Tres Tizas

23 mayo , 2012

Desaprendiendo…

Filed under: La digestión de la boa, Tírame de la lengua — Etiquetas: , , , — Marcos Cadenato @ 8:00 am

Crédito de la imagen

Este curso -como muchos de nuestros lectores conocen- estoy disfrutando de una Licencia de Estudios que el Gobierno Vasco me ha concedido a mí, a mi compañero Carlos, y  a otros ocho profesores más para la realización de Objetos Digitales Educativos (ODEs), dentro del Programa Eskola 2.0. Este alejamiento temporal de las aulas me ha permitido experimentar algunas sensaciones educativas que quisiera compartir hoy aquí, en mi rincón favorito, a calzón quitao… Normalmente en situaciones como estas no es extraño oír “estoy aprendiendo un montón”. No, no es mi caso, bueno, corrijo: “estoy desaprendiendo un montón…

Nunca hasta hoy había experimentado una sensación tan intensa como extraña. Nunca antes había preparado materiales, actividades, secuencias para otros, para alumnos y profesores imaginarios.  Y reconozco que no es fácil. Al cabo de los años, uno aprende a conocer su clase, su asignatura, sus alumnos y a administrar sus tiempos. Nada de este bagaje profesional me ha servido para enfrentarme a la pantalla en blanco y empezar a escribir para otros. Desaprendiendo, que es gerundio…

Aunque el palabro tenga referencias publicitarias, para mí el verbo desaprender representa muchas de las actividades que he tenido que hacer este curso escolar. Desaprender a pensar que cualquier alumno puede hacer una actividad tal y como uno mismo la diseña previamente; desaprender a imaginar que cualquier profesor puede hacer lo mismo que uno mismo; desaprender a organizar y concebir la clase de una forma única y inequívoca; desaprender a trabajar de una hora concreta a otra del día; desaprender a …

Me ha ayudado mucho hablar con mis compañeros de travesía, con mis tutoras –especialmente con mi amiga Marimar Pérez, a quien agradezco sus certeras orientaciones- y me he encontrado en ocasiones un poco perdido, un poco solo ante el peligro, sin el apoyo de mi aula, mis alumnos o mi instituto. Hic et nunc, “yo soy yo y mi circunstancia” siempre me han servido como referencia, pero en esta ocasión he tenido que desaprenderlas y emprender mis obligaciones desde otro punto de vista.

 También me ha servido mucho conocer de primera mano lo que otros compañeros piensan y plantean en sus clases y en sus asignaturas. Tras asistir a numerosos encuentros, jornadas, congresos y reuniones de profesores innovadores y compañeros que desarrollan su labor dentro de la filosofía dospuntocerista, tengo la sensación –la certeza diría, si pudiera- de que hay un momento de inflexión en el desarrollo de las TIC en el aula. Probablemente, y gracias al desarrollo del programa Escuela 2.0, las nuevas tecnologías ya no son ni tan nuevas, ni tan desconocidas ni se perciben como la  panacea educativa. Las TIC han dejado de ser totémicas y se están convirtiendo, poco a poco, en invisibles; en necesarias, pero no imprescindibles; en fuente de conocimiento y no de frustraciones. El ordenador se ha metido en el aula y lo ha hecho para quedarse. Lo quiera o no un partido político, un ministro o un consejero de Educación concretos, la metodología y la pedagogía tienen que cambiar. No queda otra, no hay vuelta atrás, pero la vista –afortunada y gozosamente- se está dirigiendo hacia lo único que ha motivado todo este camino recorrido desde hace ya unos cuantos años. Lo que más nos interesa es aprender a enseñar y para eso hace falta despojarse de mucho, mucho lastre. Hay que desaprender muchos de los viejos tópicos y viejas técnicas que en las facultades y escuelas de magisterio y en la mayoría de universidades nos han inoculado a los profesores que actualmente estamos en activo.  También hay que desaprender todo ese anacrónico dispositivo pedagógico.

Y lo que más estoy desaprendiendo es mi propia materia, la asignatura que imparto desde hace más de 20 años. Entre bromas y veras, este curso “hemos matado la Gramática”, “la Literatura ha muerto” en un intento de centrar nuestro trabajo en el alumno y en aquello que es realmente importante. El maestro Zayas me dijo en una ocasión en la calle Tribulete de Madrid que “con los blogs estáis haciendo digerible cosas que son totalmente indigeribles”. Sin entrar demasiado en materia –no es éste el lugar- sí estoy de acuerdo en que determinadas premisas, determinadas teorías, demasiados conceptos, algunas prácticas nocivas, muchos presupuestos apriorísticos y, sobre todo, procedimientos y actitudes perniciosas no tienen lugar en la Educación Moderna. Ni la Gramática ha muerto ni la Literatura ha dejado de servir: lo que ha muerto son las maneras anacrónicas, antipedagógicas y serviles con las que muchos docentes siguen enseñando Lengua y Literatura. Eso también hay que desaprenderlo. Yo estoy ya en ese camino, desde luego. Y quizá haya que desaprender también -al menos cuestionárselo- si la relevancia de una idea, de un planteamiento didáctico o de una metodología tienen patente de corso por el mero hecho de aparecer publicadas en un blog. Quizá nuestro amigo Felipe esté en lo cierto; máxime, si escucho este desternillante discurso del actor Eduard Farelo…

Ir a descargar

Quizá esta visión sea producto de mi propia situación personal, pero vislumbro en el horizonte un paisaje como el que describo. Llegará un momento en que la tecnología dará paso a la metodología y la pedagogía será el único eje en torno al que pivotará toda la Educación Moderna. Creo, sinceramente, que muchos profesores estamos apostando fuerte en esa dirección, incluso aquellos presuntamente innovadores y presuntamente modernos que utilizamos herramientas y plataformas 2.0. También ha llegado la hora de desaprender la 2.0. Siempre ha sido así, pero de cuando en cuando conviene recordar que los verdaderos protagonistas de la Educación son las personas, no las máquinas. Es hora de revisar conceptos, técnicas, metodologías, criterios… ¡Es hora de una profunda revisión! ¡Es hora de reformas, no de recortes!

Marcos Cadenato

15 comentarios »

  1. De tu artículo-reflexión se desprenden muchas ideas, pero me quedo con una: que siempre hay que estar con los ojos bien abiertos para no anquilosarnos ya que la educación es uno de los pilares de nuestra sociedad y con recortes o no, no podemos perder la perspectiva de que lo que hacemos y cómo enseñamos repercutirá de algún modo en la sociedad del futuro. Abogo como tú, en un cambio metodológico profundo. Cambiar desde la raíz y si las Tic pueden ayudarnos ¡adelante!. Sin TIC o con TIC el cambio debe ser profundo y desde la raíz, desde la metodología.

    Comentario por maru — 23 mayo , 2012 @ 9:59 am

    • Completamente de acuerdo, Maru. Yo lo he expresado desde lo personal, pero imaginaba que más de un compañero pensaría lo mismo. Estamos en el mismo camino, amiga mía…

      Comentario por Marcos Cadenato — 24 mayo , 2012 @ 6:17 pm

  2. [...] Desaprendiendo… Desaprendiendo… [...]

    Pingback por Desaprendiendo… « RECURSOS SOCIO-EDUCATIVOS — 23 mayo , 2012 @ 10:39 am

  3. [...] background-position: 50% 0px ; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } trestizas.wordpress.com – Today, 6:09 [...]

    Pingback por Desaprendiendo… | Activismo en la RED | Scoop.it — 23 mayo , 2012 @ 1:09 pm

  4. Se me acaba de borrar un largo comentario que había escrito. Porca miseria…
    Resumo: siempre es necesario repensar y mejorar nuestras prácticas para adaptarnos a la cambiante realidad de nuestro alumnado.
    Las Tic, una vez pasada su fascinación ideal o se alían con la metodología o no servirán para mejorar la enseñanza.
    Gracias por tu agradecimiento. Os caminos siempre se construyen compartiendo.

    Comentario por Blogge@ndo Seminario — 23 mayo , 2012 @ 10:07 pm

    • Así es, Marimar, las TIC -como nos gusta decir a muchos- “tienen que ser invisibles” y nuestro foco de atención debe ser la metodología y los alumnos. Si no es así, nada servirá…

      Comentario por Marcos Cadenato — 24 mayo , 2012 @ 6:24 pm

  5. No puedo extenderme mucho en el comentario, porque -compañero de viaje- estoy desaprendiendo para desaprender: intentando conjugar, en la secuencia que tengo entre manos, la reflexión lingüística con una pedagogía activa encaminada a una tarea final que sea una producción en un contexto real, aprovechando las posibilidades educativas de las TIC, etc. etc.

    Comentario por Carlos Díez — 24 mayo , 2012 @ 11:43 am

    • Así es, compañero, nadie mejor que tú para entender lo que afirmo en este post: hemos tenido que desaprender mucho para construir estos materiales y me consta que tú también lo has tenido que hacer. Hemos desaprendido juntos…

      Comentario por Marcos Cadenato — 24 mayo , 2012 @ 6:31 pm

  6. No sé qué pasa en el País Vasco, pero en Cataluña el proyecto 1×1 se ha paralizado. Las TIC vinieron, pero está en el aire si se quedarán. Por lo pronto, el aumento de ratios ha supuesto un replanteamiento en muchos centros, que apuestan por las PDIs, pero desconfían (algunos reniegan) del uso de los portátiles y de los entornos virtuales.
    Mal que me pese, y por lo que oigo todos los días, va a producirse una vuelta atrás en cuestiones metodológicas. Coordinar grupos cooperativos en aulas de 35 alumnos, sin refuerzos, es magia que algunos no quieren practicar.
    Siento este contrapunto pesimista.

    Comentario por Lu — 24 mayo , 2012 @ 11:42 pm

    • Lu, supongo que lo que sucede en el País Vasco no es representativo de lo que está pasando en el resto de comunidades, pero tampoco aquí está asegurada la continuidad de la Eskola 2.0. De momento, este gobierno ha decidido apostar por el programa, pero quién sabe lo que va a decidir el próximo. Mi opinión y mi apuesta personal es que las TIC han venido para quedarse, con o sin ordenadores. Si desaparece el 1×1, habrá que volver a las aulas de ordenadores -tan solicitadas hace bien poquito-, a los carritos de portátiles o a lo que toque… El cambio metodológico se ha producido en muchos de nosotros y no vamos a renunciar a él, con recortes, con reformas y con lo que el gobierno de turno nos quiera imponer. Ni un paso atrás, ni para tomar aliento…

      Comentario por Marcos Cadenato — 25 mayo , 2012 @ 12:23 am

  7. Tengo poco más que añadir a tu post después de haber compartido contigo el fin de semana (en lo educativo, se entiende). La rutina del docente en esos ciclos repetidos año tras año, con sus vicios y virtudes, tiene el contrapunto de que cada inicio de curso puede ser el principio de algo nuevo. Creo, y así lo comenté en Peñaranda, que nuestro oficio no tiene sentido si lleva al aburrimiento, a la repetición de actividades que minan nuestro entusiasmo y por tanto contagian el tedio a los alumnos. Desaprender, reinventarse, mejorar, desechar lo antiguo, mirar hacia delante… no deberían ser recomendaciones sino exigencias para no terminar en el pozo de la resignación y el abandono. Te esperamos, Marcos.

    Comentario por Toni Solano (@tonisolano) — 28 mayo , 2012 @ 5:08 pm

    • Gracias por el comentario, Toni. Totalmente de acuerdo en el análisis y en esa necesidad de reinventarse, pero quizá nos diferencia el tono actual. Sé perfectamente que no lo estáis pasando bien en algunas comunidades, pero, como te dije en Peñaranda, que un sábado haya 90 personas formándose y disfrutando con vosotros y la PDI, que el Encuentro de Aulablog este año se haya llenado en tres días me da confianza. Confianza en los profesionales que están trabajando con las TIC, confianza en que el camino recorrido no ha sido en balde, confianza… Y todo al margen de reformas, recorte y ácidos ministros… Lo creo firmemente: no hay vuelta atrás.

      Comentario por Marcos Cadenato — 28 mayo , 2012 @ 9:19 pm

  8. Veo, compañero, que este año “licencioso” te está (nos está) viniendo de cine: sabias reflexiones, Marcos; sobre todo la de la invisibilidad -más que deseable- de las TICs.
    Un abrazo.

    Comentario por Aster Navas — 28 mayo , 2012 @ 11:55 pm

    • Gracias, compañero, por comentar y por aportar. En plena crisis educativa -recortes y más recortes-, desánimo y desilusión no queda otra que renovarse o morir…
      Aprovecho para agradecer a todos cuantos habéis dejado un comentario a este largo post. A veces también pienso si merece la pena seguir insistiendo en lo evidente y si compensa el esfuerzo de publicar, escribir, leer, comentar, contestar… porque los que estamos, ya estamos convencidos y los que no están, pues no están… No sé… son momentos oscuros para todos…

      Comentario por Marcos Cadenato — 29 mayo , 2012 @ 12:26 pm

  9. En primer lugar, las palabras de Aguirre afirmando que los profesores “sólo trabajan 18 horas” son inaceptables por falsas . Ha rectificado y pedido disculpas, aunque tarde y con la carnicería publicitaria ultimando el despiece de todo un cuerpo de funcionarios. Poco más hay que decir sobre esto, excepto que mucho tendrá que afinar en el futuro Doña Esperanza para que los profesores la admitan de nuevo en el coro.

    Comentario por Panama — 11 junio , 2012 @ 6:24 pm


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Theme: Shocking Blue Green. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores

%d personas les gusta esto: