenar…  Y tampoco tenía la sensación de estar infoxicado. Al fin y al cabo, eliges una emisora, un canal, un periódico…. jamás he intentado seguir dos programas a la vez saltando el díal o jugando con el mando. Mi lectura periodística, mi escucha radiofónica y mi visón televisiva son pausadas, reposadas, sosegadas…

Y ¿qué me recordó el anuncio del coche para que me sintiera identificado y retratado en la dichosa palabreja? In-fo-xi-ca-do…, mejor aún, in-fo-xi-ca-dos, y el dos es del dos punto cero, sin duda… Aquí, en la web 2.0 y en la web social es donde nos han llovido miles, millones de ítems informativos. Nuestro lenguaje ha cambiado, se ha informatizado. Extraigo al azar un pregunta de un Foro: “Desde que he instalado la version 4 de Firefox no puedo utilizar el video-chat de gmail porque al parecer Firefox no detecta mi cámara y mi micro, primero ocurrió en mi flamante netbook regalo de reyes pero ahora también me ocurre en el PC :? ” (sic). Sí, sí, lo entendemos, pero hay mucha gente que no pasa de la primera línea…

Hagamos examen de conciencia y acto de contrición informático públicamente.  Confieso que tengo un PC, un portátil, dos netbooks, un Iphone 4 y un ebook. Confieso que diariamente, leo mi correo de Gmail -unos 30 ó 40 correos diarios, si no son más-, contesto a los urgentes o destacados; reviso los comentarios de este blog; visito y leo los posts y comentarios de otros compañeros; ojeo algunos de los cerca de 700 tuits que me llegan diariamente;  respiro profundamente; algún que otro Buzz de los 100 que me marcan Gmail; respondo a las dudas o a las actividades resueltas de los alumnos en la plataforma Moodle; contesto a la llamada por Skype o por Gtalk de Gorka; también al DM de Twitter que me envía  Juan Carlos; cuando termino, me ponga a publicar y a enviar correos a los participantes del premio Edublogs de Espiral; nueva ventana de aviso de llamada en una ventana del chat de Gtalk, es Aster, que me pregunta una duda. El icono del Dropbox me anuncia que han sido actualizados cinco archivos; me llega un SMS al Iphone y se me recuerda que a partir de hoy mi velocidad de navegación en Internet es de tanto… Suena el fijo: “Su operador de Internet más cercano…“. Cuelgo. Respiro profundamente, de nuevo.

En este preciso momento recuerdo que tengo que escribir un post para la próxima semana, que tengo que preparar una presentación en Power Point para un curso de formación, completar un Gdocs. que estamos compartiendo con diez colegas de proyecto colaborativo, una pecha kucha para el EABE11, escribir tres haikus en homenaje a Japón y subir las fotos que hicimos la semana pasada al álbum de Callejeros Literarios y avisar por e-mail a nuestro próximo invitado para Radio Tres Tizas… ¡Ostras, la semana que viene toca radio! ¡Ostras, tengo que montar el programa con la entrevista, las cortinillas y la música! Miro al infinito. Respiro profundamente por tercera vez…

Son las 00:37 de la mañana. Tengo mucho sueño y estoy muy cansado. Mañana me levanto a las siete y a las ocho tengo clase de Refuerzo Lingüístico con tres alumnos: uno chino y dos coreanos. Trataremos de hacer un ejercicio de pronunciación y de vocabulario a partir del Traductor de Google. Por la tarde hay reunión de Ikasbloggers y, por la noche, videoconferencia con Aulablog. Mañana, segundo miércoles de mes, toca reunión en el Berritzegune con todos los PRLs de mi zona. El Jueves reunión con el Equipo directivo y después con los Jefes de los Departamentos Técnicos y no Técnicos. ¡Por fin es viernes y las vacaciones están a la puerta de la esquina!  Ya las estaba visualizando cuando me llega un aviso de confirmación de amistad de José Luis en el Facebook y otro de Sonico advirtiéndome de que tengo invitaciones sin confirmar y nuevos avisos de Internet en el aula… “No, no quiero apuntarme a Quora y no pienso comprarme el Ipad 2. No.“, pienso, mientras cierro el ordenador…

¿Infoxicado? No lo dude, amigo mío, no lo dude… Absoluta y completamente infoxicado… ¡hasta las cachas! ¿Se reconoce en alguno de los episodios que vive a diario un profesor 2.0?  Recomendación: respire profundamente y 550 gramos de Pacientil y pastilla y media de Calmatrón al día.  Y suerte, mucha suerte…

Marcos Cadenato

Crédito de la imagen

__________________________________________

Actualización: 22 de abril de 2011, Viernes Santo…

Tal es el grado de infoxicación que arrastro en este trimestre que no he sido capaz de programar correctamente el post para el lunes 2 de mayo de 2011 y en una suerte de carambola se ha autoprogramado para que lo repensemos durante la Semana Santa y la Semana de Pascua. ¿Casualidad? Hummmm…, infoxicación, sin duda…

31 marzo , 2011

Ordenando El Caos Formativo

Filed under: Como la vida misma, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , — Gorka Fernández @ 9:00 am

Crédito de la imagen

Querida compañera:

Te presento el blog en el que participo. Junto a mí cuatro profesores de Lengua en sendos IES de los que diariamente aprendo más que en todo un máster de Secundaria (MAES) como el que estamos cursando. Esta bitácora quizás adolezca de falta de inmediatez, a veces editamos y reeditamos un artículo hasta cinco meses antes de publicarlo. Carecemos de ese post un jueves,  como  hoy, que hable de lo que pasó ayer en nuestra despedida del Modulo Específico.

Empiezo a escribirte, recién inaugurado marzo, en medio de una soporífera clase del máster. Estoy siendo un mal alumno, lo sé, pero entiéndeme llevamos una hora y veinte prestando atención al discurso universitario de este profesor que reconoce desconcertarse con su multidocencia, no tiene claro si está dando clase en primero de filología, tercero de humanismo o realmente a futuros docentes de Legua Castellana y Literatura. Pues bien, aún no he encontrado ninguna practicidad docente a estos ochenta minutos. Sí, puede que su charla enriquezca aún más algún conocimiento adquirido y quizás olvidado de la Facultad, pero ese no es el fin. Recuerdo algo que me comentó Patxo, compañero de este blog, cuando presenté la actividad sobre Cupido y Psique: no creo que sea objetivo del máster de Secundaria que disfrutéis a estas alturas de los clásicos ¿os ha enseñado diferentes posibilidades (actuales, atractivas, inclusivas, dialógicas…) de acercárselos a los jóvenes? Si no no tiene sentido. Obviamente deberíamos comentar a Patxo que este tampoco nos lo ha enseñado. Tanto nos han insistido en la coherencia programática, la especificidad, la concreción de contenidos teniendo en cuenta la audiencia a la que nos dirigimos, la atención a la diversidad… Si tan importante es, por qué tenemos que soportar tan ímproba divergencia entre su discurso y su actuación. Vuelvo a contestarme: porque estamos recibiendo una educación reglada muy formal. No solo nos pasa a nosotros, una compañera del máster de la otra universidad también lo ha padecido.

Aún nadie nos ha explicado como formarnos a partir de la finalización de este MAES, yo me atrevo a proponerte un plan que se nos ha presentado tímidamente pero no en la medida que se merece y que nos permitirá crecer en aprendizajes comunes, la creación de tu PLE (Entorno Personal de Aprendizaje). Me gustaría seguir en contacto contigo y conocer tus opiniones, como lo hemos hecho entre café y café, por eso desearía leer tu blog, encontrarme de vez en cuando en mi RSS con que has publicado algo, hazlo por mí, también por ti, serás capaz de ordenar ideas y divulgarlas con una potencia que quizás subestimes, verás la sensación que produce leer un comentario de alguien a quien no conoces.  Me gustaría que además de mantener el contacto en el grupo (“Asco de Máster”) que creaste en Facebook también podamos tuitear juntos, enrólate en Twitter porque así podrás abrir tus conexiones. Échale un vistazo a la lista de Lourdes Domenech, una compañera a la que citaste en aquella exposición que hiciste sobre la aplicación de Moodle a la enseñanza de Lengua, no dudes en ponerte en contacto con ella a través de su twitter o su blog te responderá encantada, como lo hace la mayoría de profesionales que están por aquí. Búscalos, síguelas, contacta, estoy seguro de que están deseosos de conocer las inquietudes de una profesora de Lengua en ciernes. También te recomendaría que compartieses tus enlaces en Diigo o que utilizases el Google Reader o que montases un podcast… pero lo dejaré, a veces la defensa apasionada de las nuevas tecnologías como instrumento útil para la formación continua, obtiene el efecto contrario al que se pretende: acercar y sensibilizar con su uso.

Ahora te deseo un futuro propicio y espero que las personas que siguen este blog a modo de comentario te aporten también sus recomendaciones.

Un abrazo:

Gorka Fernández

P.D.: qué bien les vendría a los que idearon nuestro Plan de Estudios leer lo que escribió Fernando Trujillo sobre la formación inicial del profesorado desde una perspectiva 2.0. Si lo lees no te pierdas la historia de la Juani.

También interesante la propuesta de José Luis Antiñolo en su “Herramientas para iniciar nuestro PLE“.

14 marzo , 2011

Sentido y sensibilidad

Filed under: La digestión de la boa, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Actualización 15-03-2011

Siguiendo la inicitiva de varios compañeros blogueros (Lengüetrazos, Ticdeplata, Hautatzen,) nos unimos  a la campaña:

Que este abrazo llegue a Japón. ¡Pásalo!

Ilustración de Ricardo Siri, Liniers.

______________________________________

“Sin embargo, este asesinato tiene un elemento diferenciador. Un testigo de excepción: una niña de sólo cinco años que vela el cadáver de su madre durante la noche y, cuando se hace de día, sale de casa y encamina sus pasos al colegio para contar lo sucedido a sus maestros. Una amiga de la mujer, S.M., detalló la secuencia de los hechos. Visiblemente consternada, relató cómo «la niña ha llegado solita a la escuela y ha dicho que su padre ha matado a su madre y que estaba tirada en la cocina llena de sangre».” Cuando leía esta noticia en el periódico el jueves pasado, me vinieron tantas imágenes a la memoria que he intentado ordenarlas en este artículo.

Crédito de la imagen

Recuerdo que hace muchos años, una alumna de 2º de BUP, después de faltar a clase una semana, me entregó un papel en el que puede leer: “Mi hija ha faltado a clase por fallecimiento del padre”. “Lo siento mucho” –le dije- y me contestó un gracias con una sonrisa en los labios que jamás podré olvidar. No fue un gracias habitual, fue un gracias tranquilo, un gracias alegre, un gracias de liberación… Me atreví a preguntarle si su padre estaba enfermo o había tenido un accidente. “Se ha muerto de SIDA”, me respondió. Tocaba la Estructura del Sintagma Nominal y no pude quitarme de la cabeza aquella sonrisa de liberación entre los determinantes y los adyacentes…

Más recientemente un alumno de 3º de la ESO, una tarde, se levantó de su silla, se dirigió a mi mesa y me espetó: “Me cago”. Impulsado por no sé qué resorte, me levanté de inmediato y teatralizando mis palabras le dije –absolutamente indignado y moviendo convulsivamente las manos- que uno no se puede levantar cuando quiere, que hay que levantar la mano y pedir permiso para ir al baño, que hay que tener un poco de educación y que no se pueden decir en clase algunas cosas como se dicen en la calle”.  “Sí, sí… -me contestó- pero me cago…” Seguí con La tilde en los hiatos pero no podía olvidar aquel “sí, sí, pero me cago…

Estos dos pellizcos a mi memoria, junto a la información que antes he mencionado me han recordado algunos fragmentos de un programa de televisión -Hermano mayor- de la generalista Cuatro en donde un exdeportista, Pedro García Aguado, ayuda a jóvenes violentos, rebeldes, agresivos a reeducar algunos hábitos de conducta a través de una serie de tratamientos y ayuda psicológica. En este caso, unas imágenes valen más que mil palabras. Observad, por favor los cinco primeros minutos y después seguimos conversando…

Desconozco los entresijos del programa de televisión (guionización, sobreactuación, pactos,  ficción, telerrealidad…) pero lo cierto es que son todos muy buenos actores. Vamos, ¡el Goya a la inadaptación está ganado! Es más, si esta chica es capaz de comportarse así en casa y con sus padres qué no será capaz de hacer en clase, con sus profesores y con sus compañeros. Es violenta, agresiva, rencorosa… No quiero imaginarme cómo sería una clase de Lengua con ella,  los problemas que acarrearía con todos los profesores, el infierno que podría llegar a ser el descanso –el recreo de toda la vida- compartiendo es media hora en el patio con sus compañeros… infernal, imagino. Todos hemos tenido algunas Rossanas en nuestras clases y sabemos lo difícil que resulta dar una clase en estas situaciones. Ni el tutor, ni la Jefa de Estudios, ni el director son capaces de hacer carrera de ella. Prácticamente es imposible soportar el día a día y se decide llamar a la Inspección educativa. La Delegación de Educación y la Inspección educativa insisten en que es una menor, que tiene derecho a una enseñanza obligatoria hasta los 16 años, que no se le puede expulsar, que hay que resignarse y que hay que aguantar… “Hay que aguantar”, esta última frase siempre queda flotando en el despacho de dirección, al colgar el teléfono.

Y este no es un caso aislado. Veamos el caso de Javier, un chico agresivo, caprichoso, tirano, obsesivo… Pero, como en el caso anterior, una imagen… Veamos los  primeros cuatro minutos y medio con atención.

Tras ver lo que es capaz de hacer en su casa y a sus padres, imaginemos a Javier en una clase de 3º de la ESO y al profesor de Lengua explicando en clase, pongo por caso, la estructura de la oración simple. ¡Simple! Simplísimo sería pretender que a Javier le interesara la estructura del sintagma nominal y el sintagma verbal. Bastante tiene con lo que tiene encima… Y, no nos engañemos, a este tipo de alumnado es muy difícil –prácticamente imposible- engancharle con técnicas de comprensión oral o escrita, con desarrollo de competencias básicas, enfoques comunicativos y trabajo por proyectos. Suficiente esfuerzo hacen algunos profesores para mantener un cierto orden en el aula que le permitan impartir algunos contenidos y procedimientos elementales.  Cansados estamos de verlo en la televisión y en el cine; en las películas al menos suele conseguirse algún avance  e incluso hay finales felices… No nos engañemos, este tipo de alumnado existe,  es –tristemente- real, está en nuestros institutos y las más de las veces el profesor no sabe qué hacer con él. No estamos preparados –la mayoría- para tratar en una clase ordinaria con estos jóvenes inadaptados y violentos y los recursos que los diferentes departamentos educativos nos ofrecen dejan mucho que desear…

Los profesores enseñan; los padres educan es una frase que se suele oír con bastante frecuencia. Y yo estoy de acuerdo con ella: la Educación es primordial, necesaria, principal; después vendrá el proceso Enseñanza-Aprendizaje con sus luces y sus sombras, con sus caídas y sus remontadas.  Es imprescindible que muchachos como éstos tengan aprehendido un sistema de valores, de principios vitales, de enseñanzas sociales que, de ninguna manera, se consiguen en el aula. O los traen ya de casa o es muy difícil empezar de cero. Los padres son los primeros maestros. Los profesores reforzarán esos principios y añadirán otros, pero la base está implantada en sus casas, en ningún otro sitio.

Y mientras tanto, ¿qué pueden hacer los profesores y sus compañeros?, ¿qué pueden hacer los padres y los hermanos? Hacer, hacer, lo que se dice hacer, realmente poco; intentar comprender la situación vital por la que atraviesa esa personita, tratarla con exquisita educación, ponerla en manos de profesionales y expertos en conflictos y, sobre todo, tratarla con mucho sentido y con mucha mucha sensibilidad. Básicamente, sentido y sensibilidad

Marcos  Cadenato

31 enero , 2011

¿Eres una persona?

Filed under: Como la vida misma, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Crédito de la imagen

Siempre me han llamado la atención esos programas o plataformas que te ordenan de repente confirmarles que eres un ser humano, así de buenas a primeras… La primera vez –extrañado- introduces esas ilegibles letras que te solicita la máquina y te quedas con la mosca detrás de la oreja, pero la mayor sorpresa me la he llevado con Google –¡inefable Google!- cuando después de escribir con cierta dificultad el captcha, me manda pulsar la tecla “Soy una persona”. ¡Qué intranquilidad y qué desazón se te queda después de pulsarla! No piensas en si te has equivocado en la jota o en el tres, no; si ya te toca revisión de la presbicia, no; lo que piensas realmente es en lo que pensará esa dichosa máquina sobre ti y si estará de acuerdo o no en considerarte una persona y eso, amigos míos, no tiene precio… La tecnología nos facilita mucho las cosas -nos las complica otras tantas- pero esto ya roza en los límites de la metafísica en su vertiente ontológica, o sea, en el estudio del ser en tanto que ser. “Ojú, con la identidá digitá”, que diría el viejo Séneca…

La pregunta no dejaba de inquietarme, cuando decido abrir el correo del centro para ordenar la correspondencia diaria. Después de eliminar la ración correspondiente de spam (increíbles chicas del Este, agrande su pene, le ha correspondido un lote de productos…“) publicidad no solicitada, peticiones de certificados e informaciones administrativas varias, me encuentro esta joya del género epistolar, que transcribo aquí, respetando –lógicamente- el anonimato y sustituyendo los nombres reales por otros ficticios:

Buenos días, me llamo Ernesto Munguía y el motivo de este correo es tal vez un tanto extraño. Me gustaría saber si en la plantilla docente de su escuela se encuentra una chica de unos 25, 26 o 27 años llamada Azucena. Por lo que recuerdo de cuando hablamos, su especialidad era la lengua inglesa y sus temas de conversación discurren entre la filosofía y la política. Lamentablemente, no dispongo de más información que pueda ayudarles. Sin embargo estoy profundamente enamorado de ella. Gracias por su atención.

Sin embargo estoy profundamente enamorado de ella”, volví a releer y me acordé sin querer de aquella tecla “Soy una persona”. ¡Qué cosas! Alguien que en pleno declive del género epistolar amoroso, se atreve a escribir a la dirección electrónica de un instituto para solicitar información sobre una persona de la que está profundamente enamorada. Incluso como broma, me encanta… La humanidad que me reclamaba Google a mí, la encontré en este comunicante que, sin ningún miramiento, confiesa públicamente su amor ante las más de cien personas que podían haber leído su correo y muestra sus preferencias por la lengua inglesa, la filosofía y la política… ¡Simplemente delicioso! Con este curioso personaje, Google no dudaría  ni un segundo: “Eres una persona” , le diría al instante…

Leía hace unos días en el periódico, en boca del escritor y psicólogo Ignacio García-Valiño, las siguientes palabras: “Hay que llevar a los colegios el aprendizaje de las destrezas emocionales si queremos que los chicos estén preparados. La habilidad social va a ser crucial para sobrevivir en una sociedad cada vez más competitiva y compleja; hay que saber convencer, trabajar en grupo, coordinarse, expresarse, caer bien, tener empatía con el otro, no perder los papeles, ser afectuoso, ser cálido; todo ese conjunto de cosas es fundamental para la vida y debería aprenderse en la escuela, entre otras cosas porque nos ahorraría una conflictividad que empieza a convertirse en una seria amenaza para el sistema educativo.” Y, claro, nuevamente recordé esa sala de profesores un lunes a las 7:45 horas de la mañana y a algunos de los muchos profesores que entran por la puerta sin decir ni buenos días y con los que te cruzas por los pasillos como si estuvieses en la Gran Vía… Sinceramente, cuando veo a estos profesionales de la Educación que tienen en público sus destrezas emocionales y sus habilidades sociales crionizadas, sólo me viene a la cabeza una idea fija: ¿cómo será el comportamiento social de estos profesores con sus alumnos?, ¿resistirían a la pregunta del buscador: Soy una persona? Mientras escribía este post nos acaban de comunicar del Departamento de Educación del Gobierno Vasco que “esta medida supone la supresión de la oferta de enseñanzas  de ESO en el IES… para el curso 2011-12“; vamos, que otra vez tenemos que hacer las maletas porque nuestro destino definitivo, no lo era tanto… “!Vaya palo!, ¿no?” ha dejado un compañero en el correo del centro; los demás, no saben, no contestan…

Hummmm…. no quisiera parecer catastrofista, no me gustaría dejar un sabor excesivamente amargo, porque, a pesar de los pesares y aún con todo, el mundo no está loco y -como dice la publicidad- “el ser humano es extraordinario…

Marcos Cadenato

15 noviembre , 2010

Comentario de texto: ¿10 líneas, 5 palabras?

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Como recordarán muchos de los lectores de Tres Tizas el pasado mes de septiembre muchos de los admiradores del insigne manco de Lepanto y del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha tuvieron la oportunidad de participar en la lectura colectiva de El Quijote que auspició, con mucho acierto, la Real Academia de la Lengua. Fueron muchas las persona y muchos los profesores que se registraron en You Tube y que, tras la asignación correspondiente, leyeron públicamente un pequeño fragmento.

Tras un par de intentos infructuosos –problemas de sonido, deficiente iluminación, problemas técnicos…-  conseguí el fragmento 125 (de 2149), correspondiente al Libro I, capítulo 11: De lo que sucedió a don Quijote con unos cabreros, es su título. Tan sólo diez líneas que dicen así:


—Con todo eso, te has de sentar, porque a quien se humilla, Dios le ensalza.
Y asiéndole por el brazo, le forzó a que junto de él se sentase. No entendían los cabreros aquella jerigonza de escuderos y de caballeros andantes, y no hacían otra cosa que comer y callar y mirar a sus huéspedes, que con mucho donaire y gana embaulaban tasajo como el puño. Acabado el servicio de carne, tendieron sobre las zaleas gran cantidad de bellotas avellanadas, y juntamente pusieron un medio queso, más duro que si fuera hecho de argamasa. No estaba, en esto, ocioso el cuerno, porque andaba a la redonda tan a menudo, ya lleno, ya vacío, como arcaduz de noria, que con facilidad vació un zaque de dos que estaban de manifiesto.


Aunque alguien en la red me ha felicitado muy amablemente por la lectura que realicé entonces, me llamó la atención que en tan minúsculo fragmento, encontrara, al menos, cinco palabras que desconocía o que no me resultaban familiares. Sin falsa modestia, quiero señalar ahora que no soy un lector corriente, que soy profesor de Lengua Castellana y Literatura y, sin embargo, tuve que releer los siguientes términos: embaulaban, tasajo, zaleasarcaduz y zaque.  Intranquilo, hice una mini-encuesta a  mi alrededor y los resultados fueron similares… Si a nosotros -adultos- nos cuesta entender el texto, ¿qué le sucederá a un adolescente que además suele tener que hacer un comentario lingüístico y literario del  mismo? Quizá no sea muy ortodoxo que un profesor –de Lengua- reconozca esto públicamente, pero lo cierto es que esta anécdota me hizo pensar en la situación real de las aulas y me ha suscitado una serie de reflexiones que quisiera compartir en este rinconcito educativo y, de las que por cierto, ya han hablado teclados mejores que el mío:

  1. Los jóvenes del siglo XXI no leen como los del siglo XX.
  2. La lectura es sólo una forma más de ocio en la sociedad actual.
  3. La lectura en las aulas muchas veces termina con el placer de leer.
  4. La lectura obligatoria que imponen las instituciones educativas  en algunos niveles académicos (Ministerios, Consejerías, Editoriales…) es cuando menos cuestionable.
  5. La selección de obras de lectura es difícil y, las más de las veces, arriesgada.
  6. No hay selecciones ni obras mágicas que aseguren el éxito en el aula.
  7. La Historia de la Literatura no es Literatura ni mucho menos lectura.
  8. Los fragmentos recomendados por autores o editoriales muchas veces no están ajustados a las edades de los alumnos.
  9. Los comentarios de texto no acercan a los alumnos a las obras;  frecuentemente les alejan y les asustan.
  10. Hay lecturas secretas que los alumnos manejan y que no suelen estar entre las recomendaciones académicas.
  11. El placer de la lectura es individual y es muy difícil poderlo transmitir a los jóvenes que no leen.
  12. La Literatura, la lectura y los lectores del siglo XXI no son los mismos -ni falta que hace- que los de los siglos anteriores.

No hay que rasgarse las vestiduras permanentemente y maldecir a las nuevas generaciones porque ni leen ni quieren leer. Debemos, como lo estamos haciendo ya en otros ámbitos, conseguir un equilibrio entre la necesidad y la virtud… Tratemos de conseguir lectores en el aula, no  destruirlos; dejemos que lean cuando quieran y que no lean, si no lo desean; diferenciemos claramente entre la necesidad de leer y el placer de la lectura;  y, sobre todo, asumamos que nuestros alumnos –por lo general- no son alumnos lectores y que tenemos que ajustar los textos que empleamos en el aula, aún más si cabe. No son buenos momentos para la lectura, tampoco…

Marcos Cadenato

14 junio , 2010

Poderoso caballero…

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 9:00 am

Crédito de la imagen original

Cuando hace un mes a través de Twitter me enteré de la posibilidad de realizar de forma gratuita un curso de una de las principales plataformas para la elaboración de blogs, me pareció una estupenda forma de seguir extendiendo la filosofía 2. 0 por la red. Carecen de importancia preguntas como quién, dónde y por qué, pero sí resulta muy muy significativo el qué. Aparentemente, el curso constaba de una serie de sesiones con sus correspondientes tareas, pero a medida que empezó a discurrir fueron surgiendo mensajes –no tan subliminales- como “haz el dinero que mereces” “gane dinero con su blog”, “todo lo que debe saber para tener un negocio exitoso en Internet” que, aunque lícito seguramente, en Educación y en la Edublogosfera no son vistos con tanta normalidad. Mi extrañeza procede, por poner un solo ejemplo, de la indicación en la primera semana de clase de que me recomendaran incluir en la firma de mi correo electrónico una serie de enlaces publicitarios  con fines exclusivamente crematísticos. No seré yo… –que diría el Peñafiel más juancarlista- quien critique semejante actitud –allá cada cual con su conciencia- pero sí que tengo muy claro que yo ni deseo participar ni colaborar en la difusión de tales prácticas. Y no es snobismo, no… Poderoso caballero…

En multitud de reuniones de trabajo en asociaciones dospuntoceristas como Aulablog nos hemos cuestionado la licitud o no de cobrar una cuota o  una matrícula para un curso; nos hemos preguntado si los tutores de un curso on line pueden o no cobrar algún tipo de dieta; de si es digno que a un conferenciante se le pague sólo con un triste café… y nadie se asombra de que tales extremos se den realmente. Hay un puntito de voluntarismo, de apostolado incluso, en estos eventos e iniciativas blogueras que aún siguen sorprendiendo en algunos ámbitos.  Hace también muy poco, un buen amigo me escribía en relación al reciente homenaje que cuatro blogs hemos dedicado al poeta Miguel Hernández y algunas de las reacciones que se produjeron en la Universidad: “cuando les expliqué el trabajo que llevaba detrás el homenaje, la cantidad de horas, de desvelos, de ilusión gratuita, comprendió que no se trata de ‘pagar’ los homenajes, que en términos económicos cualquier precio sería ridículo y que uno de los méritos de todo esto era precisamente que lo habíamos hecho por la cara, por Miguel Hernández “. No, no se entiende, hasta el punto que otra buena amiga en contestación al comentario anterior, escribió su opinión, -que comparto totalmente-: “les parece increíble que un grupo de profesores se lance con proyectos de este alcance a cambio de nada. Lo que ocurre es que habría que decirles que no lo hacemos a cambio de nada, porque lo que nos llevamos no se paga con dinero: amistad, colaboración, comprensión, consenso, participación, unión…

En otro orden de cosas, Jordi Adell también criticaba hace unas semanas la actitud de los editores de los libros de texto. Al parecer, ellos tampoco han entendido cuál es la filosofía 2.0 y qué significa realmente la cultura digital. Adell les recrimina que “eso que están “buscando”, el libro de texto digital, no lo encuentran porque no existe. Y no existe porque quizá no tenga sentido en estos tiempos que vivimos. En la época en la que el acceso a la información era costoso y difícil, un libro de texto tenía mucho sentido: todo lo que merece ser sabido en el curso en un solo sitio, ordenadito y semidigerido. Gran ayuda para los docentes. Eso, hoy, en la era Internet, es sencillamente impensable. Pretender que paguemos esas cantidades por ello, más todavía. La administración y los ciudadanos no tragaremos si no nos ofrecen algo más. Quizá deban “repensarse” como empresas de servicios y dejar de verse como empresas que elaboran industrialmente un producto material, caro, idéntico, inflexible y, en demasiadas ocasiones, malo, para todos los estudiantes.”. Nuevamente,  poderoso caballero

Y al otro lado del espejo -justo enfrente- se encuentra la actitud de aquellos que ofrecen su trabajo de forma gratuita; de aquellos que de forma colaborativa participan en la construcción de la realidad educativa; de aquellos que no piden nada, que ofrecen, facilitan o proporcionan información, material o ayuda. Es la diferencia; la inmensa diferencia… El pasado 5 de junio en Madrid se celebró la entrega de los IV Premios Edublogs Espiral de este año y nuevamente pudimos comprobar cuantos allí estábamos y cuantos pudieron seguir el acto por streaming que la entrega, la generosidad, el esfuerzo, el trabajo y el tiempo son términos relativos según sea el ámbito del que se hable. Yo que he asistido a varios de estos encuentros he notado siempre una corriente de sensibilidad, de emoción que es muy difícil de explicar y hasta de comprender. “-Hijo, al menos te pagarán el viaje”, -“No, no, corre de nuestra cuenta”; -“Al menos la peonza será de oro”, “-no, ama, dorada”; -“Tú eres un poco tonto, ¿no?, -“pues sí, visto así, qué quieres que te diga”, resonaban estas palabras en mi mente… Y es que es prácticamente imposible entender cómo a un profesor se le llenan los ojos de lágrimas, cómo no es capaz de articular palabra o cómo los nervios se apoderan de un profesional curtido en mil batallas hablando en público. Espiral de emociones, lo definí un día. También de pasiones, añado, ahora. Como alguien ha escrito en la red, ver y escuchar a todos aquellos profesionales que se reunieron en Edublogs10 en el EOI es toda una inyección de estímulo para aquellos profesores desmotivados, desanimados, desorientados o, simplemente, quemados…

Lógicamente salió a relucir aquel mismo día el término que acuñara –humorísticamente- hace unos meses Fernando García Páez: emotionware. Junto al hardware, el software, el taperware y el mushware señala Fernando la importancia de las emociones. Y en aquella sala, por encima de cualquier otra cosa, había una contagiosa corriente de emoción que nos humedeció a todos los ojos y nos emocionó de una manera increíble… ¡Fantástica metáfora de lo que es la web 2.0! La vida, amigos míos, es una gran dicotomía: sol y sombra; noche y día; frío y calor; tristeza y alegría; negocio y pasión… y cada cual es libre de elegir lo que más le identifica. De hecho, podéis escuchar estos dos temas y elegir cuál representa más vuestro lado más oscuro. He dicho…

Marcos Cadenato

22 febrero , 2010

“Se les traba la lengua”

Filed under: Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Leo literalmente en la página 31 del periódico del jueves pasado: “Algo estamos haciendo mal. Uno de cada tres (33%) alumnos vascos no puede acreditar eso que llaman competencia en el conocimiento y manejo del euskera; y aún más sorprendente, casi el 20% tampoco la alcanza en castellano. Aduce la consejera [Isabel Celaá] que la escuela no puede hacerlo todo. Parece razonable pero hay que plantearse además si algunas decisiones paternas hipotecan el futuro de sus hijos”.

¿Curioso, no?  Pero es que si descendemos en la observación de los resultados de la Evaluación Diagnóstica, aún es peor, o igualmente sorprendente. Veamos:

1.Sólo tres de cada diez alumnos de 4º de Primaria y 2º de Secundaria tienen un nivel avanzado en las dos lenguas oficiales. Aprobado raspado, pues.

2. Las chicas fueron mejores, menos en Matemáticas.

3. Competencia en comunicación lingüística en castellano: el 18% del alumnado tiene problemas de competencia oral y escrita.

4. Competencia en comunicación lingüística en euskera: el 30,5% del alumnado tiene problemas de competencia oral y escrita. Por modelos es aún más llamativo el rendimiento: modelo A (castellano): el 85,3 está en el nivel inicial; modelo B (bilingüe): el 38,2 está en el nivel inicial y modelo C (euskera) el 22,9 está en el nivel inicial.

5. Idioma materno: más de la mitad de los alumnos de hogares vascófonos demuestran una competencia avanzada en euskera; en el caso de estudiantes que en casa hablan castellano es el 30 %. 

6. Quienes contestaron Matemáticas o Ciencias en su lengua no materna obtuvieron resultados significativos más bajos que los que lo hicieron en su lengua familiar.

Seis motivos de reflexión, seis motivos de preocupación. Pero es que en el mismo periódico, en la página 15 leo el título y el subtítulo: “El PP acusa a Celaá de incumplir el pacto de Gobierno en Educación. PNV, Aralar, EA y EB se felicitan por el alto porcentaje de prematriculaciones en modelo D”.  Y ¿por qué? me pregunto yo. Pues porque en el diario del día anterior se explicaban claramente los resultados del proceso de prematriculación:

Al cierre de la campaña de prematriculación, que finalizó el pasado viernes, las autoridades educativas contabilizaron 728 solicitudes de modelo A para niños de 2 años, con una diferencia abrumadora frente a las 4.077 inscripciones de B (bilingüe) o las 13.436 de D (euskera). Las peticiones de enseñanza íntegra en lengua vasca multiplican por 20 las de castellano. La demanda de modelo A representa, por tanto, sólo un 4% del total de las 18.241 preinscripciones de nuevos alumnos, 661 más que el curso anterior.”

Podemos comentarlo, pero… me  sigo fijando en el mismo periódico. Leo en la página 33: “Porque nuestros niños son trilingües llévate orain with EL CORREO tus BOOKS Liburutegia“, en donde los niños entre los 7 y los 14 años podrán encontrar en un mismo libro parte de la historia en castellano, en euskera y en inglés. En concreto, la primera parte en castellano y en euskera;  la segunda en euskera e inglés. Por sólo 2,95€ podemos obtener algunos títulos como éstos: Isilik! El lago de las girls mudas; Bob txakurra: un miembro más en la family; Help! Nire erratzak no funciona…

¡Jesús María eta José!, desde aquellos viejos chistes de “If, if, between, between (para decirle a alguien que sí, que puede entrar al despacho) o aquel célebre From the lost to the river (De perdidos al río) no había leído nada mejor. No puedo resistirme, lo siento… uno más: Las peores oparrak de your life… ¿Estaremos –sin saberlo- ante la solución de los problemas de competencia en comunicación lingüística?

Señor, señor, señor… quosque tandem abutere patientia nostra?  Salvatore, el ininteligible monje de acento multilingüe de El nombre de la rosa, resulta que era un visionario… Penitenciagite…!

Marcos Cadenato

« Newer PostsOlder Posts »

Theme: Shocking Blue Green. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 66 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: